lunes, 14 de noviembre de 2016

Vanina Vanini - Stendhal


Título: Vanina Vanini
Autor: Stendhal

Páginas: 76

Editorial: Periférica

Precio: 11 euros

Año de edición: 2011

Esta novelita, publicada en 1839, es una de sus primeras obras narrativas de Stendhal y bien puede considerarse una muestra representativa de la obra del genial novelista francés. Tiene los elementos clave de su obra: estilo majestuoso, recreación de una época histórica interesante, el amor como gran tema central y penetración psicológica y conocimiento de la vida como para convertir el texto en casi un ensayo sobre el enamoramiento, igual que «Ernestina o el amor» (incluido en «Del amor»).

Cuenta la apasionada historia de amor entre una joven princesa, Vanina Vanini, y un joven carbonario, un miembro de la sociedad secreta fundada en Nápoles en el siglo XIX de vocación revolucionaria y liberal, que resultó clave para la fundación de Italia como nación. Entre ambos personajes surge la tensión entre la pasión y el deber, en este caso patriótico, amor y patria enfrentados con todos sus matices y en todas sus fases. Por otro lado, los dos protagonistas prefiguran otros caracteres de sus grandes novelas.

Llama la atención la economía de medios con la que se sugiere un ambiente y una época histórica. También hay que señalar la concentración de los diálogos, que más que reproducir parlamentos naturales sirven como motores dramáticos de la historia, incluso el autor llega a emplear el monólogo interior en los momentos decisivos.

Este gran novelista dividiía las novelas en dos categorías, la novela de ideas y la de sentimientos y emociones. Por supuesto Vanini Vanini es de la segunda y muy pronto Stendhal se dió cuenta de que era la que más le interesaba. «Escribir otra cosa que no sea el análisis del corazón humano me aburre» llegó a escribir.

En fin, una nouvelle romántica, en la que la pasión choca con los ideales y la autorrealización de los personajes, poifunda, inteligente y perspicaz, que a la vez es una novela histórica, un ejemplo de texto stendhaliano y un aperitivo de las grandes novelas de este francés sin par. Una pequeña joya.
    
Henri Beyle (Grenoble, 1783-1842) fué un gran novelista francés del siglo XIX, probablemente uno de los fundadores de la novela moderna y artífice de un puñado de obras maestras. Mantenía el ideal del realismo, la novela como un espejo que se paseaba por un camino y reflejaba la vida con la máxima fidelidad posible.

Su madre, a la que adoraba, murió cuando él tenía solo siete años. Desde entonces su infancia estuvo marcado por su padre y su tía Serapia, a los que odiaba, y por su encantador abuelo, que se ocupó de su educación.

Estudió Derecho, era bueno en matemáticas, se hizo funcionario y consiguió tiempo para desarrollar su gran pasión: la escritura. Viajó a Italia y allí descubrió el romanticismo: No se casó nunca, pero tuvo una decena de amantes estables y sucesivas con las que tuvo una relación muy especial.

Murió a los 59 años de un ataque al corazón y está enterrado en París en el cementerio de Montmartre, en una tumba con un epitafio, escrito por el mismo, que dice así:«Henri Beyle, milanés. Escribió, amó, vivió 59 años y 2 meses. Murió el 23 de marzo de 1842».
De él dijo G. T. di Lampedusa, gran lector, autor de «El gatopardo» y stendhaliano confeso: «Stendhal es sin duda uno de los tres mejores escritores franceses. La duda está en quiénes son los otros dos». 

Stendhal con la Legión de Honor,
retrato al óleo de Silvestro Valeri (1814-1902)

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada