lunes, 21 de agosto de 2017

Herzog - Saul Bellow


Título: Herzog
Autor: Saul Bellow

Páginas: 460

Editorial: Galaxia Gutenberg

Precio: 25 euros 

Año de edición: 2008

Ésta es una de las grandes novelas que he tenido la suerte de poder leer este verano: «Herzog»  de Saul Bellow, un auténtico clásico del siglo XX. Es un libro potente, que arraca con una frase contundente, «Si estoy chalado tanto mejor, pensó Mosés Herzog», y mantiene ese nivel durante más de cuatrocientas páginas.

Publicado en 1964, cuenta en primera persona las reflexiones y recuerdos de un hombre divorciado dos veces, con varios hijos, en plena crisis de los cincuenta, que se siente viejo y fracasado en todos los aspectos de su vida. Pero en lugar de deprimirse, se escapa mediante el humor, la filosofía, una extraña autoestima y un gramo de locura que le salvan de la desesperación. Una especie de funambulista que hace piruetas en el delgado hilo de la existencia. Muy interesante.

Por otro lado, el texto es una especie de liquidación del estilo epistolar, porque está escrito en buena parte como una sucesión de cartas, unas reales otras mentales, que el protagonista nunca llegará a enviar. 

En fin, que uno de los méritos más notables de esta obra singular es la construcción del personaje central, narcisista, masoquista, anacrónico, enfermo, egoísta, perezoso... pero a la vez con encanto y muy humano. Un personaje en el que todos adivinamos que hay mucho del autor, que divaga, parece que pierde el hilo, lleva una vida atrabiliaria y desordenada, a veces parece que le falta un tornillo...

Una novela valiente, difícil y un desafió para cualquier escritor, del que Bellow sale más que airoso, porque compone una obra maestra de difícil clasificación, sorprendente y arriesgada. Llama la atención cómo se mantiene toda la novela con un planteamiento que en principio parecería que no iba a dar para más de cien páginas.

Una novela genial  con un discurso que se instala en el fracaso y las dudas («Sé que escribir cartas es una manía ridícula, pero me dominan mis manías»), y las convierte en la mejor de las literaturas. Muy recomendable para lectores con muchas horas de vuelo, con resistencia para digerir un libro de esta longitud el suficiente bagaje como para disfrutarlo plenamente.

Saul Bellow (Lachine, 1915-2005) fué un escritor canadiense y estadounidense de origen judeo-ruso. Nació en una localidad de Quebec (Canadá), en una familia judía de origen ruso que, cuando él tenía nueve años, se mudó a Chicago.   

Fué soldado en la Segunda Guerra Mundial, estudió Antropología en la Universidad de Northwestern, fué profesor en la de Chicago y se casó cinco veces. Obtuvo el National Book Award tres veces y en el año 1976 el Premio Pulitzer y el Nobel de Literatura, por por la comprensión y análisis sutil que realiza de la sociedad contemporánea en sus trabajos.

Casi todas sus novelas son en mayor o menor medida autobiográficas y reflejan el desconcierto del ciudadano moderno en la sociedad actual. Es uno de los autores estadounidenses más influyentes y una referencia de la literatura judía.

Saul Bellow

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

sábado, 19 de agosto de 2017

Agón. La competición en la antigua Grecia - Varios autores


Título: Agón. La competición en la antigua Grecia 
Autor: Varios autores

Páginas: 212

Editorial: Fundación la Caixa 

Precio: 30 euros 

Año de edición: 2017

Este es el estupendo catálogo de la exposición Agón. La competición en la antigua Grecia que puede visitarse hasta el 15 de octubre en el Caixa Forum de Madrid (Paseo de Prado, 36) y en otras fechas en el resto de Caixa Forums. 

El tema de la exposición es el concepto de la competitividad en la antigua Grecia, un territorio difícil de cultivar, seco y pedregoso, atravesado por altas montañas en el que las polis se encontraban aisladas y tenían que competir entre ellas para sobrevivir, la mayoría de las veces guerreando.

De ahí surgió la idea de competitividad, que impregnaba todas las facetas de la vida: el juego, el deporte (porque los griegos inventaron el deporte) y la creación artística. Era su método para buscar la excelencia. No solo organizaban competiciones atléticas en casi todas las ciudades importantes (en Olimpia cada cuatro años), sino que también había certámenes poéticos y teatrales.

La exposición recorre todos esos aspectos con una estupenda selección de piezas del Museo Británico, con excelentes paneles explicativos y visitas guiadas gratuitas que recomiendo aprovechar. El guía es buenísimo, mantiene un discurso muy bien planteado, lleno de detalles interesantes y vale la pena seguirlo.

Diadúmeno (el que se ciñe la diadema). Estaua de mármol, versión romana (120-140 d. C.)
 de un original griego en bronce (430 a. C.). © The Trustees of the British Museum

Aquí nos enteramos, por ejemplo, de cosas como que: Niké es el nombre de la diosa de la victoria; hubo Juegos Olímpicos durante unos mil años; había juegos además en Corinto, en Delfos y en Nemea, de manera qe todos los años había más de un certamen; había una tregua sagrada durante un mes antes y un mes después para que los atletas pudiesen viajar; los griegos competían desnudos y ungidos con aceite; las mujeres no podían asistir como espectadoras, y eran una actividad sagrada en honor a los dioses.

Una exposición genial, que nos recuerda que en los griegos está el auténtico origen de toda la cultura occidental. El espectador tiene la sensación de asistir a la explicación de los conceptos primigenios, originales y auténticos que luego han servido de base para todas las artes y las ciencias. Al ver la muestra le entran ganas a uno de aprender griego, porque en ese idioma están todas nuestras ideas y conceptos. 

Una experiencia fantástica que os recomiendo que no os perdías. Para acabar de pioneros los dientes largos os dejo un video sobre esta exposición, que es de las obligatorias. 


Publicado por Antonio F. Rodríguez.

jueves, 17 de agosto de 2017

Hamlet - William Shakespeare


Título: Hamlet
Autor: William Shakespeare

Páginas: 224

Editorial: Alianza editorial

Precio: 9 euros 

Año de edición: 2009

Hay que leer a los clásicos. O mejor dicho hay que releer a los clásicos. Buscar alguna excusa para rescatar alguno de esos libros inmortales del fondo de nuestra biblioteca y revivir momentos fantásticos. En esta ocasión le ha tocado el turno a Hamlet, una de las tragedias más famosas de entre las clásicas.

La historia es tan conocida como enrevesada: Hamlet, príncipe de Dinamarca, recibe la visita del espectro de su padre, el rey fallecido, quien le comunica que ha sido envenenado por su hermano Claudio, el cual se casa con su viuda Gertrudis y le sucede en el trono; de golpe le ha quitado la vida, la esposa y el reino. Hamlet entra en estado de shock y se hace pasar por loco para tramar su venganza.

Posteriormente, mata accidentalmente a Polonio, chambelán de la corte, se enfrenta a Laertes, hijo de Polonio, su prometida Ofelia lo cree loco y desesperada se suicida al no poder soportar la situación. Al final, en una demostración de esgrima hiere a Laertes y es herido por él con una espada envenenada, su madre la reina se envenena al beber por error una copa destinada a Hamlet, y antes de morir mata al rey Claudio para consumar su venganza. Un dramon de tomo y lomo en el que al final sólo sobrevive Horacio, amigo de la infancia de Hamlet.

Una obra enrevesada sin llegar a ser truculenta, con la dosis exacta de acción y enredo para hacerla sublime; páginas llenas de lirismo y belleza que la colocan en la lista de las obras maestras del teatro. Y leer teatro es ameno, entretenido y nada pesado.

La excusa para releer Hamlet vino por la programación de la obra en el ciclo de clásicos de Alcalá de Henares de este año. Incluyó un montaje ingenioso de teatro inmersivo titulado «Hamlet entre todos» a cargo de Carlos Tuñón, un director cuyo talento va parejo con su enorme imaginación y creatividad. La participación del público es completa desde el inicio; el público se divide en cuatro grupos: las mujeres maduras representan a la reina Gertrudis, los hombres mayores al rey Claudio, las chicas a Ofelia y los jóvenes a su amigo Horacio. Todo el peso de la representación recae en un solo actor que actúa, declama e interactúa con el público, auxiliado por otros actores, figurantes y por el director, que a los profanos nos hace sentir cómodos y vencer el miedo a actuar en público. Una experiencia estupenda.
                                  
Carlos Tuñón 

William Shakespeare (Stratford-upon-Avon, 1564-1616) es sin duda el escritor más relevante en lengua inglesa. Hay pocos documentos que permitan afirmar con certeza sus actividades en sus años jóvenes. Seguramente estudió en su ciudad natal, y contrajo matrimonio a los 18 años. Se trasladó a Londres y trabajó como actor y dramaturgo, en especial en el famoso Teatro The Globe.

Escribió 36 obras de teatro: 11 tragedias, 15 comedias y 10 históricas, otras comedias novelescas, poemas largos y un buen numero de excelentes sonetos. En sus últimos años se retiró a su ciudad natal donde intentó llevar una vida tranquila, aunque no lo consiguió por diversos problemas familiares. Falleció en 1616; tradicionalmente su muerte se relaciona con la bebida, sin que esto esté comprobado. Fue enterrado en la iglesia local de la Santísima Trinidad bajo un bello monumento funerario en el que cada año se renueva una pluma de ave en su mano.

Fue conocido y respetado en su época, pero su figura alcanzó renombre universal a partir del romanticismo y la época victoriana, entonces sus obras se readaptaron y tradujeron a otros idiomas con lo que alcanzaron difusión mundial y llego a su máximo esplendor. La falta de documentación y de datos comprobados acerca de varios periodos de su vida han dado pié a varias teorías acerca de la autoria real de sus obras.
                       
 
William Shakespeare (retrato Chandon, autenticidad sin confirmar)

Publicado por John Smith.

martes, 15 de agosto de 2017

El Heptamerón - Margarita de Angulema


Título: El Heptamerón
Autora: Margarita de Angulema 

Páginas: 446 

Editorial: Editorial Iberia

Precio: 17 euros 

Año de edición: 1983

Este libro es una obra póstuma, se publicó originalmente en 1558, nueve años después de la muerte de su autora. Se compone de setenta y dos narraciones de amor galante y pícaro, originales, divertidas y muchas de ellas con cierta enseñanza moral implícita.

Algunas son versiones de historias del «Decamerón» y de las «Fabliaux», otras son tradicionales, historias que corrían de boca en boca y puede que algunas sean inventadas, pero la pluma de la Reina de Navarra le da unidad al conjunto, gracia y ligereza. El resultado es un libro muy ameno, divertido, variado y avanzado en sus planteamientos, ya que la mayoría de las veces las mujeres aparecen como más inteligentes y los hombres quedan un poco en ridículo, y una pequeña muestra de las costumbres de la época.

El punto de partida es el mismo que el de otras recopilaciones parecidas de la época: un grupo de nobles españoles, franceses y navarros regresa del balneario de Cauterets, en el Pirineo, cuando les soprende una lluvia torrencial. Se refugian en Sarrance, en la Abadía de Nuestra Señora de la Piedra, donde se encuentran con la señora viuda Oisille y al caballero Simontault, pareja muy famosa entonces, forman una tertulia y se entretienen la semana que duran las lluvias contando historias. El titulo alude a las siete veladas de reunión que mantuvieron.

Los títulos de las siete jornadas no tienen desperdicio y dan una idea del tono y tema de las historias: 
  1. En la que se recogen las malas pasadas que las mujeres hacen a los hombres y los hombres a las mujeres.
  2. En la que se trata de aquello que despierta la fantasía de todos.
  3. En la que se trata de las damas que en sus relacones solo buscan la honestidad, y de la maldad e hipocresía de algunos clérigos.
  4. En la que se trata principalmente de la virtuosa paciencia y atención de las damas para ganarse a sus maridos y de la prudencia que han empleado los hombres para conservar el honor de su casa y de su linaje.
  5. En la que se trata de la virtud de las hijas y mujeres que tienen en más alta estima su honor que su placer, de las que estiman lo contrario y de la simplicidad de algunas otras.
  6. En la que se trata de los engaños de hombres a mujeres, de mujeres a hombres y entre mujeres, por avaricia, venganza y malicia.
  7. En la que se trata de los que han hecho todo lo contrario de lo que debían o querían.
Y se encuentran historias con títulos tan divertidos como:
                    
- De cómo una mujer, estando a las puertas de la muerte, viendo que su marido se acostaba con una de las camareras, se puso tan furiosa que recobró la salud.
- De cómo el rey de Nápoles, después de abusar de la mujer de un hidalgo, lleva él mismo los cuernos.
Donde se habla de un sujeto que habiéndose acostado con su mujer, en lugar de con su doncella, envió allí a su vecino, que le puso cuernos sin que su mujer supiese nada.      
                             
Una enciclopedia amorosa y elegante en forma de recopilación de cuentos, no exentos ni de humor ni de ironía, fescos, entretenidos y algunos muy divertidos. Una obra ligera y, aunque parezca mentira edificante porque ensalza las buenas virtudes. Sorprendentemente, es un libro que es bastante difícil de encontrar. Menos mal que tenemos bibliotecas y librerías de segunda mano.

Edición de 1880

Margarita de Angulema (1492-1549) fué una princesa francesa, reina de Navarra por haberse casado con Enrique II, escritora y humanista. Una mujer muy adelantada a su tiempo, conocida por su cultura, su carácter abierto y por haber convertido su corte prácticamente en una tertulia humanística. No se debe confundir (como hacen algunas editoriales) con Margarita de Valois (1553-1615),la lamada Reina Margot, también francesa y casada con un Enrique que fué rey de Navarra y luego de Francia.

Hija de Carlos de Orleans, pretendiente a la corona francesa, y de Luisa de Saboya tuvo una educación esmerada. Aprendió italiano, español y latín, además del Neoplatonismo que llegaba desde Florencia. A los 17 años se casó con el duque de Alençon, en un matrimonio sin amor y desdichado. A los 32 años enviudó y se casó con Enrique II de Navara, de quien tuvo dos hijos. 

Publicó un «Diálogo en forma de visión nocturna», poesías y su famoso «Heptamerón». Propugnó un ideal en el que se conjugaba la espiritualidad, el amor y el matrimonio.
 
Margarita de Angulema, Reina consorte de Navarra
      
Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

domingo, 13 de agosto de 2017

Como ondas en oposición de fase - Paco Roca

http://elpaissemanal.elpais.com/confidencias/comic-paco-roca/?id_externo_rsoc=FB_CC

Me encantan las historietas de Paco Roca. En este blog ya hemos comentado varias de ellas. Son auténticas narraciones que convierten sin duda al cómic en un género literario más: sutiles, inteligentes, universales... nos hablan de temas esenciales que nos tocan a todos, con sensibilidad y unos diálogos muy depurados que resultan a la vez sintéticos, naturales y muy expresivos.

Por ejemplo, aquí teneis una pequeña joya:


Paco Roca

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

viernes, 11 de agosto de 2017

El color de silencio - Elia Barceló


Título: El color del silencio
Autora: Elia Barceló

Páginas: 480

Editorial: Roca editorial

Precio: 20 euros 

Año de edición: 2017 

Helena, una pintora de 70 años y fuerte carácter, se apartó de su familia siendo joven a raíz de un suceso trágico ocurrido en Rabat, donde vivía con sus padres.

A través de la protagonista la obra reconstruye la historia de una saga, por medio de acontecimientos sucedidos poco antes de la guerra civil, junto a otros que constituyen el epicentro del terremoto familiar ocurrido en 1969 y el complemento de las investigaciones y sucesos ocurridos en el presente.

La autora, con maestría, va desvelando ambiciones y secretos de los personajes. Esclareciendo los anhelos y frustraciones de los miembros de una familia acomodada que reside en una hermosa mansión de la luminosa ciudad marroquí.

La trama avanza endiablada igual que la elaboración de un cóctel de fuego y gasolina, el lector es arrollado por infidelidades ocultas, envidias disimuladas, acciones criminales, misiones de espionaje en beneficio del régimen, enriquecimientos ilegales tolerados y tráfico de influencias, entremezclados con fiestas de sociedad, hoteles de lujo, exposiciones de pintura, fotógrafos hippies, educación elitista en el extranjero en tiempos de la dictadura, niños robados y apartamentos de campanillas en la Torre de Madrid.

Por si esto fuera poco, los hechos son relatados de forma salteada, sin orden cronológico, a veces a partir de documentos gráficos (fotografías, cartas, anotaciones, etc…) atesorados a lo largo de su vida por un personaje de conciencia atormentada por el pecado, la culpa y la redención, cuyo deseo es que solo sean conocidos después de su muerte. Así Helena se convierte en una detective que va descubriendo nuevas perspectivas de las vicisitudes que constituyen su propia vida, lo que la obliga a una reinterpretación de aquellos acontecimientos ahora que ya está en su senectud. 

La novelista dosifica la sucesión de eventos, obligando al lector a implicarse en la comprensión de la lógica de los sucesos ocurridos e induciéndole, subrepticiamente, hacia conclusiones provisionales susceptibles de ser desmontadas unas páginas más adelante. 

En el transcurso de las investigaciones intervienen las aportaciones de múltiples personajes. A veces el lector conoce cosas que los protagonistas ignoran, en otras ocasiones ocurre lo contrario y los actores revelan verdades que hasta poco antes eran insospechadas. Este juego con el espectador le obliga a recolocar continuamente las piezas del puzle que representa la realidad de los hechos. Así, uno se siente incapaz de abandonar la lectura mientras no haya satisfecho la asimilación de cada nueva información sensible. O sea, estamos ante un thriller que despega con intriga al comienzo y aterriza con suspense al final.

Estupendo relato de ficción, finamente engarzado en los últimos 80 años de la historia de España. La cual adolece de zonas sombrías que, como en la novela, solo pueden ser aclaradas cuando el paso del tiempo nos ofrezca una perspectiva más lejana y menos emotiva. 

Elia Barceló 1957. Nació en Elda (Alicante) y es profesora de Literatura Hispánica en la Universidad de Innsbruck, en Austria. Ha publicado «El secreto del orfebre» que le dio reconocimiento internacional y el título de «la dama de los mil mundos». Además de otras novelas, como «Anima mundi» o «El vuelo del hipogrifo», escribió una tesis, sobre los arquetipos del terror en los relatos de Julio Cortázar, expuesta en «La inquietante familiaridad».

Elia Barceló

Publicado por Adolfo Pérez.