sábado, 24 de junio de 2017

Poesía completa - Alejandra Pizarnik


Título: Poesía completa
Autora: Alejandra Pizarnik

Páginas: 480

Editorial: Lumen
 
Precio: 23,90 euros


Año de edición: 2016

Pues aquí tenemos en un solo volumen si no la edición definitiva de la poesía completa de Alejandra Pizarnik, sí la recopilación más amplia publicada hasta ahora, que sigue fielmente el orden del archivo personal de la gran poeta argentina. Porque se trata de una autora de culto, una de las poetas más apreciadas por los críticos y especialistas.

Los temas de sus poemas giran alrededor de los recuerdos de la infancia perdida, la muerte, la incapaidad del lenguaje para describir por completo tanto el mundo como los sentimientos, la perplejidad ante la existencia, el sentirse extranjera, la angustia existencial («Siempre es el mismo interrogante: ¿de qué soy culpable?, ¿por qué este eterno sufrir?, ¿qué hice para recibir tanto golpe duro y malo?») y un neosurrealismo que hace que sus poemas parezcan artefactos extraños, bellos y sugerentes, pero de sentido difícil de captar.

No es una experiencia fácill leer a esta mujer, pero vale la pena probar porque el lector tiene la certeza de que está ante algo excepcional. Se dice de ella que no escribía lo que pensaba o sentía, sino que buscaba expresar el punto de vista de todas las Pizarnik que ella había sido y a veces las que sería en el futuro, o las que podría ser. Una extraña polifonía. 

Aquí os dejo alguos de sus poemas como muestra:


Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón.
Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos
 
 
A la espera de la oscuridad

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos
 
 
Cuarto solo

Si te atreves a sorprender
la verdad de esta vieja pared;
y sus fisuras, desgarraduras,
formando rostros, esfinges,
manos, clepsidras,
seguramente vendrá
una presencia para tu sed,
probablemente partirá
esta ausencia que te bebe.
 
 
 
 no quiero ir
nada más
que hasta el fondo
 
(últimos versos que estaban escritos en la pizarra de su cuarto)
 
Alejandra Pizarnik (Avellaneda, 1936-1972) fué una poeta y traductora argentina. Nació en una familia de inmigrantes judíos rusos que modificó su apellido (Pozharnik) al instalarse en Argentina. Fué una adolescente asmática, tartamuda, aficionada a las pastillas y con una inseguridad que parece que le acompañó toda su vida. Estudió filosofía y periodismo, no acabó ninguna de las dos carreras y completó su formación de la mano de su amigo y mentor, el pintor surrealista Juan Battle Planas. 
 
Estuvo viviendo en París durante seis años, allí se dedicó a seguir algunos cursos en La Sorbona, colaborar para varias revistas y trabajar como traductora. Se hizo amiga de Octavio Paz, Rosa Chacel y de Julio Cortázar, hay quien dice que es la Maga de «Rayuela». De vuelta a Argentina consiguió dos de las becas más prestigiosas, una Fullbright y una Guggenheim, que no pudo completar por problemas de salud. 
 
Al final de su vida padeció varias crisis depresivas, estuvo internada en un hospital psiquiátrico y en un fin de semana de permiso que pasó en su casa se suicidió tomándose un bote de pastillas. 
 
Escribió prácticamente durante toda su vida, desde los quince años, y nos ha dejado un legado de poesías, críticas literarias, prosas sueltas y un diario de mil páginas, todo perfectamente ordenado, pasado a máquina, fechado, limpio y pulcro que la han convertido en una de las grandes poetas de referencia del siglo XX.

Alejandra Pizarnik

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

viernes, 23 de junio de 2017

La isla de Arturo - Elsa Morante


Título: La isla de Arturo
Autora: Elsa Ferrante 

Páginas: 432

Editorial: Lumen
 
Precio: 24,90 euros


Año de edición: 2017

Esta novela, publicada en 1957, sigue la tónica de otras obras de esta singular autora italiana: contar una historia de pasiones enfrentadas, insanas y pervertidas, con maneras de gran escritora, con lo que consigue una novela de mucha calidad literaria y a la vez, francamente perturbadora.

En esta ocasón nos cuenta la historia de una infancia de abandono, que recuerda inevitablemente a la biografía de la propia autora, una niña huérfana, solitaria, lectora compulsiva y enamorada de un padre ausente. A partir de ahí, el protagonista completa a lo largo del libro el salto a la madurez. Un personaje principal, Arturo, que es el narrador y  vive practicamente solo en un isla de Nápoles esperando ansioso las visitas esporádicas de su adorado padre. La cosa se complica cuando en una de sus llegadas, su progenitor llega acompañado de su nueva esposa, una adolescente solo unos años mayor que Arturo.

Surge el triángulo perverso y enfermizo de pasiones y celos encontrados, según varias combinaciones, en una historia que a ratos parece un cuento de hadas contado al revés: el padre no es bondadoso, sino malvado; la madrastra no es malvada, sino inmadura; el príncipe es de todo menos principesco, y una de las sorpresas finales es quién acaba siendo el traidor (o traidora). La guinda de las contradicciones es que la autora despliega una misoginia más que notable mientras cuenta lo que sucede.

En ese ambiente enrarecido, lleno de trampas para el corazón, el protagonista se enfrenta a su adolescencia, como decíamos, crece y madura a lo largo de estas cuatrocientas páginas, una longitud muy medida que permite que los personajes evolucionen, que el llector se empape de las situaciones y las cosas más importantes se cuenten de manera indirecta. Hay párrafos en lo que aparentemente no pasa casi nada y en el fondo, está pasado de todo.

En fin, un libro interesantísimo, muy profundo, perturbador y extraño, que no se parece a nada de lo que hayáis leído, con pasiones turbias, sentimientos poco limpios y escenas anómalas, contado todo con un enorme talento literario. Un curioso argumento que se podría resumir diciendo «chico averiado y rodeado de una familia extraña y perversa, madura y se hace hombre». Casi nada. Por el camino quedan reflexiones literariamente tan estupendas como esta: «Un esfuerzo ocioso puede resultar útil y agradable. Pero el trabajo obligatorio es algo inútil y que además, sofoca la fantasía». 
                 
Elsa Morante es una hechicera, una maga de las palabras que sabe acumular frases como sortilegios hasta envolvernos en su mundo de pasiones atormentadas. No se sale indemne de sus novelas y el lector tiene la sensación de haber perdido la inocencia después de leer cualquiera de sus obras y a cambio, haber ganado un gran novela. Os recomiendo la experiencia.

Elsa Morante (Roma, 1912-1985) está reconocida como una de las escritoras italianas más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Su vida guarda cierto parecido con la trama de un folletín. Hija ilegítima de una maestra judía y un empleado de correos, fué reconocida y adoptada por un vigilante de instituto. Comenzó a escribir desde muy pequeña, en 1936 conoció a Alberto Moravia y en 1941 se casó con él, lo que le abrió las puertas de la república de las letras. Fué amiga de Pavese, de Pasolini y de muchos otros artistas. 

«Mentira y sortilegio» (1948), de la que ya hemos hablado aqui, fué su primera novela, un debut deslumbrante y poderoso, con el que ganó el Premio Viareggio y el respeto de la profesión. Tiene la rara habilidad de convertir argumentos de culebrón en grandes obras literarias.

 Elsa Morante  

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

jueves, 22 de junio de 2017

Algo alrededor de tu cuello - Chimamanda Ngozi Adichie


Título: Algo alrededor de tu cuello
Autora: Chimamanda Ngozi Adichie

Páginas: 219

Editorial: Random House
 
Precio: 12,90 euros
 

Año de edicion: 2017

Tenía muchas ganas de leer alguno de los libros de ficción de Chimamanda y no me ha decepcionado. Además de ser una feminista con las ideas muy claras es una escritora como la copa de un pino, es buenísima. Recomiendo a todo el mundo leer alguno de sus libros, ya sea de relatos o alguna novela, da igual porque o mucho me equivoco o son todos muy, muy buenos.

En este volumen se recogen doce relatos, publicados en varias revistas literarias en los años 2000 y publicados en un tomo en inglés en el 2009. Doce historias que reflejan la vida y problemas de personajes nigerianos, lo que viven y les preocupa, a veces en Estados Unidos, a veces en Nigeria y a veces en los dos sitios. 

Todos tienen algo en común, describen cómo afectan los problemas sociales a unos personajes que resultan cercanos y cotidianos, casi familiares. El encarcelamiento injusto de un hermano, la esposa que vive en Estados Unidos mientras el marido la engaña en Nigeria, disturbios callejeros que alteran la vida cotidiana en Lagos, la dolorosa experiencia de la inmigración, el efecto devastador de un matrimonio concertado, los conflictos tribales, el abismo económico entre ricos y pobres,el contraste entre religiones… problemas sociales que se retratan aquí a través de un puñado de personajes con los que resulta fácil identificarse. 

Sí, es literatura social, pero en el resultado no da la sensación de que la literatura se ponga y quede subordinada a un determinado mensaje que se quiere  transmitir, sino más bien al contrario, que los problemas sociales son simplemente la materia prima que utiliza Chimamanda para escribir la mejor literatura y mostrar un talento deslumbrante. 

Tiene además el encanto de ser una voz diferente, original, que viene de otra cultura, que cuenta las cosas de manera distinta a la habitual y desde otro punto de vista.

Un librito que se lee muy bien, muy recomendable para acercase y conocer a esta autora que para mí ya se ha convertido en una de mis favoritas. Hay que leer lo que escribe porque me parece que hemos encontrado una mina de oro.

Chimamanda Ngozi Adichie (foto The Independent)

Chimamanda Ngozi Adichie (Enugu, 1977) es una escritora nigeriana de etnia igbo. Hija de un profesor universitario de Estadística, fué con 19 años a estudiar comunicación y Ciencias Políticas a la Universidad de Drexel, en Filadelfia (Estados Unidos) con una beca de dos años. Luego se graduó en la Universidad Estatal de Coneccticut y realizó cursos de escritura creativa en Baltimore y un máster de estudios africanos en Yale.

Sus tres primeras novelas obtuvieron un premio a cual más importante cada una y su famosa charla en TED Talk sobre su libro «Todos deberíamos ser feministas», sumando las distintas versiones, ha alcanzado más de cinco millones de visitas. Actualmente vive a caballo entre Estados Unidos y Nigeria, sigue escribiendo e imparte talleres de escritura creativa. Aquí podéis ver el vídeo de 30 min con subtítulos en español.
 

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

miércoles, 21 de junio de 2017

Las aventuras de Rocambole - P. A. Ponson du Terrail


Título: Las aventuras de Rocambole
Autor: P. A. Ponson du Terrail

Páginas: 480

Editorial: Ediciones B
 
Precio: 6 euros
 

Año de edicion: 2007

Éste es el primer volumen de una larga serie de ocho tomos, que cuenta las increíbles aventuras de Rocambole, un ladrón de guante blanco, misterioso y dotado de habilidades casi mágicas que, a medio libro y estando en la cárcel, sufre una tranformación; se vuelve bueno y se convierte en un peculiar héroe, ingenioso y caballeresco, que ayuda al desvalido y deja como firma en el lugar de crimen una sota de corazones.

El truco de tener un antihéroe malligno que luego se convierte en héroe positivo tiene la ventaja de que el personaje queda impregnado del atractivo que siempre tiene el malvado (¿quién no ha deseado alguna vez que al malo de la película le salgan las cosas bien?), y funciona como una figura recortada en negativo en la que el lector proyecta buena parte de sus pulsiones más inconfesables, redimidas porque finalmente se trata de un héroe que persigue un buen fin.

Todo ello crea un juego de espejos, lleno de morbo y catarsis muy interesante, que hace que haya dos tipos de lectores, los que rechazan al protagonista y tienen dficultades en identificarse con él y los que lo abrazon sin reparos y les encanta. Yo me confieso de los segundos (¿qué barbaridades cometería si no leyera tanto?).

Si a eso le añadimos una acción de un ritmo frenético, llena de aventuras, peripecias, misterios y enigmas, tenemos los principales ingredientes de esta novela divertidísima. En ella la verosimilitud importa poco frente al efectismo y el lector tiene la satisfacción de ver que a menudo ocurre lo que desea; el aburrimiento está desterrado mediante una desidad desproporcionada de sorpresas y giros por palabra cuadrada. Increíble.

Hay que leerla con cierta complicidad, sabiendo que las reglas del juego no incluyen que sea creíble lo que sucede, eso es lo de menos, sino que se trata de manipular nuestros deseos y temores más profundos. Y si este carrusel de aventuras y emociones se lee con la suficiente deportividad, se puede disfrutar mucho.

El desenfreno de estas páginas vibrantes es tal, que contienen algunos excesos ciertamente cómicos, como la conocida frase: «tenía las manos frías como las de una serpiente». 

En fin, una montaña rusa de párrafos y vicisitudes de tal categoría que ha dado lugar al término rocambolesco: circunstancia o hecho, generalmente en cadena con otros similares, que resulta extraordinario, exagerado o inverosímil. Os lo recomiendo. Vale la pena acercarse a este superventas del siglo XIX para pasar un buen rato. 

Pierre Alexis, Vizconde de Ponson du Terrail (Montmaur, 1829-1871) nació en un pueblecito de los Alpes franceses. Su familiaintentó hacer carrera de él, pero fué imposible, no le gustaba estudiar. Llegaron a alistarle en la marina, pero no sirvió de nada. Dotado de una imaginación extrardinaria, lo que le gustaba de verdad era escribir historias.

Sus primeras novelas, buenos ejemplos de la novela gótica más típica, le abrieron las puertas de los periódicos para publicar historias por entregas. En 1857 comenzó a publicar las aventuras de su famoso personaje Rocambole, todo un hito que cubrió la transición de la novela gótica francesa a la novela de aventuras.

En poco tiempo alcanzó un éxito y una popularidad enormes, que le convirtieron en el escritor francés más popular y mejor pagado de aquellos años, lo que le permitió vivir de la literatura y dedicarse por completo a escribir. Fué un escritor muy prolífico, que produjo 73 títulos en poco más de veinte años. 

Durante la guerra franco-prusiana en 1870, que terminó con la derrota de Napoleón III, comenzó a vivir lo que parecía un argumento sacado de una de sus novelas: huyó de París, ocupado por los alemanes, y en Orleans se puso al frente de una guerra de resistencia a la ocupación; finalmente, tuvo que huir a Burdeos acosado por las tropas de alemanas, que habían incendiado su castillo, y alli murió. Está enterrado en el cementerio de Montmartre de París. En la foto parece un hombre manso como un cordero, pero no os imágináis lo que era capaz de escribir.

Pierre Alexis Ponson du Terrail, fotografiado por Nadar

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

martes, 20 de junio de 2017

La importancia de las cosas - Marta Rivera de la Cruz

                     
Título: La importancia de las cosas
Autora: Marta Rivera de la Cruz

Páginas: 413

Editorial: Planeta
 
Precio: 8,95 euros
 

Año de edicion: 2010

Esta curiosa y atractiva novela, que se lee con facilidad y a una velocidad pasmosa, es a la vez un buen ejemplo de libro bien escrito, con un español excelente, cotidiano y con la engañosa sencillez de los grandes mestros, y una novela ligera, que parece poco profunda y algo previsible.

Sin embargo hay que desconfiar de los textos que parecen ligeros, porque a veces esconden novelas de mucho mérito y ésta lo es. Con facilidad y sin sobresaltos, con una prosa amable y habilidad para trenzar varias historias, cuenta la peripecia de Mario Menkell, un «patito feo» que persigue a su amor platónico (no diré si lo consigue o no porque no me gusta destripar libros) mientras acomete un quest, una gran pesquisa, una trama de investigación en la que va descubriendo la vida y milagros de un misterioso personaje, cuya vida acaba por darle las claves para escribir una novela.

Una historia bien urdida, sencilla y sin complicaciones, que se lee con suma facilidad y deja muy buen sabor de boca. Un libro relajante, ideal para descansar de lecturas más sesudas, escrito con mucho oficio y habilidad. Una buena novela.

Marta Rivera de la Cruz (Lugo, 1970) estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, se especializó en Comunicación Política y formó parte de la revista digital Espéculo. En 1996 fué finalista del Premio JB de novela corta y obtuvo una beca para estudiar en Oxford.

En 1998, obtuvo el Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla con «Que veinte años no es nada», que alcanzó un éxito notable de ventas y crítica. A partir de ahí ha compaginado una brillante carrera literaria con su quehacer periodístico cotidiano en varios medios de radio y prensa. Actulmente colabora en El País Semanal y en la Cadena COPE.

En el 2006 fué finalista del Premio Planeta con «Tiempos de prodigios» y en el 2008 obtuvo el Premio de Periodismo Puro Cora. Ha publicado nueve novelas, tres ensayos, un libro de viajes y literatura infantil y juvenil. Tiene un blog muy recomendable sobre su obra:

Marta Rivera de la Cruz

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

lunes, 19 de junio de 2017

Cuentos maoríes - Alexander W. Reed

              
Título: Cuentos maoríes
Autor: Alexander W. Reed

Páginas: 188

Editorial: Sígueme
 
Precio: 10 euros

 
Año de edicion: 2017

Esta antología de relatos tradicionales de los indígenas de Nueva Zelanda, los maoríes, que llaman a su patria Aotearoa (tierra de la gran nube blanca), apareció por primera vez en 2003, más de veinte años despues de la muerte de su autor. Recopila 28 de las mejores historias recogidas por el autor de un amplio grupo de folcloristas que las recogiaron a su vez de la tradición oral maorí.

Un caudal impresionantemente rico de tradiciones, que se recogen aquí de manera extremadamente sencilla, con un lenguaje casi plano, denotativo, que parece reflejar fielmente la narración oral. Son cuentos bastante ingenuos en la forma, casi infantiles, y a la vez refrescantes y muy curiosos.

Llama la atención lo parecido de algunos mitos con la tradicion grecorromana, por ejemplo, los maoríes tienen tambien su inframundo, separado del mundo por el río Waiora (equivalente del Río Leteo)  y un anciano (Caronte para los griegos) que cruza las almas en una barca. Y hay varias historias de héroes que bajan al inframundo para buscar a su amada..

Tambien es curioso que en muchos cuentos son las mujeres las que toman la iniciaitva y hay un buen número de heroínas poderosas y mujeres asertivas. Los temas que más se repiten son: el amor y el inframundo, los espíritus (Patupaiareche), héroes, gigantes y hombres voladores.

La edición se completa con un glosario maorí, un prefacio del autor y un postfacio del editor inglés, Ross Calman, que eliminó algunos arcaísmos del texto y modernizo ligeramente el lenguaje.

Un libro delicioso, muy fácil de leer, que nos permite asmarnos durante un rato a uno de los aspectos esenciales de una cultura lejana, en las antípodas de España, primitiva y muy exótica. Muy interesante.

Alexander Wyclif Reed (1908-1979), hijo de un pastor metodista, sintió desde niño afición a la lectura e interés por los libros. Comenzó así a trabajar en la editorial de su tío , de la que llegaría a ser el máximo responsable hasta 1971.
 
Autor de más de doscientos títulos, se interesó por el folclore y la cultura maoríes, de los que, como editor y recopilador, fue un gran difusor. Reed no conocía de primera mano las costumbres y la lengua maoríes, no era un investigador ni poseía dotes especiales como escritor, pero supo responder al interés del público con la edición de antologías sobre mitos, leyendas y relatos cuyo protagonista es el pueblo maorí.

Alexander W. Reed

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

domingo, 18 de junio de 2017

Estrategias para la Tierra y el espacio: geoísmo y cosmoísmo - Antonio Lamela (dir.)


Título: Estrategias para la Tierra y el espacio: geoísmo y cosmoísmo
Autor: Antonio Lamela (director)

Páginas: 381 y 345

Editorial: SLU Espasa Libros
 
Precio: 41,25 euros


Año de edicion: 2007

Un buen amigo me ha regalado estos dos volúmenes, que me han parecido realmente fascinantes. Reúnen una serie de contribuciones de diferentes autores españoles que desarrollan los conceptos de geoísmo y cosmoísmo, acuñados en 1975 por Antonio Lamela, el gran arquitecto español, por analogía al término egoísmo.

La idea básica consiste en extrapolar el concepto de ordenación del territorio primero a la Tierra en su conjunto y luego al espacio exterior. El geoísmo es pues, la ciencia y disciplina que se ocupa de diseñar estrategias territoriales mundiales pensadas para afrontar los retos planetarios, como el cambio climático, la degradación del medio ambiente, la disminución de los bosques tropicales, la sobreexplotación de los océanos, el aumento de las desigualdades humanas o el problema de las migraciones. Curiosamente, tuvo en cuenta desde sus inicios la idea de desarrollo sostenible, antes de que existiese esa expresión, bajo el nombre de naturalismo.

Para la parte más práctica, propugna que sea una institución dependiente de la ONU la que defina esas estrategias planetarias, siempre muy difíciles de formular y de llevar a la práctica, pero cuya utilidad y pertinencia son indiscutibles. Lamela asistió a las cumbres mundiales celebradas en Río de Janeiro (1992) y Kioto (1997), y sus ideas han tenido mucho que ver con la formulación posterior de la Agenda 21, los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la estrategia europea Europa 2020 y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

El primero de estos tomos aborda primero, los fundamentos del geoísmo y un capítulo muy interesante sobre la idea de que es también posible una mundalización más favorable para el ser humano, para dedicarse luego a analizar en extenso los problemas de la dinámica demográfica mundial, la disponibilidad de alimentos y la conservación de las comunidades vegetales.

El segundo tomo continua con el cambio climático y las posibilidades de su mitigación, la utilización sostenible del agua, la gestión y conservación de los océanos, y un capítulo final dedicado al cosmoísmo y el epacio exterior, con propuestas de regulación de la exploración espacial y dos grandes problemas de fondo: la basura espacial y la saturación de las órbitas terrestres.

Cada capítulo está escrito por una autoridad en la materia, con claridad y rigor, exponiendo los conceptos técnicos y científicos junto a los datos disponibles de manera divulgativa y convincente y, lo que me parece muy importante, desde un punto de vista estratégico, sintético y globalizador. En cada caso, se trata de proponer soluciones, esbozar directrices y hacer recomendaciones.

Una obra capital en los tiempos en los que vivimos, que trata de ofrecer la mejor contribución posible a los problemas mundiales más acuciantes desde el mejor conocimiento actual, que me temo pase desapercibida y no despierte la atención que merece. Imprecrindible para políticos y gestores de alto nivel, y tambien para todo ciudadano que se preocupe sinceramente por lo que la va a pasar a la Tierra y los seres que la habitamos en los próximos siglos.

http://www.metalocus.es/es/noticias/antonio-lamela-arquitecto-1926-2017
 Antonio Lamela (2º por la dereceha) al pie de las Torres de jerez en construcción

Antonio Lamela Martínez (Madrid, 1926-2017), tristemente fallecido en abril de este año, ha sido uno de los arquitectos españoles del siglo XX más influyentes y una referencia indiscutible. Estudió Arquitectura y se doctoró en la Universidad Politécnica de Madrid y en 1954 fundó el Estudio Lamela, en el que desarrolló toda su carrera profesional. 

Desde muy pronto destacó por su carácter visionario e innovador. Entre 1956 y 1958 levantó el primer edificio de viviendas en Madrid que tuvo aire acondicionado, vertederos de basura individualizados, shunts interiores de ventilación, tabiques móviles, iluminación exterior completa, terrazas ajardinadas, portal elevado y fachadas ligeras suspendidas.

Fué el primer arquitecto que desarrollo en nuestro país el concepto de oficina paisaje, construyó las Torres de Colón en 1967, con un diseño completamente novedoso de arquitectura suspendida, introdujo el hormigón preamasado y las piezas de hormigón prefrabricadas. Fué un pionero de la arquitectura sostenible, que el llamaba naturalismo. Es el responsable de un buen número de construcciónes emblemáticas: la remodelación del Santiago Bernabeu, la terminal T4 del Aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez, junto a Richard Rogers, el conjunto Galaxia, en Moncloa y el Hotel Meliá Princesa, entre otros.

Antonio Lamela
 
Publicado por Antonio F. Rodríguez.