miércoles, 27 de mayo de 2015

El traje gris - Andrea Camilleri



Título: El traje gris
Autor: Andrea Camilleri

Páginas: 160

Editorial: Salamandra

Precio: 14 euros

Año:2008
 

Aquí tenemos otra deliciosa novelita de Andrea Camilleri, ese simpático y socarrón octogenario siciliano, uno de mis autores favoritos, de los que nunca defraudan.

En esta ocasión no trata de las andanzas del comisario Montalbano, ni de historias tradicionales de su Sicilia natal situadas en el siglo XIX, sino que sitúa la acción en una época reciente para contarnos la relación de una pareja desigual, algo que suele aparecer en sus novelas pero de forma un tanto tangencial: un hombre mayor casado con una mujer joven y atractiva, con gran diferencia de edad entre ellos, situación que desemboca de forma inexorable en la infidelidad conyugal de la esposa. Pero la historia profundiza más en la relación entre ambos, en el comportamiento ante la sociedad siciliana muy pendiente de las formas y las apariencias, de gestos y situaciones que fácilmente se pueden malinterpretar.

Una historia amena, fluida, ligera que se lee ávidamente, como si el autor la hubiera escrito de corrido. Un reflejo costumbrista del carácter italiano del sur bien contado por alguien que lo conoce en profundidad, un escritor que podría compararse con nuestro Pérez Galdós en versión italiana y actual.

Andrea Camilleri (Porto Empedocle, Sicilia, 1925) fue guionista y director de teatro y televisión. Comenzó a escribir novela (previamente había escrito poesía y cuentos) algo mayor, en la década de los 80. Rápidamente alcanzó gran fama y éxito. Desde entonces y con mayor frecuencia en los últimos años nos obsequia regularmente con nuevas obras. 

Ha publicado hasta ahora unas 30 de la serie Montalbano y cerca de 60 de novelas diversas, a un ritmo envidiable como si tuviera prisa por contarnos sus magnificas historias policíacas o costumbristas-tradicionales. Por mi parte deseo que continúe en esta línea y que la mantenga mucho tiempo, me confieso un admirador incondicional suyo.

Andrea Camilleri

Publicado por John Smith.

martes, 26 de mayo de 2015

El lirio en el valle - Honoré de Balzac


Título: El lirio en el valle
Autor: Honoré de Balzac

Páginas: 160

Editorial: Createspace

Precio: 10,20 euros

Año:2013


Este libro me recuerda inevitablemente a una persona, que en realidad no sé cómo se llama. Le decíamos «el seta» y era mi profesor de francés en el colegio. Era un hombre bajito, con una voz aguda, de aspecto algo afeminado y rídiculo...y la verdad es que nos burlábamos de él en clase de una manera terrible. ¡Ay que ver lo crueles que pueden llegar a ser los chicos en manada! El pobre hombre no consiguió dominar la clase ni mantener la disciplina por más que nos castigaba. Aquella hora debía de ser un suplicio para él. Ahora me arrepiento, aunque no sirve ya de nada. 

Pues bien, aquel señor sabía de literatura. Usábamos un texto titulado «La littérature française par les textes» de Mangold, una antología estupenda que me gustaría recuperar. Era un buen libro de texto, que ofrecía una excelente panorámica de una literatura inacabable, aunque yo no lo supiera apreciar mucho por aquel entonces.


 Me acuerdo muy bien de que nuestro profesor de francés nos habló con pasión de «El lirio en el valle» de Balzac (él decía balsak, marcando mucho la ce final). Decia que era una novela deliciosa en la que se contaba con una sensibilidad exquisita cómo se enamoraba un chico joven de una mujer mayor que él y casada. Y eso que era un fraile de los Hermanos de la Salle, no llevaba hábito, pero era un fraile con todas las de la ley.

Hace poco he leído por primera vez aquel libro tan recomendado por el hermano X y me he dado cuenta de que tenía mucha razón. Es una novela deliciosa. Sin ser afectada, ni empalagosa, cuenta de manera admirable una historia de amor imposible y describe de maravilla el amor adolescente. Ese afecto intenso, lleno de admiración de los aprendices del amor, que normalmente no suele ser correspondido y en cierta manera, se basta a sí mismo. Una frase de este libro lo descrbe a la perfección: «Amar sin esperanza constituye también una felicidad».

Es una novela redonda. Está muy bien escrita, tiene personajes muy interesantes y lo que empieza siendo una historia apasiondamente romántica y lineal, encierra varias sopresas en su parte final, un par de giros magistrales, un desenlace buenísimo y un epílogo genial. Un final que tiene lo suyo y sobre el que vale la pena pensar un poco. No puedo decir nada más.

La obra se publicó en 1836 y está incluida en la serie «Las escenas de la vida en el campo» de «La comedia humana». La accion se desarrolla en el Château de Saché (siglo XV), un lugar encantador en la Turena francesa, a orillas del río Indre, propiedad del amante de su madre, en el que estuvo Balzac varias veces entre 1825 y 1842. El contexto histórico, mencionado como de pasada, es la restauración borbónica y los cien días de Napoleón.

Por multitud de detalles que tienen una base real, parece que la historia principal tiene mucho de autobiográfica. El personaje central, ella, Enriqueta, está inspirado en Laure de Berny, el primer amor del autor, que le protegió y animó con un afecto casi maternal. Curiosamente, después de leer la novela su destino y el de la protagonista tomaron el mismo rumbo.

Un clásico fenomenal, una novela llena de cualidades que está entre lo mejorcito de la narrativa delsiglo XIX, tan nutrido de obras maestras. Un libro inolvidable, de los que dejan huella, que ya se ha convertido en uno de mis favoritos.

http://www.panoramio.com/photo/44932093
 El  Castillo Saché (Panoramio © jacquemy)
      
Honoré de Balzac (Tours, 1799-1850), fue un novelista francés, figura destacada del realismo y de la novela clásica decimonónica. Trabajador infatigable, se pasaba el día bebiendo café, escribiendo, escapando de sus acreedores y atendiendo a sus innumerables amantes. 

Escribió una obra monumental, la «Comedia humana», todo un ciclo narrativo que iba a tener 137 novelas, que se quedaron en 87 y 7 novelas de propina no previstas. Su objetivo era describir exhaustivamente la sociedad francesa de su tiempo para, según su famosa frase, «hacerle la competencia al registro civil». 
    
Inició varios negocios y se arruinó también varias veces. Todo en su vida es disparatado y excesivo. Dentro de su producción, algo irregular, se encuentran verdaderas joyas, obras inimitables, tanto en forma de novelas como de relatos cortos. Balzac es un río enorme en el que se pueden pescar verdaderos tesoros.
    
Honoré de Balzac

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

lunes, 25 de mayo de 2015

Morfina - Mijaíl Bulgákov

   
Título: Morfina
Autor: Mijaíl Bulgákov 


Páginas: 174 

Editorial: Anagrama 

Precio: 7 euros

Año:2002

Bulgákov es uno de los grandes escritores rusos de este siglo y ya ha sido invitado a este blog varias veces. En esta ocasión nos acordamos de él para hablar de este volumen, publicado en 1926, integrado por ocho relatos basados en su experiencia como médico en un pequeño pueblo de la Rusia profunda, en la provincia de Smolensk.

Son un conjunto de historias llenas de anécdotas y una secuencia de partos, amputaciones, traqueotomías, casos de sífilis, fracasos... contados con un estilo ágil y elegante, con una notable capacidad de introspección psicológica, análisis de los personajes y una tendencia a ver cualquier situación desde un punto de vista ligeramente cómico. La acción se desarrolla siempre en un paisaje nevado y frío, majestuoso y a la vez hostil en el que todos tratan de sobrevivir como pueden.

Mención aparte merece el relato que da título al libro, «Morfina», un supuesto diario que describe en primera persona el infierno que puede llegar a sufrir un médico que se convierte en adicto a la morfina. Un texto impresionante sobre una realidad terrible que arranca con una frase muy buena que sirve como precursora de lo que viene detrás: «Desde hace tiempo, cualquier persona inteligente puede apreciar que la felicidad es como la salud, basta con tenerla para no percibirla»

Por aquel entonces, ese opiáceo era una droga muy utilizada como anéstesico y los médicos tenían relativamente fácil el conseguirla. Lo curioso es que el autor habla de algo que conocía muy bien y en primera persona porque, tomando morfina para los dolores que le causaban sus heridas de guerra, se hizo adicto a esa sustancia y no consiguió dejarla hasta 1919. 

Un estupendo libros de relatos, muy bien ejecutados, que vale la pena paladear y sirven además para conocer un mundo y una época de lo más interesante. Bulgákov es siempre un valor seguro, nunca defrauda.
      
Mijaíl Bulgákov (Kiev, 1891-1940) era hijo de un profesor de la Academia de Teología de Kiev y nieto de clérigos ortodoxos. Se alistó como conductor de ambulancias durante la Primera Guerra Mundial y fué herido dos veces de gravedad. Luego estudió Medicina y ejerció como médico rural, pero acabó por dejar la profesión para escribir.

Escritor de cierta fama, crítico inteligente y atrevido del sistema, sufrió presiones y persecución durante años. Escribió una carta a Stalin solicitando permiso para salir al extranjero; Stalin, que le admiraba, le llamó por teléfono para preguntarle para qué lo quería, pero se puso tan nervioso que no supo decir nada. Ese día perdió su oportunidad de salir de Unión Soviética.

Se casó tres veces y se pasó toda la vida intentando burlar la censura en su país, lo que hizo que su gran novela «El maestro y Margarita» no viese la luz hasta desués de su muerte. Falleció joven, a los cuarenta y nueve años, debido a un problema renal hereditario.

Mijaíl Bulgákov

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

domingo, 24 de mayo de 2015

No tengo, tengo vida - Nina Simone

Nina Simone

Creo que nadie puede negar que en el rock, en el pop y en la música en general sobreviven formas de poesía popular muy valiosas. Hoy traigo un ejemplo que me encanta, una de las canciones más emblemáticas de una de las grandes reinas del jazz, Nina Simone: su «Ain't Got No, I Got Life»:


Ain't Got No, I Got Life

I ain't got no home, ain't got no shoes
Ain't got no money, Ain't got no class
Ain't got no skirts, Ain't got no sweater
Ain't got no perfume Ain't got no bed
Ain't got no mind,

Ain't got no mother Ain't got no culture
Ain't got no friends, aint got no schoolin'
Ain't got no love, Ain't got no name
Ain't got no ticket, Ain't got no token
Ain't got no god

and what have i got?
why am i alive anyway?
yeah what have i got?
nobody can take away?...

Got my hair. Got my head
Got my brains, Got my ears
Got my eyes, Got my nose
Got my mouth, I got my smile

I got my tongue, Got my chin
Got my neck, Got my boobs
Got my heart, Got my soul
Got my back, I got my sex

I got my arms, got my hands, got my fingers,
got my legs, got my feet, got my toes,
got my liver, got my blood.

I've got life,
i've got my freedom
i've got life
I've got life
and I am gonna keep it
I've got life
and nobody's gonna take it away
I've got life!


No tengo, tengo vida 

No tengo casa, ni zapatos,
ni dinero, ni estilo,
ni faldas, ni jerseys.
No tengo perfume, ni cama.
No tengo cabeza.

No tengo madre, ni cultura.
No tengo amigos, ni escuela.
No tengo amor, ni nombre.
No tengo ticket, ni tengo pase.
No tengo Dios.

¿Qué es lo que tengo?
¿Por qué estoy viviendo entonces?
Sí, ¿qué es lo que tengo
que nadie me puede quitar?

Tengo mi pelo, mi cabeza,
mi cerebro y mis orejas.
Mis ojos y mi nariz,
mi boca y mi sonrisa.

Tengo mi lengua y mi barbilla,
mi cuello y mis tetas,
mi corazón y mi alma,
mi espalda y mi sexo.
Mis brazos, mis manos y mis dedos,
mis piernas, mis pies y mis dedos.
Mi hígado y mi sangre.

Tengo mi vida, tengo mi libertad.
Tengo mi vida
y la voy a mantener.
Tengo mi vida
y nadie me la va a quitar.
¡Tengo mi vida!


Aunque lo mejor es oir como la canta ella misma:



Eunice Kathleen Waymon (Tryon, 1933-2003), conocida como Nina Simone, es una de las más grandes cantantes de soul, blues y jazz que ha habido. La llamaban «la sacerdotisa del soul». Tomo su nombre artístico de cómo la llamaba su primer novio («niña», pronunciado por un angloparlante, suena «nina») y del nombre de Simone Signoret

Aprendió a tocar el piano a los cuatro años y cuando tenía  diez años, en su debut como concertista de piano clásico en la biblioteca de su Tryon natal, vió cómo sus padres eran obligados a ceder sus asientos en primera fila a unos blancos. Ese día descubrió el poder de una artista, cuando se negó a tocar hasta que su familia volviese a su sitio.

Eunice siguió estudiando, se hizo profesora particular de piano y alimentó su sueño de ser la primera concertista clásica de piano de raza negra. Depositó todas sus esperanzas en una beca para ir a estudiar a un prestigioso conservatorio de Filadelfia, pero fué inexplicablemente rechazada, el único motivo era el color de su piel. Aquel revés cambió radicalmente su vida, ya no le quedaba nada más que «aquella música del diablo», como decía su madre. Se hizo pianista de jazz y rebelde.

Comenzó a tocar y cantar en tugurios de Atlantic City y absorbió todo lo que pudo del blues, soul, jazz, rithm and blues y lo que fuera. Aprendió a improvisar. Dotada de un talento extraordinario, lo versionaba todo a su manera y deslumbraba. Hacía lo que quería y encandilaba al público.

Toda su vida estvo comprometida con los derechos civiles y la lucha por la igualdad con los blancos. Altanera, arrogante y difícil, podía empezar una actuación soltándole a los blancos: «No estoy aquí para entreteneros. Nunca seré vuestra payasa».
Fue la tarde en la que su padre y su madre fueron obligados a ceder sus asientos en primera fila a un grupo de espectadores blancos. Y también la tarde en la que Eunice descubrió su poder como artista, cuando se negó a comenzar su actuación hasta que su familia volviese a ocupar las localidades que les correspondían. - See more at: http://www.pikaramagazine.com/2015/04/nina-simone-no-estoy-aqui-para-entreteneros/#sthash.cRdif8Xp.dpuf
Fue la tarde en la que su padre y su madre fueron obligados a ceder sus asientos en primera fila a un grupo de espectadores blancos. Y también la tarde en la que Eunice descubrió su poder como artista, cuando se negó a comenzar su actuación hasta que su familia volviese a ocupar las localidades que les correspondían. - See more at: http://www.pikaramagazine.com/2015/04/nina-simone-no-estoy-aqui-para-entreteneros/#sthash.cRdif8Xp.dpuf
 
Se fué de los Estados Unidos en 1969, después del asesinato de Martin Luther King, harta de la segregación racial de los afroamericanos y perseguida por el fisco por negarse a pagar impuestos para no financiar la Guerra de Vietnam. Murió en París.

Nina Simone

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

sábado, 23 de mayo de 2015

Adolescencia y cultura en Samoa - Margaret Mead


Título: Adolescencia y cultura en Samoa
Autora: Margaret Mead

Páginas: 312
 
Editorial: Paidós

Precio: 21 euros

Año: 1990

A pesar del título, este libro no es más que una edición más del cásico de la Antropología titulado «Adolescencia, sexo y cultura en Samoa», un fascinante trabajo de campo, muy completo, de la sociedad samoana que realizó Mead con sólo 24 años y cuando todavía era sólo una estudiante universitaria.

Aún siendo su autora tan joven, el libro está escrito con una gran objetividad y una enorme capacidad de observación. La autora estudió una aldea de unas 600 personas centrándose en la vida de un grupo de 68 chicas entre 9 y 20 años. Su interés estaba en averigüar si los problemas de la adolescencia tienen un substrato biológico inevitable o si están más determinados por la cultura. El resultado fué que las costumbres sociales de los habitantes de esas islas en esos aspectos eran de lo más llamativas y sorprendentes. 

Por un lado, los niños no son criados por una pareja de figuras paterna y materna fuertes, sino que prácticamente son considerados hijos de toda la tribu y todos los adultos intervienen en su educación, conviven con ellos y se sienten responsables de ellos. Vamos, que los tienen a su cargo y su padres son prácticamente dos adultos más. Parece que uno de los efectos que eso tiene es que no surgen los complejos de Edipo y Electra, y la adolescencia de los samoanos no resulta una etapa tan conflictiva como en nuestra sociedad. Es una etapa más suave y sin tanta confusión y ansiedad.
 
Por otro lado, la sexualidad se vive de forma mucho más natural, hay una larga etapa de la vida en la que las jóvenes tienen relaciones sexuales bastante libres y luego son capaces de casarse, sentar la cabeza y tener hijos de forma satisfactoria y sin problemas.

Ambas revelaciones causaron un rechazo inmediato en buena parte de la sociedad estadounidense. Incluso, cinco años depués de la muerte de Mead, Derek Freeman (1906-2001) publicó un libro, basado en un viaje a la misma isla, en el que aseguraba que todo su trabajo era erróneo. Freeman fué muy criticado, primero por haber esperado al fallecimiento de Margaret para publicar sus trabajos, cuando no podían ser debatidos y además, por basarse en los testimonios de las mismas jóvenes samoanas, ya mayores y convertidas al catolicismo, que daban otra versión de su vida juvenil.

En cualquier caso, es un libro ameno e interesantísimo, que demuestra una vez más que un buen número de creencias y costumbres que nos parecen naturales, de sentido común  y la única manera sensata de abordar algunas aspectos de nuestra vida, se tratan de manera completamente diferente en otras culturas de manera satisfactoria.

Un clásico de la Antropología cultural que todo el mundo debería leer. Como se suele decir, imprescidible, sólo que en este caso, es muy cierto.

Margaret Mead (Filadelfia, 1901-1978), famosa antropóloga estadounidense, era hija de un profesor universitario y una activista social. Estudió en Barnard College (Nueva York) y se doctoró en Antropología en la Universidad de Columbia. Fué discípula de Ruth Benedict y se hizo famosa muy joven, con su trabajo de campo en la Polinesia.

Fué profesora de la Universidad de Columbia, durante la Segunda Guerra Mundial fué presidenta de un comité encargado de mejorar los hábitos alimenticios de los ninños de su país y su especialidad fué la educación infantil y la cultura.

Realizó varios trabajos de Antropología en las islas de la Melanesia buscando culturas en las que la mujer tuviese un papel dominante en la sociedad y encontró tres ejemplos de sociedad matriarcales, bastante pacifistas y equilibradas. Sus estudios fueron muy utilizados por movimientos de liberación de la mujer y levantaron una enorme polémica. Varios antropólogos varones trataron de refutarlos,al parecer sin mucho éxito.

Margaret Mead

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

viernes, 22 de mayo de 2015

El libro de las maravillas - Marco Polo


Título: Libro de las maravillas
Autor: Marco Polo

Páginas: 525
 
Editorial: Anaya

Precio: 17 euros

Año: 1983

Leí este libro allá por los años 60 en la versión simplificada que incluía una página de historieta por cada tres de texto publicada por la editorial Bruguera en su colección Historias Selección. Y me pareció un libro de aventuras fantásticas y muy divertidas, similar a «Los viajes de Gulliver» que encontré en la misma colección.

Hasta muchos años después no me paré a pensar que se trata en realidad de unas memorias escritas en la cárcel y al final de su vida por el protagonista, el comerciante veneciano Marco Polo, en las que cuenta las mil y aventuras que le sucedieron en un viaje por todo el continente asiático en el siglo XIII y durante más de 20 años.

Una obra que cuenta el viaje más maravilloso jamás contado. Un relato que acercaba todo un continente, enorme, exótico y misterioso, lleno de adelantos y novedades, de avances centíficos y técnicos, con un imperio poderoso y muy rico, a unos europeos en plena Edad Media, en crisis y escasos de recursos.

Es verdad que otros europeos habían viajado a China antes, pero ninguno había escrito un libro tan completo, ameno y sugerente, ni tampoco había estado vueltas por ellejano oriente durante 26 años. Polo cuenta sus aventuras con un toque de fantasía, que deja lugar a la controversia y a las discusiones sobre si hay partes inventadas o no, pero que también excita la imaginación del lector y deja que la fantasía vuele.

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Travels_of_Marco_Polo.png
El recorrido de ida (en rojo) y el de vuelta (en verde) del
 gran viaje de Marco Polo (CC-BY-SA 3.0 Shibo77)

El libro es una maravilla por el aliento épico con el que describe las batallas de los mogoles, por dibujar la fastuosidad y la riqueza de la corte de Kublai Kan, el gran emperador mogol que gobernó el mayor imperio contiguo que ha habido nunca. Incluye historias curiosísimas, como la del Viejo de la Montaña, presente en muchas leyendas, o la descripción de Xanadú, el fastuoso palacio de verano el Gran Kan. A la vuelta trajo noticias asombrosas, como la existencia de especias raras, como la pimienta y el jengibre,  o sobre el petróleo de Armenia, el carbón fósil del Catay y las piedras preciosas. Tambien trajo nuevas recetas para hacer helados, la pasta y la piñata.

Un libro fascinante que ha tenido un poder inspirador enorme durante siglos. Colón siempre llevaba un ejemplar con él, un tomo antiguo y desgastado que todavía se conserva, en el que pueden leerse sus notas manuscritas en los márgenes. Un relato maravilloso que descubrió Asia a los europeos y ayudo a que éstos descubriesen Amérca.

Una gozada de libro adecuado para todas las edades. Para los más pequeños hay versiones abreviadas que hacen énfasis en las aventuras y peripecias más entretenidas y para los lectores maduros hay ediciones muy completas. como la de la editorial ANAYA, muy bien ilustrada y arropada con notas y un prólogo.

Portada de la edición de 1965 en la colección Historias Selección

Marco Polo (Venecia, 1254-1324), hijo de comerciantes venecianos, acompañó a su padre y a su tío en 1271, cuando contaba tan sólo 17 años de edad, en un viaje en caravana hacia extremo oriente. Llegó a la corte del Gran Kan, al que le cayó en gracia porque le tuvo a su servicio unos veinte años, tres como gobernador de la ciudad china de Yangzhou.

Volvió al cabo de los años, en plena guerra entre Génova y Venecia. Fué hecho prisionero por los genoveses y en la cárcel tuvo tiempo para dictar su increíble viaje al escritor veneciano Rustichelo de Pisa. Después de ser liberado, llegó a ser un rico mercader, miembro del Gran Consejo de la República de Venecia.

Marco Polo, mosaico de Franceso Salviati (Palacio Tursi, Génova) delsiglo XVI

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

jueves, 21 de mayo de 2015

El mal del ímpetu - Iván Goncharov


Título: El mal del ímpetu
Autor: Iván Goncharov

 
Páginas: 109
 
Editorial: Minúscula
 
Precio: 12,50 euros
 
Año: 2009

Esta divertida novelita, publicada en 1838, es una de las primeras obras del gran Goncharov, otro escritor estupendo del inacabable filón ruso. Cuenta en clave de humor, el problema que aqueja a toda una familia, los Zúrov, por otro lado gente encantadora, el llamado «mal del ímpetu», que no os voy a contar en qué consiste para que leáis el libro. Baste saber que es una idea algo disparatada, cercana a los temas típicos del humor del absurdo, pero que sirve de excusa para que el autor despliegue todas sus habilidades.

Humor, caricatura, situaciones surrealistas, humor inverosímil y algo ridículo, en una historia única que haría las delicias de Buñuel, rematada con un personaje de chiste, un perezoso de campeonato que parece que se cansa hasta de respirar. Genial. 

El argumento gira alrededor de uno de los temas favoritos hasta la obsesión de este singular ruso, la oposición entre apatía y actividad desenfrenada, dos polos entre los que se adivina que se movía su existencia. No hay más que ver las fotos y grabados que nos han llegado de él, en las que aparece medio dormido y apagado. Una novela corta encantadora y suculenta de un gran autor soñoliento y muy dotado para las letras. Cuando no estaba dormido, claro.

 
Iván Goncharov, grabado de 1883

Iván Aleksandrov Goncharov (Simbirsk,1812-1891), novelista ruso,nació en una familia de acaudalados comerciantes. Huérfano de padre a los siete años y con una madre dedicada en cuerpo y alma al negocio familiar, estudió en varios internados de élite para los hijos de la nobleza.

Aprendió a dominar varios idiomas, inglés, francés y alemán. Estudió Filología en la Universidad de Moscú e ingresó en el cuerpo de funcionarios del estado, primero como traductor, luego icupando cargos cada vez más importantes, hasta llegar a ser Director General de Ediciones e Imprenta y finalmente, Censor General.

A finales de los años 30 comenzó a participar en la tertulia de la familia Máikov, lugar de reunión de poetas, escritores, editores, artistas y mecenas. Empezó a colaborar en sus publicaciones y varias revistas, publicando poemas y novelas cortas, como ésta. La fama le llegó con tres grandes novelas publicadas exactamente a un ritmo de una cada once años: «Una historia corriente» (1847), «Oblómov» (1858) y «El precipicio» (1869), que le consagraron como uno de los grandes clásicos rusos. Otro día hablaremos de ellas.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.