sábado, 22 de noviembre de 2014

Torpedo 1936: Integral - Enrique Sánchez Abulí y Jordi Bernet

 

Título: Torpedo 1936: Integral
Autores: Enrique Sánchez Abulí y Jordi Bernet

Páginas: 720

Editorial: Panini

Precio: 60 euros

Año de edición: 2014

Se acaba de publicar un volumen que recopila todo Torpedo 1936, los 14 álbumes que cuentan las aventuras y peripecias de este genial personaje, Luca Torelli, un siciliano que tiene que emigrar a Nueva York después de una vendetta. Allí se ve obligado a trabajar como asesino a sueldo, un torpedo en la jerga de la época, y desempeña  su saber hacer con una profesionalidad ejemplar. Suele estar rodeado de su compañero Rascal y de Susie, una bella mujer que habitualmente es más lista que él.

El personaje nació en 1982 en la revista de cómic de terror «Creepy», ideado por Enrique Sánchez Abulí y dibujado por Alex Toth, pero ya en el tercer volumen fué Jordi Bernet quien se encargó de la parte gráfica. El resultado es espléndido. Historias trepidantes y llenas de acción, inteligentes y mordaces, con un sentido del humor ciertamente ácido y algo sarcástico, marca de la casa, y cierta tendencia a mostrar la cara más oscura de sus personajes.

Curiosamente, el papel protagonista no lo tiene un antihéroe, sino directamente un peligroso delincuente y homicida, que sin embargo funciona muy bien. Un individuo muy duro, viril y masculino, con un humor negro muy particular, que se ve obligado a sobrevivir en una selva llena de trampas y peligros.

Los dibujos son espléndidos, Bernet domina el blanco y negro, cuando quiere puede ser afinado y realista, y más a menudo puede ser expresionista y rudo, un tipo sin escrúpulos que maneja el pincel seco con maestría. Mención aparte merecen las «chicas Bernet», damas bellas y sensuales que aparecen por doquier con su deslumbrante belleza.

Un cómic sensacional, al que no se le encuentran defectos, que hace disfrutar con el ingenio de las historias que cuenta, seco, directo y realmente negro, como debe ser. Una obra maestra.

Enrigue Sánchez Abulí
       
Enrique Sánchez Abulí (Palau-del-Vidre, 1945), nacido en Francia de padre español exiliado y madre francesa, es uno de los guionistas de cómics más importantes de la actualidad. Aprendió el oficio de su padre, Enrique Sánchez Pascual, novelista, poeta, dramaturgo y guionista de «Hazañas bélicas».

Se inició trabajando en esa misma serie, «Hazañas bélicas», y pronto destacó como traductor de historietas desde varios idiomas al español. Autor muy prolífico, ha escrito novela, teatro y ha colaborado con un buen número de dibujantes de primera fila de varios países. Tiene una espléndida página personal.

Jordi Bernet 
       
Jordi Bernet (Barcelona, 1944) apredió el oficio de su padre, Miguel Bernet, y de dos tíos suyos. Su padre murió cuando él tenía 15 años y tuvo que comenzar a dibujar rápidamente, menos mal que su progenitor le dejó en herencia Doña Urraca, una curioso personaje del tebeo «Pulgarcito». Me acuerdo de haber leído de niño las historietas de tan curioso personaje, una vieja agria y de mal genio que disfrutaba con la desgracia ajena ¡Quién me iba a decir que Torpedo era hijo de Doña Urraca y «Hazañas bélicas»! Aunque pensándolo bien, le pega bastante.

 

Comenzó a trabajar para el mercado francés, el inglés y el alemán, ha dibujado todo tipo de personajes, ganado premios y cosechado éxitos. Es uno de los grandes, especialista en el blanco y negro. Ahora sigue dibujando las aventuras de un antihéroe en el lejano oeste: Jonah Hex.

 
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

viernes, 21 de noviembre de 2014

El filo de la navaja - Somerset Maugham


Título: El filo de la navaja 
Autor: Somerset Maugham
 
Páginas: 192 
 
Editorial: Debolsillo
 
Precio: 8,95 euros 
 
Año de edición: 2010

Siguiendo con nuestra labor de recuperación de grandes superventas del siglo pasado con valores literarios, traemos hoy aquí «El filo de la navaja», publicado en 1944, una novela estupenda cuyo título está tomado de una cita de los Katha upanishad «El camino de la salvación es tan difícil de recorrer como el filo de una navaja».

Esta obra contiene muchos elementos autobiográficos y cuenta la historia de un veterano de la Primera Guerra Mundial, completamente desencantado por la guerra, que rechaza el futuro plácido y prometedor que le espera y se va de viaje a la India en busca de la verdad. La experiencia de esta especie de antecedente de hippy tuvo un impacto considerable, entre otras cosas porque la fecha de su publicación coincidió con el final de la Segunda Guerra Mundial y los temas que trataba estaban de actualidad.

Maugham aparece en el libro como un personaje más, que conoce al protagonista y cuenta lo que pasa desde su punto de vista. Ese artificio dota a la narración de un halo de verosimilitud muy conseguido y hace que parezca más real, más natural porque carece de explicaciones y largos diálogos; más bien lo que pasa dentro de los personajes se insinua a partir de sus actos y de los diálogos que mantienen. 

Ese estilo indirecto se presta muy bien al desarrollo del tema central del libro: la aventura de alguien que se replantea toda su vida, quién es, de dónde viene y adónde va, que echa a andar sobre el filo de la navaja y se plantea el viejo dilema: ser o no ser. Por otro lado, se nota que el autor es un escritor hecho y derecho, con mucho oficio y una redacción depurada, no muy llamativa, pero bien engrasada, eficiente y bella.

Hay al menos dos películas basadas en esta novela, la estupenda versión de 1946 dirigida por Edmund Goulding y protagonizada por Tyrone Power y Gene Tierney, que están espléndidos, y la de 1984, dirigida por John Byrum, con Bill Murray y Theresa Russell, que la verdad, no he visto.

 
Tyrone Power y Gene Tierney

Un libro muy interesante, lleno de matices y rico en sugerencias, un superventas del siglo pasado, un libro potente y seductor que atrapa al lector, moderno, con un estilo elegante e indirecto que hará las delicias de los grandes lectores. Muy recomendable.

William Somerset Maugham (París, 1874-1965) fué un escritor británico, médico, espía y tartamudo, considerado el mejor pagado del mundo en los años 30 del siglo pasado. Hoy está sumido en un olvido que me parece injusto y varios de sus libros son casi inencontrables en España.

Se puede decir que de alguna manera fué hijo de una enfermedad, porque su madre era tuberculosa y entonces se recomendaba a esas enfermas tener hijos como alivio a su dolencia. El método no surtió efecto y su madre murió cuando él tenía seis años. El pequeño William se quedó tan traumatizado que conservaría toda su vida una foto de su madre en la mesilla de noche.

Es otro caso de médico que llega a escritor de éxito, situación que se dió bastante en el siglo XX. Siendo estudiante, adquirió la costumbre de escribir sus experiencias en un diario, costumbre que luego se transformó en anotar borradores de historias y luego novelas completas. A los pocos años comenzó a publicar novelas de cierto éxito y en 1915 dió la campanada con la undécima que publicó: «Servidumbre humana».

Escribió más de cien relatos, veintiuna novelas y unos cuantos libros variados, obras de teatro, biografía, libros de viajes...A mí me parece un excelente escritor, de los que va adquiriendo experiencia a lo largo de su vida y la utiliza como material en sus libros.

Somerset Maugham

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Cuentos franceses - Varios autores

       
Título: Cuentos franceses 
Autores: Varios autores 

Páginas: 192 

Editorial: Gadir 

Precio: 11 euros 

Año de edición: 2014

La literatura francesa es una de las más amplias, está llena de autores de primera fila y si se continua explorando las categorías inferiores, parece casi inacabable. Hay muchos escritores franceses interesantes y para un español, un autor mediterráneo resulta casi siempre bastante cercano.

Aquí tenemos un libro de nueve relatos franceses muy entretenidos, que hay que agradecer a la editorial Gadir que sigue con la espléndida serie de antologías de cuentos de autores de un mismo país y época que ultimamente está publicando. Es una gran idea y nos brinda la oportunidad de tener una panorámica de un puñado de escritores pertenecientes a una misma tradición cultural. Ya hemos disfrutado de «Cuentos portugueses», «Cuentos italianos» y «Cuentos del Renacimiento italiano».

Ahora le toca a los autores del siglo XIX del país vecino y la selección de firmas es impresionante:

- «El arca y el fantasma» de Stendhal, es una aventura apasionada y romántica en la que se da una curiosa imagen de los españoles, en mi opinión no demasiado buena. Es divertido leerla y ver que la tradicional simpatía entre gabachos y españoles es mutua.

- Se incluyen cuatro leyendas del Rhin de Víctor Hugo, cuatro pequeñas joyas de texto pulido que demuestran porqué Hugo es un clásico.

- «Tamango» de Prosper Mérimée, es un relato corto sobre un esclavo que lucha por su libertad, un tema típico del Romanticismo que ya hemos reseñado aquí

- «Bibliomanía» de Flaubert es un relato tremendo sobre un bibliófilo español, que describe hasta qué punto puede llegar la afición a los libros. Además, resulta inquietante saber que está basado en un suceso real.

- «La jornada de un periodista americano en 2889» de Julio Verne es un relato delicioso, lleno de humor, ironía y ligereza. Es impresionante ver los aciertos y también los fallos de este francés encantador cuando trata de adivinar el futuro: aparecen el fax, las metrópolis de ¡diez millones de habitantes!, Skipe, los agregadores de noticias, el culto al cuerpo y un gimnasio en cada esquina, la televisión, las armas bacteriológicas, el imperialismo estadounidense, los repartidores de comida a domicilio y unos cuantos avances más.

- «El paraíso de los gatos» de Zola, ese autor que parece que nació siendo ya un hombre con experiencia de la vida, es una exquisita fábula sobre el dilema entre la existencia cómoda y aburrida de los burgueses y la peligrosa vida de los aventureros, llena de emociones.

Una antología de autores franceses de primerísima categoría, con cuentos muy bien seleccionados, que muestra una buena panorámica y resumen de la cultura de los galos, con los que compartimos algunos rasgos de carácter y muchas cosas más. Resulta especialmente interesante para nosotros por la aparición de personajes y caracteres españoles; nunca está de más mirarse en el espejo de nuestros vecinos. Un libro muy recomendable para los amantes del género corto, que hará disfrutar a todo tipo de lectores. 

  De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Stendhal, Víctor Hugo, Merimée, Flaubert, Julio Verne y Zola 

Henri Beyle (Grenoble, 1783-1842), universalmente conocido como Stendhal, era hijo de un abogado que cayó en desgracia durante la Revolución francesa. Lector precoz y voraz, a los once años se leyó «El Quijote» y era tan brillante en Matemáticas que estuvo a punto de ingresar en la Escuela de Ingenieros. Una enfermedad se lo impidió, por suerte para nosotros. Fué un gran escritor realista. Para él, la novela era un espejo que se paseaba por un camino reflejando, lo que pasaba.

Víctor Hugo (Besanzón, 1802-1885), escritor clásico y autor de superventas inolvidables, fué además un intelectual y un político comprometido. Era hijo de un general, también muy dotado para las Matemáticas y completamente autodidacta como escritor. Fué un gran poeta, un excelente dramaturgo y un novelista imprecindible. Creo que vale la pena tambien leer sus discursos parlamentarios.


Prosper Mérimée (París, 1803-1880), arqueólogo, historiador, traductor y escritor, es uno de los más destacados autores románticos. Su novela «Carmen» ha dado lugar a una famosa ópera y a un arquetipo de mujer española. Estudió Derecho y sabía griego, árabe, inglés y ruso. traductor. VIajó mucho por España, tuvo aquí gandes amigos y varias amantes. Tanto hablaba de nuestro país que su amigo Lhardy abrió uno de los restaurantes más famosos de Madrid, cerca de la Puerta del Sol.

Gustave Flaubert (Ruan, 1821-1880), provinciano, tímido y epiléptico, pasaba por vago en el colegio, mientras escribía novelas en su casa a la tierna edad de once años. Hijo del cirujano jefe del hospital de Ruan y poseedor de una buena renta, se pasaba años soñando despierto en su casa del pueblo. Escribió alguna novela, hasta que en 1851 comenzó a escribir Madame Bovary. Tardó dos años y ocho meses, y es una de las mejores novelas que se han escrito. 

Jules Gabriel Verne (Nantes, 1928-1905), uno de los escritores favoritos de todo lector adolescente que se precie, era hijo de un abogado muy bien situado. Fué uno de los iniciadores de la ciencia-ficción y su capacidad para anticipar inventos era asombrosa. Aficionado a la cocaína, escribía bajo sus efectos, describiendo paisajes asombrosos que nunca había visitado y transmitiendo una energía y un entusiasmo considerables.

Émile Zola (París, 1840-1902), fundador del naturalismo, era hijo de un ingeniero italiano y una francesa. Pronto murió su padre y como suspendía en el colegio sistematicamente, se puso a trabajar para llevar un sueldo a casa. Fué compañero de clase y amigo del pintor Paul Cézanne. Escribía novelas para mostrar cómo la raza, la herencia y el medio ambiente condicionaban al individuo. Se implicó en el caso Dreyfus, militar francés y judío acusado falsamente de espía, escribió su famoso panfleto «Yo acuso» y tuvo que huir a Londres.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

El enamorado de la Osa Mayor - Segiusz Piasecki


Título: El enamorado de la Osa Mayor
Autor: Sergiusz Piasecki
 
Páginas: 504

Editorial: Acantilado
 
Precio: 26 euros
 
Año de edición: 2006

Esta novela, en buena parte autobiográfica, cuenta la historia de un contrabandista, un chico de veinte años que recorre la frontera ruso-polaca con una mochila cargada con 50 kg de mencancía. Resulta que es especialmente sensible a la belleza de la naturaleza y se orienta por la noche gracias a la Osa Mayor, esas siete estrellas que son las primeras que todos aprendemos a reconocer en el cielo.

Se trata de un libro de frontera, de un grupo de delincuentes que viven entre dos países, entre dos morales y entre dos mundos, siempre cruzando límites. Entre ellos, el protagonista se siente profundamente solo y cuando vuelve a casa sólo puede confiar en su pistola y en la Osa Mayor. Miedo, valentía, riesgo, bellos paisajes y libertad, la vida dura de los contrabandistas.

Y también es una novela de acción, en la que no dejan de pasar cosas: gente que caza liebres con rapé y osos con engrudo; contrabandistas que cruzan Centroeuropa de Minsk a Rakov; un compañero apodado el Ruiseñor que emociona a todo el que le oye cantar; espíás que se hacen pasar por locos cuando los detienen...y un sinfín de aventuras a cual más disparatada, pero que sospechamos que son ciertas y ocurrieron alguna vez.

Además, este libro tiene un toque lírico, emocionante; es una especie de diario de un chico sensible que disfruta de la naturaleza mientras se juega la vida. Un protagonista que es un delincuente y a pesar de eso, nos cae bien y nos identificamos con él sin ningún problema.

Un libro muy bien escrito, que se lee a toda velocidad, aparentemente sencillo y a la vez profundo, con muchos temas eternos, de lo que han preocupado al ser humano hace siglos, agazapados entre sus hojas, para saltar encima de nosotros y obsesionarnos. Una novela de aventuras que ofrece mucho más de lo que se imagina uno antes de empezarlo, y que ha hecho las delicias de varias generaciones de lectores. Muy recomendable.

Portada de la edición en la colección Reno

Sergiusz Piasecki (Lyakhavichy, 1901-1964), escritor polaco, contrabandista, bandolero y espía soviético, fué capturado por las autoridades polacas, juzgado y condenado a muerte. Le conmutaron la pena por quince años de prisión y en la cárcel, sin tener ninguna experiencia ni haber escrito antes, escribió esta novela basada en su vida y vivencias.

El libro tuvo mucho éxito y se empezaron a hacer peticiones solicitando su liberación hasta que el presidente de Ignacy Mościcki le indultó en 1937. A partir de ahí, se le pierde la pista. Se dice que durante la ocupación alemana de Polonia luchó en la resistencia y que después de unos años de clandestinidad huyó a Londres.
  
Segiusz Piasecki
  
Publicadopor Antonio F. Rodríguez.

martes, 18 de noviembre de 2014

Quaresma, descifrador

 

Título: Quaresma, descifrador 
Autor: Fernando Pessoa 

Páginas: 531 

Editorial: Acantilado 

Precio: 29 euros 

Año de edición: 2014

Una de las aficiones del inefable Pessoa era leer novelas policiacas. Le encantaba pasar horas enteras enfrascado en un libro de Conan Doyle o Arthur Morrison. Afortunadamente, no se limitó a leer, sino que  finalmente se animó, cogió la pluma y se puso a escribir historias detectivescas.

Estamos de suerte, porque el pasado verano ha salido de la imprenta este volumen que reúne todas las novelas y relatos policiacos de este maravilloso escritor portuguès. Son trece textos, de longitud muy variable, que continúan la tradición de los mejores autores de novela policiaca, protagonizados por un personaje curiosísimo: un médico sin hospital, que no se sabe de qué vive, razonador infalible que aplica la lógica mas pura y racional para resolver los casos y lo hace por puro entretenimiento, como el que resuelve crucigramas o jeroglíficos. 

Pessoa era tan meticuloso y a la vez dubitativo que recuperar el texto definitivo de estos relatos parece ser que ha sido una pesquisa digna también del mejor de los detectives, entre hojas manuscritas, notas aparte, diferentes versiones, cambios y correcciones, escritas con una caligrafía difícil de descifrar.

Se nota que algunos cuentos están inacabados, y otros dejan al lector perplejo, pensando si realmente el caso está sin resolver o si en el texto que acaba de leer ya se ha sugerido o dicho de alguna manera quién es el asesino. Así que se puede jugar a ser detective y adivinar, o mejor aún imaginar, la solución de algunos casos.

En el primer cuento, el más largo con diferencia, Pessoa se disfraza de Poe y nos ofrece una larga disertación en la que el Doctor Quaresma nos explica sus métodos y hasta su visión de la tarea detectivesca. Resulta interesantísimo. En las otras doce piezas, se disfraza de autor anglosajón decimonónico, objetivo y de una prosa fluida, exquisita, y desgrana otros tantos casos que pueden muy bien servir como ejemplo y canon del género. 

Un libro curiosísimo, escrito por uno de los autores con más talento que ha habido, que se completa con un buen prólogo y abundantes notas sobre alternativas de los originales, que hará las delicias de los aficionados a las historias de detectives. 

FernandoPessoa (Lisboa, 1888-1935), ese escritor triste que parece un personaje de Tintín, es uno de mis autores favoritos. Poeta genial, escritor de talento, ya le hemos dedicado alguna entrada que otra en este blog.

Inteligente y ameno, siempre se salía de lo previsto. Un escritor realmente brillante, que lo primero que hizo fué escribir sonetos de Shakespeare que los estudiosos no eran capaces de distinguir de los originales escritos por el bardo inglés. Era un caso increíble: un portugués que escribía como el mejor clásico inglés,

Luego comenzó a crear heterónimos, pseudónimos para los que inventaba una personalidad, una biografía, un estilo y una manera de ver el mundo. Y lo hacía tan bien, que puede decirse que él solo dio vida a toda una generación de poetas. Llegó a crear hasta 72 de esos personajes.

Murió joven a los 47 años, de un cálculo biliar que se le complicó una cirrosis generada por su costumbre de vivir a diario y es que confesaba ser fiel adicto al aguardiente Águila real. Dejó escrito palabras maravillosas, por ejemplo: 

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que llega a fingir que es dolor
el dolor que de veras siente.


 
Fernando Pessoa 

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

lunes, 17 de noviembre de 2014

El mago de las estrellas - Ben Okri


Título: El mago de las estrellas
Autor: Ben Okri

Páginas: 503
 
Editorial: La otra orilla

Precio: 23 euros

Año de edición: 2007

Escrito en el año 2007, este libro tiene el mérito de recoger la tradición africana, oral y fabuladora, de contar cuentos e inventar historias amenas, para producir una colección de relatos propios, originales en los argumentos, pero empapados de las formas tradicionales de contar cosas e hilvanados en una historia general común..

La trama general es muy sencilla, se basa en la preparación de un príncipe para que un día pueda llegar a ser un rey digno y con autoridad, pero lo realmente atractivo es cómo se cuentas innumerables peripecias, pequeñas historias, una por capítulo hasta completar la friolera de doscientos, que pueden leerse de manera independiente, como cuentos sueltos, o como una de esas hstorias largas que nos presentan en su desarrollo mil detalles y anécdotas interesantes.

Son cuentos mágicos, llenos de símbolos, metáforas y fábulas, escritos con un sentido poético muy especial. Las frases son cortas, a veces muy cortas, y está escrito con el lenguaje típico de los cuentos tradicionales africanos. Rompe el desarrollo lineal de una narración convencional, porque continuamente anticipa qué va a pasar veinte o treinta capítulos más adelante y luego lleva al lector hasta allí, capítulo a capítulo. Se lee muy comodamente y resulta sorprendente en cada página.

Es también, entre otras muchas cosas, una historia de amor entre dos jóvenes que tienen que superar multitud de dificultades. Un libro muy original, cargado de creatividad e imaginación, con un toque mágico, una visión del mundo muy particular (basada en una realidad que hace pensar más que en realismo mágico, en magia coidiana) y muchos mensajes que transmitir.

Una obra estupenda, muy africana, original y creativa. Un banquete para la limaginación, que también necesita que la alimentemos, y una pequeña visita a la cultura oral africana, sus mitos y sus ideas. 

Ben Okri (Minna, 1959) es un escritor y poeta nigeriano. De padre urhobo y madre igbo, emigró con su familia a Inglaterra y allí transcurrió pasó su primera infancia. Cuando tenía 6 años, su familia regresó a Nigeria y se instaló en Lagos. Luego vino la Guerra Civil de Nigeria (1967-1970), a pasar de lo cual pudo estudiar Literatura comparada en la Universidad de Essex
       
Después comenzó a escribir y a ganar premios, como el Premio Booke,  el Commonwealth Writers Prize para África y el Aga Khan Prize de ficción. Es uno de los grandes escritores africanos de la actualidad.

Ben Okri
  
Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

domingo, 16 de noviembre de 2014

Como una novela - Daniel Pennac


Título: Como una novela 
Autor: Daniel Pennac

Páginas: 176

Editorial: Anagrama

Precio: 12,90 euros

Año de edición: 1993 (15ª edición) 

¿Cómo conseguir fomentar la lectura de manera más eficaz entre los jóvenes?¿Lo estamos haciendo bien? Estas dos preguntas son las que se plantea el autor, novelista de éxito en Francia y profesor de Instituto, en este interesante ensayo, que respira amor por los libros y la lectura por los cuatro costados. 

Pennac nos habla con conocimiento de causa y nos cuenta aquí algunas de las estratagemas que ha aplicado en clase: hacer una competición para elegir entre todos la mejor primera frase de una novela («Llamadme Ismael», el inicio de Moby Dick me ha parecido siempre genial), leerles a los chicos un capítulo de un libro cada día (en unas ocho clases de una hora da tiempo a leer un libro de tamaño normal) y otros trucos para conseguir el objetico perseguido: que los chavales (y las chavalas) se acostumbren a leer, contagiarles el virus y el vicio de la lectura.

Tiene razón este autor francés cuando afirma que, normalmente, los métodos educativos empleados en los sistemas de educación habituales no son los más adecuados y suelen causar el efecto contrario al que se pretende. Empezar con los clásicos, bastante pesados, todo hay que decirlo, y obligar a leerlos en plena adolescencia es casi siempre contraproducente. Seguramente se hace pensando más en lo que le gustaría más al profesor (releer El Quijote, a Lope o Calderón) que en los gustos de los alumnos. Pero está claro que leer a la fuerza a Góngora o a Quevedo durante la adolescencia, puede despertar una profunda aversión por las letras.

Es una pena, porque hay libros divertidísimos y apasionantes que cualquiera puede disfrutar a tierna edad. Una vez hice una lista de lecturas juveniles de iniciación para la hija de once años de una amiga y no he tardado mucho en recuperarla: Richmal Crompton (las aventuras de Guillermo), Enid Blyton (los libros de los cinco), Julio Verne, Emilio Salgari, Roald Dahl (por ejemplo «Las brujas» y «Matilda»), Robert L. StevensonLa isla deltesoro»), Howard PyleRobin Hood»), H.Rider HaggardLas minas del Rey Salomón»), Daniel Defoe («Robinsón Crusoe»), Jonathan SwiftLos viajes de Gulliver»), Rudyard KiplingEl libro de laselva»), Mark TwainLas aventuras de Tom Sawyer»)… en fin, los clásicos de aventuras no suelen fallar.

Tambien hay autores españoles muy recomendables, como Martín Casariego, Bernardo AtxagaMemorias de una vaca») o la serie del detective Flanagan (Andreu Martín y Jaume Ribera). Otra fuente estupenda de buenas lecturas era la colección Historias selección de Bruguera, con aquellos libros que alternaban las historietas y el texto. Y no están nada mal los libros sobre las aventuras de Kamo, también de Pennac. 

Hay muchos libros muy apropiados para empezar a leer desde la más tierna infancia. En esta entrada podéis ver algunos de mis favoritos ¿cuáles son los vuestros? 

Los trucos de toda la vida también suelen funcionar: usar los tebeos como paso previo (¿a qué crío no les gusta Tintín o Astéríx y Obélix?), leer un cuento por la noche o lo que hacía mi padre, todavía dudo si lo hacía con intención o no: decirme que algunos libros no eran para niños pequeños y colocarlos en el estante más alto para que no los alcanzara. Evidentemente, eran los primeros que yo leía.

Hay muchas maneras de iniciar a los chicos en el maravilloso mundo de los libros y esta obra nos presenta algunas estratagemas bastante eficaces y desde luego, desaconseja leer por obligación.

Completa el libro una declaración de los derechos fundamentales del lector, que se resumen a uno sólo: el derecho a ser libre y hacer lo que le parezca:
 
1) El derecho de no leer un libro
2) El derecho de saltar páginas
3) El derecho de no terminar un libro
4) El derecho de releer
5) El derecho de leer lo que sea
6) El derecho al Bovaryismo (enfermedad textual transmisible)
7) El derecho de leer donde sea
8) El derecho de buscar libros, abrirlos en donde sea y leer un pedazo
9) El derecho de leer en voz alta
10) El derecho de callarse 

Es un libro muy ameno, que se lee muy bien y que en seguida crea una complicidad especial con el lector, sobre todo si es un buen devorador de libros. Muy apropiado para ratones de biblioteca, para padres y profesores. 

Daniel Pennac (Casablanca, 1944) es un escirtor francés que parece conocer las claves del éxito. Nació en una familia militar y vivió en Marruecos, en el sudeste asiático y en Niza. Allí estudio Literatura y comenzó a dedicarse a la enseñanza.

Ha escrito libros para niños, literatura juvenil y una serie de novelas de género negro alrededor de la familia Malaussène, como «El hada carabina», que se han converttido en superventas en Francia

Daniel Pennac

Publicado por Antonio F. Rodríguez.