jueves, 24 de noviembre de 2016

Senderos de gloria - Humphrey Cobb


Título: Senderos de gloria
Autor: Humphrey Cobb
 

Páginas: 312
 

Editorial: Capitán Swing

Precio: 18 euros 
 
Año de edición: 2014

Hace tiempo leí este libro y me impresionó profundamente por el implacable alegato que construye contra el militarismo y las guerras.
  
Todo empezó en 1934, cuando Humphrey Cobb, un escritor casi desconocido, leyó en la prensa una noticia titulada así: «Los franceses absuelven a cinco fusilados por amotinamiento en 1915. Dos de sus viudas reciben una indemnización de un franco cada una». El caso le picó la curiosidad, investigó y encontró que nunca había habido tal amotinamiento. Simplemente, después del fracaso de las tropas francesas al intentar tomar la colina de Souain, el general Réveilhac ordenó sorprendentemente fusilar a cinco cabos elegidos al azar para «dar ejemplo a la tropa».

Partiendo de esa historia, Cobb recuperó la memoria de sus experiencias en la batalla de Amiens y plasmó en estas páginas lo terrible de la guerra, lo absurdo del militarismo, la terrible máquina de matar que se pone en marcha en cada batalla, la pesadilla de la guerra de trincheras, el trago de ver la facilidad con la que personas afables se transforman en ratas asustadas capaces de cualquier cosa... en fin, el horror.

Todo ello hace de este libro una novela de culto, uno de los pocos títulos, junto a «Territorio comanche» y alguno más, que cuenta de verdad qué es y cómo es una guerra. Una novela tremenda, sobrecogedora e inolvidable, que se clava en la memoria del lector para siempre.

Una novela profunda, muy recomendable, imprescindible para todo aquel que tenga interés en los temas bélicos, a menudo eclipsada injustamente por la película homónima que dirigió Stanley Kubrik en 1957, una cinta muy buena, con un guión en el que colaboró Jim Thompson

Si te ha gustado la película, no lo dudes: lee el libro y tendrás la suerte de tener a Kirk Douglas, que por cierto, dentro de poco (el 9 de diciembre) cumplirá 100 años, como protagonista. Y si la has visto, la receta que recomiendo es la de siempre: primero, ver la película, luego dejar pasar al menos un par de semanas ydespués, leer el libro.

Fotograma de «Senderos de gloria» de Stanley  Kubrik (1957)

Humphrey Cobb (Siena, Italia, 1989-1944) fué un escritor y guionista estadounidense. Hijo de una médica y un artista, paso su infancia en un internado inglés y su adolescencia en uno estadounidense, del que acabaron expulsándole. Nunca llegó a graduarse y se alistó en el ejército canadienes con 17 años. Allí fué gaseado, herido y vivió experiencias terribles que arruinaron su vida y enriquecieron sus novelas.

Luego trabajó para la marina mercante y como agente secreto de la OSS, que luego se convertiría en la CIA. Se hizo realmente famoso con esta novela, «Senderos de gloria» (1935), también publicó «Todos eran valientes» (1938), una novela notable y firmó el guión de la película «San Quintín» (1937), protagonizada por Humphrey Bogart.
 
Humphrey Cobb

Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada