miércoles, 18 de marzo de 2015

La tierra convulsa - Ramiro Pinilla


Título: La tierra convulsa
Autor: Ramiro Pinilla

Páginas: 752

Editorial: Tusquets

Precio: 23 euros 

Año de edición: 2004 (6ª edición) 

«La tierra convulsa» es la primera parte de la trilogía «Valles verdes, colinas rojas» de Ramiro Pinilla (Bilbao, 1923 - Baracaldo, 2014). Es uno de los iconos del sentimiento vasco hecho literatura y representa el simbolismo vascón sin ningún tapujo ni reparo.
       
Un club de lectura en internet hizo que me animase a leer la que considero una de las obras cumbres de la literatura española en lo que va de siglo. Hacía tiempo que le tenía ganas al inicio de esta trilogía, y la reciente defunción de Ramiro Pinilla inclinó la balanza de mis lecturas pendientes hacia ella. 
       
La conocí cuando me la compararon con la tetralogía de la Guerra Civil de Gironella y la trilogía de Arturo Barea. Sin embargo, «Valles verdes, colinas rojas» parece más un «Cien años de soledad» a la española y convertido en saga. 
          
El inicio de la novela está ambientado a finales del siglo XIX y con ello, aunque pueda resultar sorprendente, el autor consigue remontarse a lo que podría ser el origen del pueblo vasco tal y como se entiende ahora, o al menos ese es el planteamiento que Ramiro Pinilla nos quiere hacer de su cultura. Una cultura que ha permanecido inalterada desde el principio de la creación, y sólo fue desvirtuada en el momento de la llegada de la minería, la industria y los grandes capitales. 
         
Es curioso, a colación de los parecidos antes citados, que el autor comience la novela usando como narrador a un niño, igual que hizo Arturo Barea, con todo lo que eso supone de original punto de vista, en este caso, con el aliciente añadido de adentrarse en la psicología del chico.

Las palabras «aita» y «ama» vendrán acompañadas de los complejos de Electra y Edipo  en la niñez, y pasada esta primera etapa de la vida, el comportamiento vasco, a ojos de Pinilla, queda de nuevo encasillado en una psicología definida. Un sinfín de leyendas vascas y conductas ancestrales, como la capacidad innata de resolver todo a base de apuestas, concretan el primitivismo del pensamiento vascón. 
      
Esta novela es el prometedor inicio de una trilogía que permite conocer una de nuestras culturas más singulares, una cultura con la que convivimos y que no se ha resignado nunca a perder sus señas de identidad ni a pasar desapercibida.

 Ramiro Pinilla

Publicado por Jesús Rojas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada