jueves, 27 de junio de 2013

La forja de un rebelde (II): La ruta - Arturo Barea


Título: La forja de un rebelde  (II). La ruta
Autor: Arturo Barea 

Páginas: 432 

Editorial: Debolsillo

Precio: 7,95 euros 


Año de edición: 2006 

«La forja de un rebelde (II): La ruta» es una novela de guerra, segunda parte de la trilogía autobiográfica del escritor Arturo Barea (Badajoz, 1897-1957). Este volumen, junto con el anterior y el siguiente, fué incluido por el diario El Mundo en su lista de las 100 mejores novelas escritas en castellano en el siglo XX. 

«La ruta» es, de las tres partes, la entrega en la que abundan más referencias históricas; importante aliciente para los amantes del género. Tiene también una narrativa más amena y entretenida que los otros dos tomos, incluso de mayor calidad, erradicando las páginas tediosas y las oraciones descriptivas que no conducían a ninguna parte, abundantes en el inicio de la trilogía.

Como un severo escrutinio de esos fragmentos de nuestra vida que dicen que se nos aparecen a semejanza de película en situaciones límite, justo antes de dormir y al borde de la expiración, nos presenta este autor su vida por escrito. Es llamativo el lujo de detalles con el que narra cada recuerdo, como si hubiese sucedido hace sólo un instante. Barea hace gala de una capacidad sólo al alcance de los dotados de una excelente memoria.

Esta segunda parte de su trilogía, está dedicada casi por completo a su vida castrense. Entre el Arturo, inocente niño, de su primera novela, y el resignado abonado al «¡no es esto, no es esto!» de Ortega y Gasset que padeció la Guerra Civil Española, existió un joven sargento del cuerpo de ingenieros destinado en el Rif (Marruecos) en plena guerra de España con el protectorado.

Parte del reinado de Alfonso XIII, visto desde África, permite a Arturo Barea, muy a su pesar, ser testigo del Desastre de Melilla, acontecimiento poco conocido de nuestra historia, camuflado por la mayor debacle española en un conflicto internacional en el siglo XX: el Desastre de Annual (también narrado en este libro). Por otro lado, estando en nuestro país, también relata una curiosa conversación que mantuvo en un encuentro fortuito, con el dictador Primo de Rivera durante sus años de gobierno.

A pesar de poder parecer una crónica subjetiva por el hecho de haber tomado parte el narrador en uno de los bandos de la contienda, Barea consigue escribir un libro imparcial, haciendo incluso una severa crítica de su propia causa, y convirtiendo así a «La ruta» en una excelente novela para sumergirse en los «felices» años veinte españoles.

 
Arturo Barea

Publicado por Jesús Rojas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada