miércoles, 13 de abril de 2016

El pensador intruso - Jorge Wagensberg


Título: El pensador intruso
Autor: Jorge Wagensberg
 
Páginas: 320
 
Editorial: Tusquets


Precio: 8.95 euros
 
Año de edición: 2015

Este interesante ensayo trata con valentía un tema realmente difícil y escurridizo, al que casi nadie se atreve a hincarle el diente: la multidisciplinariedad. Como dice Wagensberg «El espíritu de la frontera invita a revolotear en torno a un tema antes de profundizar en él»

Ya se sabe que el ser humano divide el conocimiento en compartimentos estancos, que solemos llamar disciplinas, cuando a menudo lo más interesante y fecundo está precisamente en mezclarlas, hacer analogías y saltarse todas las clasificaciones. Eso es precisamente lo que hace el físico catalán de manera inteligente e inspiradora, en un ensayo que bien se podría haber titulado «Tratado de la multidisciplinariedad».

Efectivamente, el tema se aborda con seriedad, orden y un planteamiento teórico general muy acertado que establece que toda disciplina se compone de tres pilares básicos: contenido, método y lenguaje. A continuación se lanza a analizar cada uno de ellos de manera amena, por medio de un gran número de ejemplos e ideas brillantes («El conocimiento es pensamiento empaquetado y codificado», «Sin lenguaje se puede pensar, pero no se puede comprender», «El cerebro se alimenta de cambio, igual que el corazón de sangre y los pulmones de aire»).

También establece tres categorías de conocimiento muy interesantes: lo científico, que trata de ser objetivo, universal, inteligible y dialéctico (en progreso); lo artístico, que tiene como objetivo distorsionar una realidad para ampliar nuestra experiencia, y lo revelado (como la religión), que lleva directamente a los resultados sin dar a conocer el método seguido. 

La ciencia necesariamente progresa, el arte no necesariamente progresa, más bien se expande, y lo revelado, necesariamente no progresa. Los tres conceptos dan mucho juego y permiten clasificar y entender mejor muchas actividades.

Por último, el autor tiene alma de divulgador y llena estas páginas de hechos curiosísimos, ideas interesantes y detalles fascinantes, como que: el loto es la flor que no se moja y siempre está limpia; nuestras células son hijas de la simbiosis entre una bacteria tragona y otra muy móvil; Einstein fué quien ideó la forma de las alas de los aviones; los primeros dinosaurios voladores tenían cuatro alas; la historia de los pequeños conejos de Porto Santo; la palmera burití que genera arroyos y lagos; que Elvis debía gran parte de su arte a los dinosaurios ,o el significado oculto de la frase «Hasta luego, cocodrilo», y hasta una adivinanza de Borges: ¿qué son «los dos colores que se odian»?.  

¿Quién da más en un solo libro de divulgación? En fin, un volumen muy ameno y extremadamente interesante, que se entiende con facilidad y resulta sencillamente fascinante. Un auténtico regalo para cualquier amante o admirador de la ciencia.

Jorge Wagensberg, explicando algo importante

Jorge Wagensberg (Barcelona, 1948) es doctor en Física y profesor de Teoría de los procesos irreversibles en la Universidad de Barcelona y profesor invitado en la Danube University Krems (Austria). Es además un consumado divulgados y animador cultural.
 
Descendiente de judós polacos, su familia llegó a Cataluña huyendo de los pogromos. Toda su familia que quedó en Polonia murió en el holocausto. Su padre, maletero de profesión, le transmitió el amor por el diseño funcional y bello.
 
Ha sido durante quince años director científico de la Fundación la Caixa, es el director de la colección Metatemas de la editorial Tusquets desde su fundación y actualmente está elaborando un gran proyecto de museo de ciencia y arte: el Hermitage Barcelona. Es autor de más de veinte libro sobre ciencia y divulgación científica.

Jorge Wagensberg
    
Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada