jueves, 22 de diciembre de 2011

Los cardos del Baragán - Panait Istrati


Título: Los cardos del Baragán
Autor: Panait Istrati
 
Páginas: 143
        
Editorial: Quimantu (Chile)
  
Precio: 10 euros

Año de Edición: 1973

¡Qué descubrimiento! Nunca había oído hablar de Istrati hasta que un amigo me recomendó este libro y me ha parecido de un valor extraordinario. Es un escritor rumano de primera línea y practicamante desconocido. ¿Cuántos autores de tan alto nivel permanecen en la sombra? 

Panait Istrati (Brăila, 1884 -1935) nacio en Valaquia, una región al este de Rumanía, hijo de una lavandera y de un contrabandista griego que nunca llegó a conocer. Leía compulsivamente desde pequeño y muy pronto comenzó a escribir. A los 12 años salió de casa, recorrió medio mundo, vivió multitud de aventuras y penalidades, desempeñó los más variados oficios (pintor, albañil, calderero, mecánico, camarero, buhonero, fotógrafo...) y contrajo dos matrimonios infelices y una tuberculosis. 

Víctima de una depresión, intentó suicidarse en Niza cortándose el cuello. Entre sus ropas encontraron una carta dirigida a Romain Rolland, a quien admiraba, y la echaron al correo. Al nobel francés le impresionaron tanto la fuerza y el estilo de la misiva, que empezó una relación epistolar con Istrati y, cuando nuestro escritor estuvo recuperado, le invitó a París y quedó fascinado. Según sus propias palabras «es un extraordinario narrador. Un narrador de Oriente que se encanta y se emociona con sus propios relatos...un viento incendiario que sopla en las llanuras un Gorki de los países balcánicos».

Este libro narra, a través de las peripecias de un adolescente, la terrible epopeya de los míseros campesinos que vivían a principios del siglo XX cerca del Baragán, una estepa tan solo poblada de cardos, batida por el viento y situada al sureste de Rumanía, que Istrati conoció de niño. De fondo, la brutal represión que masacró a miles de campesinos rumanos en 1906. Y a pesar de todo, esta sugestiva novela no resulta demasiado desoladora porque está envuelta en la belleza de las mejores elegías.

Panait Istrati

No es un libro fácil de encontrar, pero se puede encargar en Iberlibro. Una oportunidad para conocer a este genial rumano que escribía en francés, que se adueña de la atención del lector desde la primera página y no la suelta hasta la última. Un olvidado que no se deben perder los buenos lectores.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

12 comentarios:

  1. Un amigo, buen conocedor de la literatura rumana, me ha dicho que hay una edición traducida por Vintila Horia (Segarcea, Rumanía, 1915-1922) y publicada por la editorial "Magisterio Español. Novelas y Cuentos" que vale la pena. La traducción es magnífica y mantiene toda la poesía del original.

    ResponderEliminar
  2. La he leido y es magnifica. Existen pocos ejempaltes en español, Compre la novela en un rastrillo de Badajoz, y no he vuelto a ver mas . Hace mas de doce años.

    ResponderEliminar
  3. lo leí en el año 1974, cuando el gobierno inicio una campaña para que el pueblo prendiera con esto, me llegó al corazón y nunca e olvidado esta novela.

    ResponderEliminar
  4. Sí, kalfuco, es un libro maravilloso, poco conocido y difícil de encontrar, pero vale la pena. A mí también me robó el corazón.

    ResponderEliminar
  5. Soy chilena. Conocí a Panait Istrati a través de otro libro, Kira Kiralina, que me prestó un amigo hace muchos años. Desde ese momento quedé impactada por la fuerza con que este escritor comunica historias donde los personajes viven situaciones terribles sin perder una pizca de dignidad. Hace un año me encontré con Los Cardos de Baragán, editado por Zig Zag, en un cajón de libros usados, en la calle.
    Fue muy fuerte para mi porque la revuelta de 1907 era un suceso histórico desconocido por mi, algo que me hizo cuestionar, nuevamente, la forma en que nos cuentan "la Historia Universal". En mi país, 1907 está ligado al recuerdo de la Matanza de la Escuela de Santa María, en Iquique (el norte del país). Como decía Violeta Parra "muchas matanzas tiene la historia", pero esta se ha transformado en emblema de la injusticia contra los trabajadores, organizados en huelga, protestando por las condiciones inhumanas a las que eran sometidos por parte de los dueños de las salitreras. Entonces, enterarme de esta revuelta rumana me llevó a leer y no poder creer la enorme cifra de campesinos asesinados y aldeas destruidas a cañonazos (tal como relata Istrati).
    Creo que la invisibilización de Istrati, así como de otros escritores de primera línea, habla de la invisibilización que se ha intentado hacer de los procesos históricos a los que hace referencia, por un lado, y, por otro, a que nunca fue un escritor amparado por bloques de poder. (Fue crítico e independiente, en todo sentido).
    Bueno, para terminar el largo comentario, les agradezco por la reseña y por poner los datos del libro editado por Quimantú, probablemente, uno de los últimos que pudo editar esa editorial emblemática del período del Gobierno de la Unidad Popular, pues ese mismo año, con el golpe de Estado, se interrumpió el enorme esfuerzo editorial destinado a proveer acceso a literatura de primer nivel a todos los chilenos, mediante ediciones de bajo costo, pero excelentemente cuidadas en cuanto a contenido.

    ResponderEliminar
  6. Hola:

    Gracias por el comentario. Sé algo de la mantanza de Santa María de Iquique gracias a los temas del grupo Quilapayún. Es una historia terrible y sobrecogedora. Y lo malo es que no es un caso único, ha habido muchos sucesos terribles que han permanecido olvidados hasta que alguien levanta la voz.
    Nuestro deber es recordar es tipo de cosas y hacer todo lo posible para que no se repitan.

    En cuanto a Istrati, no es muy conocido, pero es genial.

    Salyd y libros.

    Antonio

    ResponderEliminar
  7. Hoy he encontrado la edición que sale en la foto en una librería de viejo. Me sonaba el nombre porque el año pasado supe que se lanzó en Santiago una traducción al español de un libro sobre él (ahora volví a buscar y encontré los datos), "La verdadera tragedia de Panait Istrati", escrito por su esposa Eleni Samios en 1937 y traducido por el peruano Luis Alberto Sánchez, les dejo esa información por si alguien lo puede encontrar por ahí..
    Saludos


    PD: Esta edición de los cardos del baragán fue publicada en febrero de 1973, con 30.000 ejemplares...

    ResponderEliminar
  8. Me alegro por tí, Daniel. Que la disfrutes.

    Salud y libros.

    ResponderEliminar
  9. Magnifico libro" Los cardos del Baragan". Lo leí por casualidad. Buscando entre libros usados en el año 1975. Quisiera leerlo nuevamente, ya que aquella vez tenía 17 años. Soy chilena y vivo en Stgo. Si alguien me dice donde encontrarlo, iré por él.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Patricia:

    lo he encontrado en Alcaná, una librería de segunda mano de Madrid (http://www.libros-antiguos-alcana.com/resultados.do;jsessionid=8EB45F6E86B0D28D391B1E2F90A6CA18?orden=novedad&docs_por_pagina=25&autor=istrati). Ceeo que te lo pueden enviar por correo.

    Pregúntales.

    Que lo disfrutes.

    ANtonio

    ResponderEliminar
  11. Cuenta la leyenda que este libro se lo regaló mi papá a mi mamá cuando yo nacía, en febrero del '73, se lo llevó a la clínica, luego del parto (como para leer). Por años pasó de caja en caja, enterrado envuelto en bolsas plásticas, escondido luego del golpe militar en septiembre del mismo año ya que era de la editorial Quimantú, histórica. La primera vez que lo leí tenía unos quince años y desde entonces, de tanto en tanto lo releo, completo o por pedazos. Lo he recomendado cientos de veces y hasta lo he vuelto a comprar en ferias de cachureos, en chile.

    Junto con él o gracias a él, conoció la obra de Istrati. Los Aiducs, Mijail, El pescador de Esponjas, kyra Kyralina y todos los que he podido encontrar. Muchos en malas condiciones pero, con un poco de paciencia, reparables.

    Creo que vale la pena buscar.

    un abrazo a todas, a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lalo:

      Gracias por tu comentario. Tienes toda la razón, los libros de Panait Istrati son como tesoros: cuesta mucho encontrarlos y su valor es incalculable.

      Un abrazo.

      Antonio

      Eliminar