miércoles, 27 de abril de 2016

Recuerdos de un pasado que se desvanece - Aidan Higgins

 

Título: Recuerdos de un pasado que se desvanece
Autor: Aidan Higgins

Páginas: 297

Editorial: Periférica

Precio: 19,95 euros

Año de edición: 2015


Esta curiosa novela, aparecida en 1977, cuenta los recuerdos (novelados y algo embellecidos) de la infancia, adolescencia y primera juventud del protagonista, Dan Ruttle, un trasunto del propio autor, en el pueblo irlandés de Sligo (Celbridge) desde los tres años hasta los veintitantos. 

La impresión que da leer estas páginas es la de estar leyendo sensaciones y recuerdos tal y como aparecen en la mente de una persona, con la misma fugacidad, intermitencia y selección caprichosa. En los primeros capítulos se llega a los 12 años en 54 páginas, lo que da idea de que no se trata de una narración ordenada y al uso de la infancia, sino de un planteamiento bastante experimental, basado en ráfagas de escenas descritas en una especie de monólogo interior que va describiendo lo que aparece en la memoria.

Es un planteamiento bastante arriesgado, que parece mentira que se le hubiese ocurrido antes a nadie, y el resultado es sobresaliente. Parece que uno se ha metido en la memoria del autor. A través de una especie de telegrama inacabable con tintes poéticos se describe muy bien la Irlanda de los años 30 en una familia católica, la relación del chico con sus padres, su hermano mayor, el colegio, el internado, el despertar del sexo, las chicas, los deportes... hasta su noviazgo con Olivia y los primeros años de matrimonio.

Un viaje muy atractivo a paso ligero, como ya hemos dicho a una velocidad media aproximada de unas 10 páginas por año. Como telón de fondo, se brinda una descripción pintoresca, colorida e indirecta de Irlanda antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Se ven costumbres, modos sociales y ambientes en un ameno recorrido.

Una novela brillante, muy recomendable, que sabe ser al mismo tiempo experimental y entretenida, personal y poética, suavemente melancólica y que encuentra una manera de describir la propia vida muy original y consigue transformarla en literatura con mayúsculas. Vamos, yo le daría un premio a este hombre por este libro.

Aidan Higgins (Celbridge, 1927-2015) fué un escritor irlandés. Nació en una familia de hacendados de un pueblo de la Irlanda profunda, lo que le dió material para sus primeras novelas. Vivió en Nerja (Málaga) y también en Sudáfrica, Alemania, Rodesia y Londres, lo que tiñe algunos de sus libros del inglés de varios países.

Ha escrito sobre todo relatos y novelas, a veces muy experimentales. Obtuvo el Premio James Tait Black de la Universidad de Edimburgo y estuvo nominado para el Booker Prize.

Era  Saoi (sabio), el máximo nivel, de Aosdána, una institución que distingue a los artistas irlandeses más destacados apoyada por el Arst Council of Ireland. Solo puede tener 250 miembros y 7 Saois.

Aidan Higgins (CC BY-SA Alannah Hopkin)

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada