jueves, 30 de octubre de 2014

Seis relatos - Joseph Conrad


Título: Seis relatos 
Autor: Joseph Conrad 

Páginas: 390

Editorial: Valdemar

Precio: 9,41 euros 

Año de edición: 2005

Aquí tenemos un estupendo librito basado en seis relatos espléndidos del gran Joseph Conrad, seis textos que ya se publicaron en un único volumen en el año 1908, todos ellos basados en algún hecho o personaje real: 

- El protagonista de «Gaspar Ruiz» está sacado de un libro del Capitán Basil Hall y la acción, en una curiosa historia acaecida en Birmania

- «Un anarquista» y «El delator» también están basados en sucesos reales, esta vez en el recuerdo de algo que oyó contar nuestro ilustre polaco en algún momento, aunque no se acordaba de cuándo ni dónde cuando se publicó este libro.

- «La bestia», mi cuento favorito de los incluidos en este volumen porque rezuma saber y experiencia marinera, parte de la experiencias que vivió el autor a bordo de un barco tan poco marinero, lleno de defectos y peligroso que actuaba como si fuera un monstruo terrible.

- «El conde» reproduce una anécdota contada por el capitán Blake (Conrad estuvo a sus órdenes), que tuvo un mal encuentro en Nápoles.

- «El duelo» tiene como base una historia que el autor oyó contar siendo niño sobre dos soldados del ejército napoleónico que se enzarzaron en una serie de duelos que se intercalaron durante años entre batalla y batalla. Ridley Scott dirigió en 1977 una buena película, «Los duelistas», sobre este tema.

Es un libro que me ha encantado y me ha servido de relax. Porque hay escritores que me sirven de descanso, volver a ellos es para mí como regresar a un territorio conocido y acogedor, como llegar a casa. Son autores que nunca fallan y los he leído tantas veces que me resultan familiares. Conrad es uno de ellos.

Y si además cojo un libro de relatos, el descanso es doble, porque bastan unas cuantas páginas para llegar al cielo. Me sirven para relajarme después de haber leído un mamotreto, o un ochomil literario. Para mí, nada hay más relajante como lectura que sumergirme en alguna recopilación de cuentos de uno de esos maestros del género corto, autores realistas, decimonónicos, auténticos clásicos, completamente fiables, solventes y satisfactorios. Son tan fáciles, tan gratificantes, que leerlos siempre es una gozada.

Son, digamos, libros-descanso con los que el acierto está garantizado: los relatos de Conrad, Mauppasant, Chéjov, Pirandello, Machado de Assis, Eça de Queirós, Conan Doyle... son textos con los que nunca te puedes llevar un chasco y con los que descubres aspectos nuevos cada vez que los lees. Y tú ¿tienes también libros de descanso?¿cuáles son?
      
Joseph Conrad

Józef Teodor Konrad Korzeniowski (Berdyczów, 1857-1924), más conocido como Joseph Conrad, polaco de nacimiento, a los dieciocho se enroló en el Mont Blanc y descubrió la primera de las dos pasiones que animó toda su vida: su fascinación por el mar. A los veintiuno, descubrió la segunda leyendo a Shakespeare, el inglés, un idioma en el que consiguió ser competente en muy poco tiempo y que luego eligió para escribir toda su obra. 

Adquirió la nacionalidad británica y recorrió medio mundo como capitán de la marina mercante. Curiosamente, se llegó a convertir en uno de los mejores prosistas en esa lengua que no era la suya y sus libros se estudian en los colegios británicos como modelo. Su proverbial reserva y circunspección le hicieron pasar por profundamente británico. 

Pasó por dificultades económicas debidas a su afición al juego e intentó volver a la marina, sin éxito. Visitó Asturias y tuvo una amante española. Conoció a los grandes escritores ingleses de la época, a Rudyard Kipling, Henry James y H.G. Wells. Murió de un ataque al corazón a los 67 años y fue enterrado en el cementerio de Canterbury, con una lápida que tiene tres errores en su nombre y unos versos de Edmund Spenser
El sueño tras el esfuerzo, 
tras la tempestad el puerto, 
el reposo tras la guerra, 
la muerte tras la vida harto complacen.

http://www.flickriver.com/photos/chrisjohnbeckett/212460275/

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada