martes, 21 de octubre de 2014

¡Pues vaya! - P. G. Wodehouse


Título: ¡Pues vaya!
Autor: P. G. Wodehouse 

Páginas: 766 

Editorial: Anagrama

Precio: 24 euros 

Año de Edición: 2004

Los aficionados a los relatos de humor no se pueden perder esta auténtica enciclopedia sobre Wodehouse, una especie de compendio y antología completísima sobre los relatos del genial autor británico, que ha sabido arrancar millones de carcajadas a cientos de miles de lectores.

Esta «biblia» Wodehouse, publicada en inglés en el año 2000 para conmemorar el 25 aniversario de su muerte, se abre con un relato maravilloso chispeante, titulado «Las excentricidades del tío Fred». Después incluye: 

- Cinco relatos espigados de las mejores historias del mayordomo Jeeves, ese campeón de la ironía, inteligente y hábil, que manipula con sus consejos e insinuaciones a su timorato señor y lo lleva por donde quiere.

- Oros seis relatos sucedidos en el castillo de Blandings, una típica residencia señorial donde se describen casi todos los tópicos de la nobleza británica con ironía y sentido del humor.

- Cinco aventuras de los lechuguinos que pertenecen al honorable Club de los Zánganos, ya os podéis imaginar en qué tono.

- Dos cuentos de una pareja cómica descacharrante y con mucho futuro, Mike y Psmith.

- Seis relatos antológicos sobre el golf, que demuestran que nuestro amigo conocía muy bien ese deporte, que Mark Twain definió como la mejor manera de estropear un buen paseo por el campo.

- Tres retazos de la biografía de Ukridge a cual más disparatado, sobre la Universidad para Perros, el Sindicato de Accidentes y una desastrosa incursión en el mundo del boxeo.

- Tres aventuras del señor Mulliner, y unas cuantas historias que proporcionan una hilarante visión del mundo del teatro y del cine. 

El volumen se completa con una selección de artículos sobre literatura y autores que no tienen desperdicio. 

Una antología que recoge un amplia muestra de relatos de cada una de las series que abordó este divertido escritor, en un muestrario genial que se lee a velocidad de vértigo, con una sonrisa en la boca permanente y algunas que otras risas. Este libro ofrece la posibilidad de conocer a los principales personajes que ideó el autor y permite al lector hacerse una idea aproximada de toda su obra. Tiene además el atractivo de reunir los mejores relatos de cada clase y ser una verdadera antología.

Más de setecientas páginas de diversión en un libro muy recomendable en unos tiempos como los actuales, verdaderamente tristes y dramáticos, en los que siempre es aconsejable buscar en el humor consuelo y fuerzas para la batalla, nunca evasión de la realidad. Que nunca nos falten las historias de Wodehouse.
 
Esta edición está deliciosamente ilustrada con unos estupendos dibujos de época, cuyo autor no se nombra, que salpican el texto e incluye un interesante y atinado prólogo de Stephen Fry, ese grandullon con maneras de buenazo que encarnó a Jeeves en la televisión.

Y es que la BBC emitió entre los años 1990 y 1993 una deliciosa serie basada en las historias de Jeeves, el genial mayordomo ideado por Wodehouse, y protagonizada por dos de mis actores favoritos: nada menos que el ya citado Stephen Fry y Hugh Laurie (que luego se convertiría en el Doctor House).

Stephen Fry (Jeeves) and Hugh Laurie (Bertie Wooster)

Sir Pelham Grenville Wodehouse (Guildford, 1881-1975), hijo de un juez en Hong Kong, vivió allí hasta los cuatro años. Luego fué enviado a Inglaterra a estudiar, donde destacó en el Dulwich College como alumno, jugador de rugby, boxeador y editor de la revista del college.

Empezó a trabajar en el banco HSBC, pero en seguida se dió cuenta de que aquello no era lo suyo. Dejó la banca y se dedicó por completo a escribir. Alcanzó el éxito muy pronto. Escribió 15 obras de teatro, 250 letras para más de 30 musicales y cerca de 50 libros deliciosamente irónicos, en los que parodia todos y cada uno de los estratos de la sociedad británica sin dejar títere con cabeza.

Es uno de los mejores ejemplos de escritores practicantes del humor británico y hoy en día sigue siendo de los autores ingleses más leídos. Maestro de la ironía, siempre supo plantear situaciones cómicas que dejan a sus protagonistas en ridículo, en las que se suceden las peripecias más disparatadas.

 
P. G. Wodehouse

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada