domingo, 26 de octubre de 2014

La biblioteca: un patrimonio mundial - James W. P. Campbell


Título: La biblioteca: un patrimonio mundial
Autor: James W. P. Campbell

Páginas: 324

Editorial: Nerea

Precio: 69 euros

Año de edición: 2014
      
El pasado viernes, 24 de octubre, se celebró el Día de la Biblioteca. Así es cada año desde que en 1997 la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, en colaboración con el Ministerio de Cultura, instauró esta fecha en recuerdo de la destrucción de la antigua biblioteca de Sarajevo, arrasada en 1992 y felizmente reconstruida en mayo de este año.

Para todo lector que se precie, la biblioteca es su patria y su hogar, catedral de la lectura y cámara llena de tesoros. Al gual que Borges, estar en el cielo, si es que existe tal cosa, sería pra mí poder entrar en una biblioteca infinita en la que estuviese todo lo publicado y tener toda la eternidad por delante para leer y releer todo lo que me apeteciera.

Por otro lado, hace tiempo leí que la variable que presenta una correlación más alta con el éxito academico de los chicos es el número de libros que hay en la casa de los padres. Cuanto mayor sea la biblioteca familiar, mejores calificaciones; a más libros, mejores notas. Así de claro. Ahora ya, con los libros digitales y la lectura en Internet, no sé cómo será la cosa.

No está mal recordar la importancia esencial de las bibliotecas en el desarrollo de la cultura en unos tiempos en los que todo se recorta. El ser humano es el mono que escribe y lee, gracias a eso se ha podido conservar y transmitir de manera tan eficaz el conocimiento entre individuos y generaciones, y hemos llegado a ser lo que somos, para bien y para mal. Por otro lado, las bibliotecas garantizan el acceso al conocimiento de los que tienen menos recursos económicos.

Por todo ello, resulta triste echar un vistazo al informe sobre «Los efectos de la crisis económica en las bibliotecas españolas» que ha elaborado este año el Observatorio de la Lectura y el LIbro (10 de abril de 2014) y que puede resumirse así: más usuarios, más lectores y menos presupuesto, menos libros. Conviene recordar que no en todas las ciudades ni las Comunidades autónomas se mantiene en las bibliotecas la media que recomienda la UNESCO de 2 libros disponibles por persona.

De cualquier manera, y para no deprimirnos, vamos a hablar de este maravilloso libro que acaba de publicarse, ideal para consultarlo en bibliotecas porque es bastante caro, sobre la historia de la biblioteca como edificio y organización, desde las primeras en Mesopotamia hasta las más modernas y avanzadas. Una estupenda obra con más de 290 fotos de las bibliotecas más bellas y curiosas que pueden verse a lo largo de todo el mundo.

Biblioteca Joanina (s. XVIII), en Coimbra. Contiene 300.000 volúmenes

En la portada aparece la Biblioteca de El Escorial (S. XVI), que fué la primera en utilizar el sistema de estanterías murales. En el interior pueden verse imágenes, entre otras, de: la antigua y en ruinas Biblioteca de Pérgamo (197-160 A. C.) en Turquía, donde se inventó el pergamino; la Tripitaka Coreana, de 1251, que contiene la colección completa de las escrituras budistas, más de 81.000 piezas de piedra xilografiadas para realizar copias; la biblioteca del Palacio de Mafra (Portugal), la biblioteca monástica más grande del mundo, con salas de 88 metros de longitud; la bellísima Biblioteca Joanina en la Universidad de Coimbra, o la espectacular Biblioteca José Vasconcelos, de Ciudad de México (2006), cuyas estanterías están suspendidas de la cubierta del edificio.

Biblioteca de Mafra (Portugal), la biblioteca monástica más grande del mundo 

Una espléndida obra sobre el arte arquitectónico de las bibliotecas de todos los tiempos y lugares, con una parte visual basada en una magnífica colección de imágenes y un interesante texto sobre la historia y evolción de las bibliotecas. Un libro ideal para consultar en bibliotecas, librerías y salas de espera. Deberían comprarla todos los dentistas.

James W. P. Campbell (Harrogate) es un arquitecto británico que, después de haber trabajado en Reino Unido, Hong Kong y Estados Unidos, se ha especializado en Historia de la Arquitectura. El punto de partida de esa afición fué sus tesis sobre el desarrollo de la carpintería en el siglo XVII y una cosa llevó a la otra. 

Ha escrito sobre la historia del ladrillo a través de los tiempos, sobre la historia de la escalera, la construcción de la Catedral de San Pablo (Londres) y otros temas igualmente fascinantes. Ha intervenido en varios programas de televisión como divulgador de la Arquitectura y su Historia. Es presidente de la Construction History Society y Director de los departamentos de Arquitectura e Historia del Arte en el Queen's College (Cambridge).
    
James W. P. Campbell
con un fondo de ladrillos

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada