jueves, 23 de mayo de 2013

In memoriam Georges Moustaki


Hoy está de luto la poesía porque ha fallecido Georges Moustaki, el gran cantautor francés, que escribía unas letras llenas de poesía, de auténtica y sensible poesía. 

Georges Moustaki nació en Alejandría en 1934, en una familia de origen griego y creció en un entorno multicultural, judío, griego, italiano, árabe y francés. Sabía tocar la guitarra, el acordeón y el piano, y era capaz de cantar en francés, inglés, portugués, árabe, español, italiano y alemán. Desde muy joven mostró un gran interés por la literatura y la música. Escuchar a Edith Piaf y sobre todo a Georges Brassens fué toda una revelación para él. Se instaló en París y se abrió camino poco a poco como cantautor mientras desempeñaba todo tipo de trabajos. En los años 60 y 70 se consolidó como uno de los cantautores más sensibles y de mayor éxito en Francia.

Como ejemplo de sus maravillosas letras, aquí os dejo las de sus dos temas más conocidos: 


Había un jardín 

Es un canción pa' los niños nacidos y vivos,
Entre las torres montañosos
Del acero y del hormigón
Y el asfalto de la calle,
Los que quizás no sabrán nunca
Que la Tierra había sido un jardín.

(La Canción)
Había un jardín se llama la Tierra
Que brilló al Sol como fruto prohibido
No fue ni el paraíso ni el infierno,
E ya no se vio ni se oyó

Había un jardín, casa abierta del bosque
Buscamos amor en cobijas de musgo
Y, sin chapotear, corría el arroyuelo
Nos brindó su refresco y se alejó

Había un jardín como una valle
Pudimos darnos de comer en todo tiempo
De la hierba helada o del suelo quemao
E habían flores sin nombres que encontramo'

Había un jardín se llama la Tierra
Bastante grande pa' millones de niños
Por donde vivían nuestros abuelos
Con sus abuelos lo cuidaban por si mismos

¿Donde 'tá el jardín en que pudimos nacer,
Desnudos, ¿sin inquietud ni sentido de culpa?
Y ¿donde 'tá mi casa abierta?
Que he busca'o, mas no puedo encontrarlos ya. 



El extranjero 

Con mi cara de extranjero
De judío errante, de pastor griego
Y mis cabellos a los cuatro vientos

Con mis ojos totalmente abiertos
Que me dan un aire de soñador
Que nunca sueña muy a menudo

Con mis manos de ladrón
De músico y de merodeador
Que han pillado en muchos jardines

Con mi boca que ha bebido
Que ha besado y ha mordido
Sin jamás saciar su hambre

Con mi cara de extranjero
De judío errante, de pastor griego
De ladrón y de vagabundo

Con mi piel que se ha restregado
Al sol de todos los veranos
Y (con) todo lo que llevaba enaguas

Con mi corazón que ha sabido hacer
Sufrir mucho a quien ha sufrido
Sin por ello hacer historias

Con mi alma que no tiene más
La mínima posibilidad de salvación
Para evitar el purgatorio

Con mi cara de extranjero
De judío errante, de pastor griego
Y mis cabellos a los cuatro vientos

Yo vendré, mi dulce cautiva
Mi alma gemela, mi fuente viva
Vendré a beber tus veinte años

Y seré un príncipe legítimo
Un soñador o bien un adolescente
Como el que tú quieras escoger

Y haremos de cada día
Toda una eternidad de amor
Que viviremos a morir

Y haremos de cada día
Toda una eternidad de amor
Que viviremos a morir.


Il y avait un jardin 

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada