lunes, 7 de diciembre de 2015

El lobo-hombre - Boris Vian


Título: El lobo-hombre
Autor: Boris Vian

Páginas: 208
 
Editorial: Tusquets

Precio: 8,95 euros

Año de edición: 2015

Este volumen recoge trece cuentos en los que este genial y sorprendente autor francés rompe con la lógica de los géneros, las convenciones y todo lo que damos por supuesto, para construir con desparpajo una serie de historias disparatadas, con un toque absurdo y surrealista, pero también con un aliento poético que emociona a rachas.

Boris Vian es un equilibrista que mantiene un difícil equlibrio sobre el hilo de su literatura, rompedora e innovadora como pocas, sin caer en lo ridículo, ni en el humor fácil, ni en la incoherencia total. Es un autor excepcional, brillante y original que, leído hoy en día, todavía resulta vanguardista y sorprendente.

Consigue ser ácido, creativo, raro y extravagante, y que el resultado final sea una deslumbrante pieza literaria. Alguien ha clasificado estos cuentos en surrealistas, disparatados y claramente delirantes, y lo malo es que creo que tiene toda la razón. Que además sean literatura de la buena es algo que esta al alcance de unos pocos elegidos. Por eso estamos ante un autor único e irrepetible, con un talento enorme, y ésta es su obra más famosa. Muy apropiada para conocer en profundidad y de un solo golpe a unos de los autores más originales del siglo XX.

El conjunto español de rock alternativo La Unión  grabó en 1984 un tema inspirado en el personaje del lobo-hombre de Boris Vian que fué número uno de ventas durante 9 semanas, disco de oro y uno de los grandes éxitos de la década. Aquí podéis escucharlo.

 
Boris Vian (Ville.d'Avray, 1920-1959) fué un escritor, músico de jazz, compositor, ingeniero, actor, periodista y traductor, francés, famoso por sus diez novelas y por sus actuaciones musicales.

Como escritor, era rompedor a más no poder, innovador, experimental, con conexiones surrealistas y brillante. No sé si influyó a Julio Cortázar, supongo que sí porque, aparte de las coincidencias, los dos tocaban la trompeta, amaban el jazz y tenían una relación muy especial con París, encuentro un lejano parecido en su literatura, cuajada de fantasía, sorpresas y un aire poético muy especial.

Su madre tocaba el piano y el arpa, mientas que su padre era poeta aficionado y traductor de inglés y alemán. A los 12 años padeció unas fiebres reumáticas que le afectaron el corazón, debilitaron su salud e hicieron que muriera muy joven. Era un niño prodigio y un alumno excepcional, pero el jazz le interesaba más que los estudios. 

A los 20 ya tocaba en una banda de jazz con sus hermanos. Se hizo ingeniero y desplegó una actividad desenfrenada en multitud de actividades: escribió una ópera, publicó varias novelas, se dedicó a traducir novela negra, fué crítico de jazz y de literatura en varios periódicos, se casó dos veces, tuvo dos hijos y falleció de un infarto cuando tenía solo 39 años. Es uno de mis autores favoritos.
 
Boris Vian, feliz con su trompeta

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada