domingo, 18 de mayo de 2014

La extensión de mi cuerpo - Walt Whitman

 
Título: La extensión de mi cuerpo 
Autor: Walt Whitman 

Páginas: 128
  
Editorial: Nórdica 

Precio: 18 euros 

Año de edición: 2014

Estamos de suerte. La editorial Nórdica ha publicado este volumen que contiene veintiséis poemas seleccionados del famoso «Canto a mí mismo», publicado en 1855, en una edición estupenda, maravillosamente ilustrada a todo color por Kike de la Rubia.

Es un libro que me encanta. Whitman es un poeta sin artificios, descomplicado, esencial y sencillo, auténtico y profundo, que celebra la naturaleza, el sol, el gozo de estar vivo, de existir y el propio cuerpo; tiene la originlidad radical de cantar su propia carnalidad. Formalmente, rompe todos lo cánones y su discurso es cercano a la prosa. Se le llama el padre del verso libre, aunque no lo inventó él, porque lo adoptó rápidamente y supo explotarlo con habilidad desde el principio.

Sus poemas son poderosos, vitalistas y positivos, la verdad es que a mí me levantan el ánimo y me reconfortan, Por otro lado, supo hacer de la poesía algo cercano, cotidiano, algo que sin ser superficial, llega a todo el mundo y todo el mundo lo entiende sin esfuerzo. Es un poeta muy agradecido de leer, que gusta a todo tipo de lectores.

Como muestra os dejo aquí unos fragmentos:

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.
Vago...... e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
par ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.
Me engendraron padres que nacieron aquí,
de padres que engendraron otro
s padres que nacieron aquí,
de padres hijos de esta tierra y de estos vientos también.
Tengo treinta y siete años. Mi salud es perfecta.
Y con mi aliento puro
comienzo a cantar hoy
y no terminaré mi canto hasta que me muera.
Que se callen ahora las escuelas y los credos.
Atrás. A su sitio.
Se cuál es mi misión y no lo olvidaré;
que nadie lo olvide.
Pero ahora yo ofrezco mi pecho lo mismo al bien que al mal,
dejo hablar a todos sin restricción,
y abro de par en par las puertas a la energía 
original de la naturaleza desenfrenada. 
... 
 
Quédate hoy conmigo,
vive conmigo un día y una noche
y te mostraré el origen de todos los poemas.
Tendrás entonces todo cuanto hay de grande en la Tierra y en el Sol
(existen además millones de soles más allá)
y nada tomarás ya nunca de segunda ni de tercera mano,
ni mirarás más por los ojos de los muertos,
ni te nutrirás con el espectro de los libros.
Tampoco contemplarás el mundo con mis ojos
ni tomarás las cosas de mis manos.
Aprenderás a escuchar en todas direcciones
y dejarás que la esencia del Universo se filtre por tu ser.


 
IIustración de Kike de la Rubia para este libro

Walt Whitman (West Hills, 1819-1892), hijo de madre holandesa y padre británico, apenas si pisó la escuela porque tuvo que poner a trabajar muy pronto. Eran nueve hermanos en casa y había que buscarse la vida. Trabajó en varias imprentas y aprendió el oficio mientras escribía sus primeras poesías. 

A los 16 años se fué a Nueva York a trabajar como tipógrafo en un periódico, en el que publicó algunos poemas de forma anónima. Dió clases en una escuela ocasionalmente y trabajó en la imprenta de varios diarios. Se ha especulado mucho sobre su sexualidad, se ha dicho que era homosexual o bisexual, pero no se ha podido demostrar quer tuviera relaciones con un hombre, así que sus biógrafos siguen discutiendo.

Tenía un gato, un perro, dos tortugas y un canario. Apoyó la causa abolicionista y era un admirador de Lincoln, al que dedicó un poema titulado ¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!, poco después de su asesinato. Está considerado el padre del verso libre y es uno de los poetas más influyentes del siglo XX, no sólo en otros autores, sino también en el movimiento beat que adoptó su estilo de vida cuasivagabundo y su convencido pacifismo.

Walt Whitman

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada