jueves, 8 de mayo de 2014

El mago - Ryonosuke Akutagawa


Título: El mago
Autor: Ryonosuke Akutagawa

Páginas: 188

Editorial: Candaya
 
Precio: 16 euros 

Año de edición: 2012


La publicación de esta estupenda recopilación de trece cuentos del gran maestro japonés del relato Akutagawa es una excelente noticia, porque nos permite conocer un poco mejor su obra, mucho más rica y compleja que «Rashomon», un texto excepcional y su cuento más famoso.

Es un escritor muy versátil, con una gama muy amplia de registros y técnicas que pone al servicio de su penetrante hipersensibilidad para escribir esos relatos llenos de matices, de insinuaciones, desconcertantes en su compleja simplicidad, que tan bien describen la vida real. No sabría con cuál quedarme, todos me fascinan por un motivo o por otro y son tan diferentes que resulta difícil tener un favorito.

Hay aquí piezas muy variadas, desde «Crónica de una deuda liquidada», que utiliza el truco de contar una misma historia desde el punto de vista de varios personajes, de manera que en cada versión el narrador da una vuelta de tuerca a la trama y contrasta con el anterior, hasta «Mandarinas», basado en las impresiones sucesivas que tiene un viajero de su compañera de compartimento en un tren, pasando por un retrato de la compleja relación emocional entre dos hermanas («Otoño») o ese misterioso relato titulado «Pantano» en el que se anticipa el final de la vida del autor.

Son unos cuentos geniales que, no sé explicar cómo y porqué, consiguen emocionarnos en casi todos los casos  y no nos dejan indiferentes. Algo nos mueve por dentro la lectura de esta especie de hechicero de la literatura, cuyas palabras parecen conjuros eficaces.

En fin, que me parece un libro maravilloso, mágico, una auténtica delicatessen para degustadores de las historias concisas y cortas, un género que siempre me ha parecido el más difícil. No en vano, Borges fué uno de los primeros autores occidentales que se fijo en los cuentos de este japonés y lo admiró sin reservas. Os lo recomiendo.

Esta edición se completa con un interesante prólogo de Ednodio Quintero, el gran cuentista venezolano del que ya hemos reseñado en este blog algún libro.

Ryonosuke Akutagawa (Tokyo, 1892-1927) fué abandonado por sus padres y luego adoptado a los doce años como si fuera huérfano para, burlar los malos augurios que según la tradición se derivaban de la edad de su padre (42) y su madre (33) consideradas poco propicias. Y algún destino maligno debía de rondar a la familia, porque su madre enloqueció después de su nacimiento.

Fué crado por una tía materna muy culta, aficionada a la literatura clásica china y japonesa, a la ceremonia del té, el go, los haiku y los bonsáis. El pequeño Ryonosuke fué desde muy pequeño un lector voraz y desatado, y a los diez años publicó sus primeros textos en un periódico del colegio. Estudió Literatura Inglesa en la Universidad de Tokyo, en donde participó en el periódico estudiantil publicando relatos y poemas.

Con sólo 23 años, publicó una de sus obras maestras, el cuento titulado «Rashomon», varios relatos más y alcanzó fama y reconocimiento. Se casó, trabajó como profesor de inglés y como periodista. En 1923 fué enviado como reportero a China; en ese momento se le juntaron varios problemas, reclamaciones de su amante, casada, que decía que su último hijo era suyo, brotes de paranoia, una débil salud y el terrible terremoto de 1923 en Tokyo, que le horrorizó.

Todo ello hizo que su salud física y mental decayera, aunque siguió escribiendo relatos a un ritmo frenético. En una crisis depresiva ingirió una cápsula de cianuro potásico, que le sumió en un sueño del que ya nunca despertó. Tenía sólo 35 años.
  
Publico veinte libros de relatos, unos doscientos cuentos en total y dos novelas cortas, que han hecho que se le considere uno de los mejores cuentistas de la Historia de la Literatura, comparable a Maupassant, Chéjov o Poe.

Ryonosuke Akutagawa

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada