sábado, 17 de mayo de 2014

Una modesta proposición - Jonathan Swift


Título: Una modesta proposición 
Autor: Jonathan Swift 

Páginas: 160 

Editorial: Cuenco de plata 

Precio: 20 euros 

Año de edición: 2010

Hoy vamos a hablar de una deliciosa obrita escrita en 1729 por el canónigo irlandés Jonathan Swift, uno de mis autores favoritos. Se trata de un ensayo satírico, no muy largo, en el que se propone con toda frialdad que, para solucionar el problema del enorme número de niños irlandeses que vivían como mendigos pidiendo por las calles, lo mejor era dárselos como alimento a los ingleses más pudientes. 

El texto, escrito en un inglés equilibrado y musical, detalla cálculos económicos y argumentos bastante elaborados sobre los beneficios de todo tipo que tal medida traería para ambas clases. Describe también con toda tranquilidad las delicias de degustar un niño rollizo de un año, comparable a un suculento lechón, en una serie de frases que ponen los pelos de punta.

El objetivo del autor era denunciar y poner en evidencia la lamentable situación de los campesinos que no poseían un terreno y trabajaban en el que les alquilaba un terrateniente tan inflexible en el cobro del arriendo, que no podían alimentar a sus hijos. Lo curioso es que el descarnado planteamiento que se propone no desentonaba mucho de la situación real.

El irónico y sarcástico ensayo, lleno de humor negro envuelto en el más exquisito inglés, no fué totalmente entendido en su época y fué clasificado sencillamente como de muy al gusto. Hoy en día es un clásico del ensayo y una obra de referencia. El texto completo se puede encontrar en inglés en este enlace y en español en este otro.

Jonathan Swift (Dublín,1667-1775) vivió su infancia en la pobreza y, muerto su padre antede de que él naciera, fué educado por un tío. Estudió en el Trinity College y como era muy aplicado entró a trabajar como secretario de un famoso político inglés sir William Temple. Pero como esa vida le aburría, renunció e ingresó en la Iglesia Anglicana.

Como canónigo tuvo varios destinos, fué promocionando y llegó a ser deán de la Catedral de San Patricio en Dublín. Fué un orador brillante y agudo y un escritor sobresaliente. Sus escritos satíricos a favor del partido conservador hicieron que se convirtiera durante algún tiempo en el director del «Examiner», el diario de los tories. Su obra más famosa, Los viajes de Gulliver, es una de las sátiras más amargas sobre la sociedad y la condición humana en general.

Como curiosidades, fué el creador del nombre Vanessa, formado a partir del nombre del amor de su vida, Esther Vanhomrigh, y en «Los viajes de Gulliver» describió con asombrosa exactitud el tamaño y características de Phobos y Deimos, los dos satélites de Marte más de 150 años antes de su descubrimiento.

Jonathan Swift

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada