martes, 27 de mayo de 2014

La rubia de ojos negros - Benjamin Black


Título: La rubia de los ojos negros 
Autor: Benjamin Black 

Páginas: 326 

Editorial: Alfaguara 

Precio: 19,50 euros 

Año de edición: 2014

Esta novela es fruto del encargo que los herederos de Raymond Chandler (1888-1959) le hicieron a John Banville, alias Benjamin Black, para que escribiera una aventura de Philip Marlowe, el inefable detective ceado por el escritor de Chicago. El resultado es una maravillosa novela negra, con aroma de Los Ángeles y del mejor género negro de los años 50, un viaje al pasado para los adictos al género.

Porque este irlandés sesentón no sólo ha resucitado al perdedor Marlowe, al romántico empedernido que ni entiende y las mujeres ni se entiende a sí mismo, sino que ademas hace aqui de hábil ventríluoco y en buena medida recupera la voz de Chandler. Hace mucho que no leo al original y temo que la memoria me falle, pero hasta donde recuerdo me parece que la recreación es excelente.

Es fácil entrar en el juego, la novela te embarca enseguida y se lee de dos o tres tirones, dependiendo del tiempo que tengas. Aparece una rubia bella y peligrosa, tipos violentos de verdad, gente rica, asesinatos, un viejo Oldsmobile, muchos tragos y una trama en la que el lector no se pierde, pero que sigue tan desconcertado como el protagonista hasta el final. No falta la mezcla de sarcasmo, ironía y ternura del detective, sus mejores diálogos y las descripciones de situaciones en una sola frase que lo dibuja todo.

 http://www.oldcarbrochures.com/static/NA/Oldsmobile/1955%20Oldsmobile/1955%20Oldsmobile.html 
Modelo Oldsmobile de 1955

No me resisto a citar dos ejemplos: «Por alto que seas, algunas mujeres te hacen sentir más bajo que ellas». «Su risa sonaba igual que cuando separas del lavabo la ventosa del desatascador». Por supuesto, la historia está contada por Marlowe en primera persona, el antihéroe cansado y melancólico, un poco filósofo, aficionado al ajedrez y a la poesía que para mí siempre tendrá el rostro de Robert Mitchum.

Robert MItchum

Ademas, el autor tiene la ocurrencia de meter a su detective en un pub irlandés y la cosa tiene su gracia («podría describirlo, pero me da pereza; imaginen dianas y grifos de cerveza de madera y fotos enmarcadas de una joven reina Isabel a caballo»). No deja de ser divertido que un irlandés sepa reírse así de su propia cultura.

Unicamente se cometen un par de anacronismos, Estamos en los años 50 y se menciona que varios personajes deberían dejar de fumar, que no les conviene; en otro momento se menciona la palabra punki para completar un comentario. Dos pequeños errores que el lector debe perdonar para disfrutar de esta historia genial, maravillosa, que reúne las mejores virtudes del género negro con una calidad literaria del más alto nivel, todo envuelto en la atmósfera de la ciudad de Los Ángeles de los años 50, con unas gotas de melancolía y una pizca de ironía. Un cóctel perfecto.

Benjamin Black es el seudónimo con el que escribe novela negra John Banville (Wexford, 1945), un notable escritor irlandés que a los 12 años se dió cuenta de que quería serlo. Estudió en colegios católicos y en vez de ir a la universidad, entró a trabajar en Air Lingus, lo que le permitió viajar por todo el mundo.

Vivió cierto tiempo en NuevaYork, regresó a Irlanda y se hizo periodista. Trabajó para el The Irish Press y The Irish Times; mientras comenzó a escribir relatos y novelas. Ha ganado una quincena de premios, entre otros el Premio Booker en 2005, su nombre suena como candidato al Nobel y ha publicado cerca de veinte novelas. Desde el 2006, escribe novela negra bajo el seudónimo de Benjamin Black y ésta es su octava novela del género.

Curiosamente, sostiene que John Banville es capaz de escribir unas 200 palabras al día, mientras que Benjamin Black produce regularmente entre 1000 y 2000 palabras diarias. Por otro lado, está de acuerdo con Roberto Bolaño, cuando dijo que el oficio de escritor tiene mucho de samurai: «Tener el valor, sabiendo previamente que vas a ser derrotado, y salir a pelear: eso es la literatura».

http://tamtampress.es/2013/10/04/john-banville-y-benjamin-black-frente-a-frente/
John Banville, en León. © Fotografía: José Ramón Vega

Publicdo por Antonio F. Rodríguez.

2 comentarios:

  1. Le tengo echado el ojo desde hace tiempo y parece que no defrauda. Espero leerlo pronto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Léelo, te va a gustar.

      Que lo disfrutes.

      Salud y libros.

      Eliminar