viernes, 26 de septiembre de 2014

Una puta albina colgada del brazo de Francisco Umbral - Diego Medrano


Título: Una puta albina colgada del brazo de Francisco Umbral 
Autor: Diego Medrano

Páginas: 192


Editorial: Nowtilus

Precio: 12,33 euros

Año de edición: 2008

Recientemente he tenido ocasión de leer una de esas novelas que demuestran la influencia que un llamativo título puede tener en el lector. Y es que, en estos momentos, seguramente no me hubiese decidido a leer un libro que realiza un minucioso y subjetivo estudio sobre la obra de un escritor, aunque se trate del carismático Paco Umbral, salvo que responda a un título como «Una puta albina colgada del brazo de Francisco Umbral».

Diego Medrano (Oviedo, 1978) escoge en esta novela al emblemático autor madrileño para colgarle del brazo a una misteriosa mujer, más señora que señorita, y hacerle recorrer, con ella a su cargo, el muy concurrido por literatos y pretendientes a serlo, Café Gijón.

Esta obra eleva a la altura de mito la figura de Umbral. Su melena, como rasgo físico más característico, le otorga la imagen representativa de un colectivo de escritores de un momento determinado, como en otra época pudo ser la desaliñada barba de Valle-Inclán. En la novela se definen su persona y su entorno, que se completará con la mención de otros escritores del tiempo de Umbral, como Antonio Gala, Pere Gimferrer y algunos más.

Esta novela es también la vida de Samuel Lamada, un chico de provincias que, como muchos españoles en su juventud, entre los que me incluyo, va a Madrid con la esperanza de encontrar un porvenir, y ha hecho frente a una de las dificultades más frecuentes de la llegada a la capital; una curiosa pensión. Los extraños compañeros de residencia de Sami, como le llaman sus amistades, encierran algún que otro enigma que resolver. Pero, como diría en uno de sus versos otro contemporáneo de Umbral, Jaime Gil de Biedma, Sami «vino, como todos los jóvenes, a llevarse la vida por delante».

El trasfondo de la novela, al que dedica buena parte de sus páginas, es un exhaustivo análisis de la obra de Francisco Umbral. Salen a la palestra comentarios de Diego Medrano sobre su obra, y se citadas partes de libros tan conocidos del autor madrileño como «Mortal y rosa», «El Giocondo», «La noche que llegué al Café Gijón» y «Memorias de un niño de derechas» entre otros muchos. De hecho, ahora, tras haber leído «Una puta albina colgada del brazo de Francisco Umbral», me han entrado unas ganas tremendas de «colgarme» de uno de sus libros. De los de Paco Umbral, me refiero.

  
Diego Medrano

Publicado por Jesús Rojas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada