sábado, 20 de septiembre de 2014

La vuelta al mundo de un novelista - Vicente Blasco Ibáñez


Título: La vuelta al mundo de un novelista (1, 2 y 3)
Autor: Vicente Blasco Ibáñez

Páginas: 352, 352 y 384

Editorial: Alianza

Precio: 11,80 euros (cada uno)

Año de edición: 2007

Hoy os propongo dar la vuelta al mundo, eso sí, de manera virtual y literaria, acompañados de uno de los mejores reporteros españoles del siglo XX, el valenciano e hijo de aragoneses Blasco Ibáñez. Puede ser una buena manera de tomarse unas segundas vacaciones virtuales y evadirse de la gris realidad.

Se trata del periplo que en los años 1923 y 1924 realizó don Vicente alrededor del globo por el simple procedimiento de embarcarse en el Francofonía, un paquebote de veinte mil toneladas preparado para su primer crucero alrededor de la Tierra, provisto de 24 funcionarios, banco, piscina, varios restarantes que ofrecían seis comidas al día y todas las comodidades de la vida moderna de entonces.

El recorrido dura comprende diecinueve países y lugares: Estados Unidos, Cuba, Panamá, Hawai, Japón, Corea, Manchuria, China, Macao, Hong Kong, Filipinas, Java, Singapur, Birmania, India, Ceilán, Sudán, Nubia y Egipto. Un plan que no está nada mal y que nuestro escritor utiliza para describir con su estilo rápido, directo, llendo al grano a velocidad de vértigo lo que le parece más importante. La narración es viva y muy amena, estamos ante un gran observador, que además aprovecha para resumir la historia, la situación social y gran cantidad de datos geográficos, políticos y culturales que va leyendo sobre cada país.

A veces parece un ingeniero decimonónico, convencido de que la naturaleza existe para que el hombre la domine («Sé por experiencia que la Naturaleza sólo es madre cuando el hombre la ha vencido y esclavizado»). Da tal cantidad de cifras  y trasmite un entusiasmo tan intenso, que a veces recuerda lejanamente a otro gran cronista de viajes (imaginarios), el gran Julio Verne.

Mantiene opiniones algo españolistas, recalca que los españoles estuvieron antes acá o allá que los famosos exploradores que todos conocen, es ligeramente etnocéntrico y hasta algo xenófobo, pero qué le vamos a hacer, estamos a principios del siglo pasado y lo corriente es que los europeos se sientan superiores al resto del mundo. Sin embargo esos pequeños defectos no molestan y Blasco Ibáñez sabe reconocer el mérito y la belleza de lo que ve.

Dedica especial atención a Japón, China, India y Egipto, cuatro países fascinantes que le parece singularmente exóticos e interesates, y a los que les dedica un buen número de páginas. En fin, un recorrido muy ameno, agradable y bien escrito, un reportaje muy copmleto que aún hoy en día resulta muy interesante por todo lo que se aprende de historia y geografía. El lector saca la conclusión de que no han evolucionado demasiado las personalidades de las sociedades aquí descritas y, al igual que las personas, los países pueden cambiar, sí, pero cuesta muchísimo más trabajo y es más difícil de lo que parece.

Nuestro incansable, optimista y energético reportero concluye el libro con una reflexión de altos vuelos: que todos los hombres son iguales, y nuestros progresos son puramente exteriores, mecánicos y materiales. Que aún no ha llegado la revolución interior, la que intentó llevar a cabo el cristianismo de forma fallida, porque casi nadie sigue realmente sus principios. Necesitamos acabar con el egoísmo, crear un alma nueva y entonces todo será fácil.

Hay varias ediciones disponibles. Además de la de Alianza, existe una muy atractiva de ediciones Jaguar en un solo tomo de 701 páginas llenas de letra pequeña, con algunos grabadosde gran belleza.

Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, 1867-1928) fué un político, periodista y escritor español, muy famoso a principios del siglo XX y hoy bastante olvidado. De niño leyó Los miserables de Víctor Hugo y decidió ser escritor. Estudió Derecho en la Universidad de Valencia, pero nunca llegó a ejercer.

Se hizo revolucionario, masón, anticlerical y descubrió que como orador era un superdotado. Fué diputado durante siete legislaturas, periodista incansable desde los dieciséis años (escribió más de un millar de artículos) y novelista de éxito. También estuvo encarcelado tres veces por anticlerical, revolucionario radical y agitador.

Decidió ser un autor vendido en todo el mundo y se convirtió en el primer escritor de superventas global, con «Los cuatro jinetes del Apocalipsis», con cuyas ventas se hizo rico y famoso en los cinco continentes. Vivió en Argentina, México y en la Costa Azul, donde se compró una preciosa villa.

Desempeñó un papel destacado en la oposición en el exilio a la primera dictadura de Primo de Rivera y escribió un famoso alegato en su contra, «Una nación amordazada». Es uno de nuestros escritores realistas más importantes y prolíficos del siglo pasado.


Vicente Blasco Ibáñez

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada