sábado, 9 de mayo de 2020

Es una osadía amar lo que la muerte puede tocar



Es una osadía.
Es una osadía.
Amar lo que la muerte puede tocar.
Una osadía amar, desear, soñar.
Ser, ser y perder.
Algo para locos es,
y algo sagrado.
Algo sagrado es amar.
Pues tu vida ha vivido en mi.
Tu risa antes me elevaba.
Tu palabra era un don para mi.
Recordarlo me trae un doloroso gozo.
Es algo humano el amor.
Algo sagrado.
Amar lo que la muerte ha tocado.

Yehudah Halevi (Tudela, 1075-1141), conocido como el príncipe de la poesía hebrea, fué médico, filósofo y poeta sefardí. Creó
el género sionida, expresión de amor por la Jerusalén lejana; su obra poética fue tanto religiosa como profana.

Estatua de Yehudah Halevi en Cesarea (Israel)

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario