miércoles, 1 de abril de 2015

Caña - Jean Toomer


Título: Caña
Autor: Jean Toomer

Páginas: 285  

Editorial:  Oriente y Mediterráneo

Precio: 18 euros

Año de edición: 2014

Este libro viene de muy lejos, nos trae una melodía del sur profundo de los Estados Unidos de los años 20, que a su vez venía de algún lugar olvidado de África. Es vida del pasado llena de color y de fuerza.

Publicado en 1923 reune 14 cuentos y 15 poemas alternados de Jean Toomer, un mestizo que se convirtió en uno de los grandes autores del llamado Renacimiento de Harlem. Cuando se publicaron llamaron la atención inmediatamente por su conexión con el jazz; son textos experimentales que nada tienen que envidiar a los innovadores de principios de siglo, pero con mucho ritmo, con un swing muy especial.

Estos cuentos se salen de lo normal en muchos sentidos. Entre otras cosas, tienen un lenguaje cercano a la poesía, tienen sensualidad y traen una cierta cantinela pegada a las palabras, que no se va ni siquiera cuando se traducen al castellano, por ejemplo: «la calle siete es una hja bastarda de la prohibición y la guerra».

Por otro lado son rabiosamente innovadores, se dejan leer muy bien pero gracias a un poderoso lenguaje, que tiene mucho de poesía, insinúan tantos matices que uno siempre tiene la sensación de que hay algo que se le escapa, al menos en parte.

Y por último, son extrañamente feministas. Cantan la belleza de la mujer de manera admirable, su sensualidad, pero a la vez cantan su independencia, su soberanía. El autor sostuvo en todos sus escritos la trascendecia de la liberación de la mujer de todas las imposiciones sociales. Por eso y porque ni ensalzan lo afroamericano ni describen a los negros como querían verlos lo blancos, estos relatos no llegaron a ser tan famosos como merecían.

Son historias que transcurren en Georgia, en Harlem, en Washington, siempre en el sur, de blancos que no se enteran de nada y negros que regalan a las chicas medias y vestidos morados. Estamos en los locos años 20, los años del shimmy, ese baile que consiste en agitar la blusa con los hombros, del peinado a lo bob, de la ley seca y de los garitos en los sótanos en los que los negros tocaban su música para los blancos.

Un mundo que, imaginado ahora, está lleno de belleza y nostalgia, endonde surgió un escritor mestizo como Tooner capaz de resumir un poema en una frase: «Sus labios, cables de cobre».

Es un libro de relatos afroamericanos fenomenal, lleno de música y poesía, muy bien acompañado de una introducción, que podéis leer en este enlace, y de un epílogo de la traductora, Maribel Cruzado Soria

Resulta difícil elegir un relato favorito. Cada uno es un pequeño mundo que te engancha, te absorbe y no te deja salir fácilmente. Me gustan especialmente los que describen una atmósfera, un lugar, unos personajes y cuando parece que va a pasar algo, el relato se acaba y deja todo abierto, de manera que la trama sigue en la cabeza del lector durante horas...Y ahora tenemos la suerte de disponer de la que parece ser la primera traducción al castellano de este libro. Tenéis que leer «Caña»

Su piel es como el atardecer.
¡Oh, cómo no lo véis!
Su piel es como el atardecer
...cuando el sol se pone.

Jean Toomer (Washington, 1894-1967) fué miembro destacado del llamado Renacimiento de Harlem, un movimiento de efervescencia cultural liderado por los afroamericanos residentes en Harlem (New York), especialmente en jazz, literatura y pintura, en los años 20. Por aquel entonces nació el mítico Teatro Apollo.

Toomer era un mulato con aspecto de blanco, que de pequeño fué tanto a escuelas sólo para blancos como a colegios sólo para negros. Aceptaba su doble herencia genética y cultural y no soportaba que le clasificasen por su raza, quería que le llamasen simplemente americano.

Después de estudiar en un colegio para negros, estuvo estudiando en varias universidades (Wisconsin, Massachusetts, Chicago y New York) Agricultura, Biología, Sciología e Historia, aunque sin llegar a conseguir ningún título, mientras escribía un gran número de poemas, relatos y obras de teatro. Trabajó durante algún tiempo en un astillero y en un colegio para negros, mientras continuaba escribiendo una larga lista de títulos que conseguía que le publicasen con cuentagotas.

Sus obras más famosas son este deslumbrante libro de relatos, «Caña», y un largo poema sobre sus sueños y deseos de unidad racial titulado «Blue Meridian» (1922).

Jean Toomer

Aquí os dejo uno de los pemas incluidos en este libro. Sus versos me han gustado de manera muy especial:


Canción de la tarde
 
La luna llena sale de las aguas de mi corazón,
lagos y lunas y fuego.
Cloine está cansada,

sus labios, entreabiertos.
Promesas de un sueño que deja la orilla para hechizar la luna,
milagro que hizo perseverar la tarde,
Cloine duerme
y yo pronto estaré durmiendo.
Ovillada como las aguas somnolientas donde nacen las ondas lunares
Cloine brilla radiante, resplandeciente,

Cloine sueña,
sus labios apretados contra mi corazón.



Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada