jueves, 30 de abril de 2015

El caballero del salón - W. Somerset Maugham


Título: El caballero del salón
Autor: W. Somerset Maugham
 

Páginas: 264
 

Editorial: Ediciones del viento
 

Precio: 19 euros
 

Año: 2004

Hoy tenemos aquí un libro de viajes, ese género híbrido entre el reportaje fiel y periodístico, y la novela, porque todo gran escritor que se precie fabula algo cuando cuenta hechos reales y a menudo se toma la licencia de intercalar algún que otro cuento. Eso pasa con este delicioso texto, que narra un viaje por el extremo oriente, pasando por Birmania, Sham, Siam e Indochina, lleno de peripecias y aventuras, algunas cotidianas, otras veces historias de otros viajeros y conocidos que se insertan en la narración. Hay incluso relatos incrustados como el delicioso cuento infantil del Rey de Siam y sus hijas.

El autor es el inimitable Somerset Maugham, un escritor con mucha personalidad, con experiencia, una persona que parece siempre estar de vuelta de muchas cosas y haber aprendido ya de casi todo, con lo cual casi nada la parece novedoso. Pero por otro lado es un buen observador, objetivo y perspicaz que nos ofrece descripciones que parecen fotografías, coloridas y llenas de detalles, sin hacerse aburridas en ningún momento.

Explica además porqué le gusta viajar, por la sensación de libertad que le proporciona, para seguir la atracción de lo desconocido, porque siempre aprende algo y vuelve cambiado. Todo un programa para el que quiere huir, esconderse al menos en apariencia y convertirse en el caballero del salón, un viajero anónimo y desconocido, quizás solitario, al que el personal del hotel atiende. Un viaje en el que Maugham quiere descansar de sí mismo. 

Por cierto,la fotografía de la portada no tiene desperdicio. Está tomada en 1870 y muestra un boy, espera pacientemente con una taza de té en la mano a que su señor se despierte, un europeo esparratado con todas susperteencias alrededor. Todo un mundo y dos clase sociales retratadas en una sola imagen.

En fin, un libro estupendo, escrito con mucho oficio, muy correcto y lleno de anécdotas, historias, sucedidos y aventuras curiosísimas, que vale la pena conocer. Maugham es siempre un escritor pulcro, elegante y preciso. Un caballero de las letras. Una obra muy recomendable para los amantes de los viajes sedentarios, los que se hacen sin salir de casa, desde el sofá.

William Somerset Maugham (París, 1874-1965) fué médico, británico, espía, fumador empedernido, tartamudo, muy tímido y sobre todo escritor de éxito. En los años 30 era uno de los autores más ricos, sus libros se vendían como rosquillas y era muy conocido. Hoy sin embargo está sumido en un injusto olvido. 

Se puede decir que de alguna manera fué hijo de una enfermedad, porque su madre era tuberculosa y entonces se recomendaba tener hijos como alivio a su dolencia. El método no surtió efecto y su madre murió cuando él tenía seis años. Se quedó tan traumatizado que conservaría toda su vida una foto de su madre en la mesilla de noche.

Llegó a los 92 años, arrugado como una pasa y conservando un elegancia envidiable. Hoy prefiero recordarle tal y como era cuando era joven y bien parecido. 

William Somerset Maugham

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada