sábado, 15 de noviembre de 2014

Baladas líricas - W. Wordsworth y S. T. Coleridge


Título: Baladas líricas
Autores: W. Wordworth y S. T. Coleridge

Páginas: 352 
 
Editorial: Cátedra

Precio: 12,30 euros

Año de edición: 2010

Este libro de poesía marcó el inicio del Romanticismo en Inglaterra. Publicado en 1800 en dos volúmenes y compuesto de algo más de sesenta poemas, fué escrito fundamentalmente por Wordsworth y su amigo Coleridge contribuyó con cuatro poesías que encajan perfectamente con el resto y casi parecen del mismo autor.

Ambos poetas se habían dejado fascinar por la Revolución Francesa, habían estado en París, se sentían anarquistas libertarios en gran medida y se sentían identificados con el paisaje de la región de los lagos, por lo que forman parte de los poetas lakistas.

 La región de los lagos, al noroeste de Inglaterra

Se puede decir que con las «Baladas líricas» llegó la revolución romántica a las islas británicas y su influencia en la literatura eninglés fué enorme. Son poesías dedicadas a la naturaleza, la vida rural y enla que los protagonistas suelen ser los más desfavorecidos de la sociedad, trabajadores humildes, o directamente personajes marginados, como ocurre en «El chico idiota». Rompieron la poesía tradicional e introdujeron un lenguaje cercano, cotidiano, que hablaba con naturalidad de sentimientos y pasiones.

Leídas hoy en día, estos versos parecen sólo relativamente modernos e innovadores. Han pasado los años y la poesía moderna es todavía más fesca, espontánea y natural. La rima y las expresiones resultan un poco artificiales. Pero la magia de la poesía sigue intacta y leerlos aprovechando esta edición bilingüe, que permite entender el significado y luego disfrutar de la cadencias de los versos y la rima, es una gozada.

Un clásico de la poesía romántico, una colección de poemas muy apropiados para disfrutarlos ahora, en otoño, cuando los bosques de hayas se llena, de colores. Un libro imprescindible para amantes de la poesía. El propio Wordsworth la definió como «el espontáneo desbordamiento de poderosos sentimientos».

Aquí podéis leer una muestra, «Ahora mientras los pájaros...», un poema con dos ingredientes: naturaleza y sentimientos.

William Wordsworth (Cockermouth, 1770-1850), que por el significado de su apellido (algo así como «el valor de las palabras») parecía predestinado a ser un gran poeta, nació en la región de los lagos, una zona de paisajes muy románticos. Perdió su madre a los ocho años y a su padre a los trece, lo que marcó bastante su infancia. Estudió en Cambridge y se licenció con notas discretas.

Estuvo en Francia durante la Revolución Francesa y abrazó las ideas anarquistas y libertarias del momento. Se enamoró, tuvo una hija, pero el Reinado del terror y la guerra entre Inglaterra y Francia le hicieron volver a su país y no ver a su familia durante años, lo que le sumió en una profunda depresión. Tuvo una gran amistad con Coleridge y al final de su vida se hizo conservador, miembro del partido tory, admirador de Napoleón y anglicano. Todo un cambio. 

Samuel Taylor Coleridge (Devonshire, 1772-1834), hijo de un vicario, era el menor de trece hermanos, que se metían con él por ser el niño mimado de la casa. Huyendo de ellos, se refugiaba en la biblioteca local y allí descubrió la magia de la literatura. Le enviaron a un internado y allí se hizo amigo de Charles Lamb.

Aunque estudió en Cambridge, no llegó a tener ningún título, pero conoció a otros poetas de su generación y destacó por sus ideas radicales en contra del orden establecido. Comenzó a escribir poemas y a tomar opio, debido a un dolor de muelas crónico, bajo cuyo efecto alucinógeno escribió un poema sobre Kublai Kan que le hizo famoso. Escribió tratados de filosofía y fué tildado por sus contemporáneos como un «gigante entre enanos», hasta tal punto reconocían su talento superior.

 William Wordworth y Samuel Taylor Coleridge

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada