miércoles, 8 de junio de 2016

Cuentos de lo extraño - Robert Aickman


Título: Cuentos de lo extraño
Autor: Robert Aickman

Páginas: 350
 
Editorial: Atalanta

Precio: 23 euros

Año de edición: 2011

Este volumen reune seis cuentos largos, entre las 50 y las 70 páginas, de uno de los escritores del género fantástico más famosos y valorados del siglo XX, seleccionados y presentados con un acertado prólogo por el siempre interesante Andrés Ibáñez. Hay quien dice que escribía relatos de horror,  pero él sostenía que sus relatos eran simplemente extraños.

Son historias inquietantes, poco convencionales, que no abanadonan del todo  este lado de la realidad, en las que se insinua mucho y se describe poco lo anómalo, lo terrorrífico. El autor emplea mucho tiempo en la descripción de aspectos cotidianos que rodean el suceso extraodinario central de cada historia, con lo que tiene tiempo de crear una atmósfera poco a poco, que sugestiona al lector y le lleva a su terreno. Al final lo que produce el horror no es lo que describe el autor, sino lo que imagina e intuye el lector.

Son historias que se mueven en la fina frontera que separa lo habitual y conocido de las cosas extraordinarias y paranormales, pero sin llegar a adentrarse del todo en ninguno de los dos mundos. Seis piezas maestras escritas con un lenguaje muy claro, clásico y armonioso, puesto siempre al servicio de lo que se está contando.

Para mí, el mejor relato es el titulado «La habitación cerrada», en el que el hecho de que una casa de muñecas tenga una habitación cerrada a la que no se puede acceder se transforma en algo horroroso bajo la pluma mágica de este británico. 

Pero todos los cuentos son fenomenales y raros. «El vinoso ponto» es una fantasía griega que, curiosamente es a la vez mágica y creíble; «Los trenes» es un cuento claramente de terror en el que algo inocente, como que la gente que viaja en un tren te salude al pasar, se vuelve algo horroroso; «Che Gelida Manina» resulta todavía más escalofriante; «Nunca vayas a Venecia» tiene un título que ya da miedo y explota muy bien el potencial terrorífico que tiene esa ciudad, que nadie parece haber sabido utilizar como Aickman, y «En las entrañas del bosque» ejecuta con maestría la transición desde el mundo de la ingeniería más racional hasta un entorno espectral y mágico.

Un libro extraordinaro en muchos sentidos, escrito con mucho oficio por un maestro del género. Una obra que hará las delicias de todos los que disfrutéis con las historias de horror.
 
Robert Aickman (Londres, 1914-1981) era nieto del escritor victoriano Richard Marsh (1857-1915), autor de la extraña novela de terror «The Beetle» (El escarabajo). Estudió arquitectura, como su padre, al que describía como el hombre más extravagante que he conocido.

Fué un destacado ecologista, crítico de teatro, ballet y música y, en sus ratos libres, escribía relatos de fantasía y terror. LLegó a ser muy popular y ganó varios premios, como el World Fantasy Award dos veces y el British Fantasy Award.

Robert Aickman
       
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada