lunes, 6 de junio de 2016

Los políglotas - William Gerhardie

 
Título: Los políglotas
Autor: William Gerhardie 


Páginas: 378
 
Editorial: Impedimenta 

Precio: 22,76 euros
 
Año de edición: 2014

Aquí tenemos una de esas novelas que podrían haberse convertido en un clásico y que, sorpresas de la historia de la literatura, es prácticamente una desconocida. ¿Por qué hay grandes obras que caen en el olvido? No lo sé, caprichos del destino, modas, el caso es que esas rarezas sirven para llevarse las más agradables sorpresas como lector.

Eso le ocurre al asombrado devorador de libros que recorre por primera vez las paginas de esta formidable novela, publicada en 1925, por un autor que escribe con un estilo depuradísimo, mucho desparpajo y la gran virtud de ser un escritor inglés tirando a ruso, con la ironía de las mejores plumas bitánicas y el humor de Chéjov, un autor muy influido por la rica tradición literaria rusa.  

La novela cuenta las andanzas de un personaje demasiado parecido al autor, un inglés de buena familia nacido en Japón, que llega a EE. UU., mantiene un noviazgo inacabable con una chica encantadora y recorre medio mundo, de Tokyo a Vladivostok, en una sucesión de episodios a cual más delirante, situados en una época marcada por el ocaso de un viejo orden y la llegada del siglo XX.

Es un libro divertidísimo, muy inteligente y poco previsible, uno no sabe qué giro va a tomar la historia cada vez que pasa una página. Lleno de ironía, a veces recuerda la experimentalidad de Georges Perec, a veces al inimitable y genial Tristram Shandy, interpela al lector, se toma con él confianzas excesivas («Mira, es demasiado fatigoso retratar gente real en una novela», «El lector (pues este libro no está escrito para mujeres)...») y siempre se mantiene culto, refinado y trasmite la sensación de estar de vuelta de todo.

Incluye descripciones antológicas («una señora arrugada, con una cara como si se la hubiesen pisado por accidente», «la noche, mecenas de amantes y ladrones, nos envolvía con un delgado velo de niebla»), situaciones increíbles y de fondo, una crónica de la situación política mundial de principios del siglo pasado y de las relaciones sociales de la diplomacia europea en oriente.

Es genial y también inclasificable, tiene multitud de pasajes memorables, una densidad de ideas originales por página altísima, discusiones demenciales y surralistas explicadas con toda pociencia y detalle, una galería de personajes, desequilibrados, extravagantes, maníacos, obsesivos y absurdos, que solo pueden proceder de su experiencia real. Un libro inolvidable, para el que se acaban los adjetivos. Tienes que leerlo. Si quieres probarlo antes de comprarlo, aquí puedes leer las 17 primeras páginas.

William Gerhardie (San Petersburgo, 1895-1977), novelista anglo-ruso, nació en una próspera familia británica residente en San Petersburgo y fué educado en la Rusia zarista. Formado en la Universidad de Oxford, participó en la Primera Guerra Mundial como agregado militar en la capital rusa y fué testigo de la Revolución rusa en Siberia como miembro de la Misión Militar Británica.

La mayoría de sus obras se basan en sus experiencias durante esos años. George Wells, William Boyd, Graham Greene, Evelyn Waugh, Samuel Beckett y muchos otros autores cayeron rendidos ante su talento. A pesar de ello, después de la Segunda Guerra Mundial, su fama se esfumó y cayó en el olvido.

William Gerhardie
  
Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada