martes, 7 de junio de 2016

La sensualidad pervertida - Pío Baroja

 

Título: La sensualidad pervertida 
Autor: Pío Baroja

Páginas: 376 

Editorial: Alianza

Precio: 12,20 euros

Año de edición: 2016

Por recomendación de Julián Bluff me he echado al coleto esta novela de Baroja, parece que una de los mejores y lo que sí puedo decir es que me ha parecido sensacional. Publicada en 1920 y subtitulada «Ensayos de amor de un hombre ingenuo en una época de decadencia», cuenta en primera versión los recuerdos de Luís Murguía, un cincuentón que repasa su su infancia, juventud y vida amorosa, dejándose llevar por la melancolía del recuerdo.

Ofrece así un retrato de la vida social y costumbres de la España de la época, gobernada por el capitalismo, el militarismo y la teocracia, un vistazo a París y una descripción de una galería de personajes inolvidables, cómicos, peculiares y grotescos donde los haya, en los que se adivina la caricatura de personajes que Don Pío tuvo que conocer, porque no creo que tan curiosos especímenes sean imaginarios.

En realidad, intuyo que, aunque las peripecias que aquí se cuentan no sean completamente biográficas, el retrato del protagonista es en realidad el del autor: divagador empedernido, un indeciso sentimental y escéptico, descreído y pesimista, abúlico y algo fatalista, al que una época en la que reina la decadencia le ha robado todas las ilusiones. 

Este vasco genial se define a sí mismo como «un fauno reumático que ha leído a Kant» y confiesa «tener más de águila vegetariana que de paloma carnicera». No se puede decir mejor y con más gracia.

Está estructurado en capítulos cortos que hacen la lectura muy ágil, escritos con el indonfundible estilo barojiano, una manera sencilla de escribir, con un cuidado desaliño y una aparente simpleza muy difícil de reproducir. Baroja es en eso un maestro, en desgranar frases aparentemente sencillas, muy naturales, trasparentes, que pasan desapercibidas y dejan que el lector se empape de la historia. Si el mejor estilo es el que no se nota, este hombre tiene el mejor estilo del mundo. Dicen que Hemingway aprendió de él esa sencillez.

En fin, una novela genial, de altísimo nivel, a la vez extaordinariamente sencilla y discreta, una obra maestra de un autor que despierta pasiones y entusiasmo, pero creo que no se lee todo lo que merece. No te la pierdas.

Pío Baroja en su biblioteca

Pío Baroja (San Sebastián, 1872-1956) fué un escritor español de la llamada Generación del 98, considerado por la crítica como el más importante del siglo XX. Hijo de un ingeniero de minas, nació en una familia acomodada de la capital donostiarra. Sus padres se mudaron a Madrid, a la calle Fuencarral cuando él tenía siete años. Allí fundaría luego su hermano la panadería Viena Capellanes.

Fué un lector voraz y omnívoro desde muy joven. Estudió Medicina en la capital, pero lo que le gustaba de verdad era escribir y tuvo problemas en los estudios por falta de vocaci´n. Finalmente acabó en Valencia la carrera, fué médico rural en Cestona (Guipúzcoa) pero su carácter dificil hizo que acabara tarifando con el alcalde, el cura y otro médico.

Dejó definitivamente la Medicina, se trasladó a Madrid y se dedicó solo a escribir. Publicó casi 60 novelas y colaboró asiduamente en varios periódicos con artículos y reportajes. De estilo sobrio, natural e intencionadamente desaliñado, huyó de toda afectación e influyó poderosamente en toda la novela española del siglo XX y en otros autores, como Hemingway. Ocupó el sillón a minúscula en la Real Academia Española.

Pío Baroja

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada