jueves, 4 de junio de 2015

Campo de retamas - Rafael Sánchez Ferlosio


Título: Campo de retamas 
Autor: Rafael Sánchez Ferlosio
 

Páginas: 224
 

Editorial: Mondadori

Precio: 15,90 euros
 

Año: 2015

Frente a otros títulos de este autor, redactados con frases interminables y barrocas que desbordan la página sin esfuerzo, prolijas y de estructura perfecta, este libro está escrito con un lenguaje un escalón más sencillo, sólo uno. Ferlosio utiliza frases un poco más sencillas, a veces juega incluso a la brevedad para componer este volumen de frases y párrafos, que ha dado en llamar pecios, en un ejercicio de sabia creatividad.

El diccionario de María Moliner nos dice que un «pecio» es un «resto de una nave naufragada o de lo que iba en ella». El autor practica la metáfora y declara que los textos aquí reunidos son restos de empresas expresivas más ambiciosas que por pereza, impotencia o resistencia al perfeccionismo han quedado así, como apuntes y así los ofrece.

Su lectura resulta ligera y a la vez iluminadora por la profundidad de las ideas que se encuentran buceando en estas páginas. Ferlosio tiene la habilidad de salirse fuera de todas las convenciones y ofrecer una visión neva y original de muchos temas, así que resulta de lo más estimulante. Y siempre con la pureza de redacción que le caracteriza. El español es en manos de este hombre una herramienta de precisión que parece estar hurgando enla mente del lector hasta encontrarel significado preciso que buscaba.

Un libro de pensamiento estupendo, ameno y entretenido, que nunca se hace pesado, que se puede leer de corrido y que también admite el juego de dejarlo por casa bien a mano y abrirlo al azar de vez en cuando para leer un fragmento. Una obra muy recomendable de un autor lúcido, inteligente y pesimista, que es un gigante del pensamiento y el lenguaje. Cada libro de Sánchez Ferlosio es un acontecimiento que habría que celebrar. Fenomenal.

Rafael Sánchez Ferlosio (Roma, 1927), escritor, gramático, lingüista y pensador español, es hijo del ideólogo y fundador de la Falange Rafael Sánchez Mazas (que acuñó el grito ritual ¡Arriba España!) y de la italiana Liliana Ferlosio. Nació enla Ciudad Eterna, en la que estaba destinado su padre como corresponsal de «ABC».

Está considerado uno de los mejores prosistas en español, ha ganado casi todos los grandes premios y es uno de nuestros clásicos contemporáneos. Sus ideas parecen situarse en las antípodas de las de su padre. Por antítesis de la frase de José Antonio que dice que «el hombre es portador de valores eternos», Sánchez Ferlosio se ha definido a sí mismo en alguna ocasión como «disfrutador de placeres efímeros».

Sus dos grandes novelas, «El Jarama» y «Industrias y aventuras de Alfanhuí» han marcado dos hitos fudamentales en la literatura española del siglo XX. Forma parte de la llamada «Generación de los 50».

Me encanta la foto de más abajo, publicada por «El País» en los años 80. En ella puede verse a Ferlosio en pantuflas, sentado en un sillón de orejas, una imagen de andar por casa mezclada con un cierto envaramiento, porque es un hombre muy tímido. Está en su cuarto de trabajo, que parece un reflejo de su escritura: limpia, pulcra, austera e inteligente. Parece casi la habitación de un monje.

Rafael Sánchez Ferlosio, en su casa de la madrileña Glorieta de Bilbao

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada