martes, 15 de julio de 2014

Campo general y otros relatos - João Guimarães Rosa


Título: Campo general y otros relatos
Autor: João Guimarães Rosa

Páginas: 466

Editorial: Fondo de Cultura Económica 

Precio: 16 euros 

Año de edición: 2001

Esta antología ofrece una visión panorámica muy completa de la obra de Guimarães Rosa, el gran clásico brasileño incomprensiblemente desconocido en España. No acierto a comprender porqué un autor de la categoría de este médico brasileño no ha sido editado apenas y casi no se le conoce en nuestro país.

Comprende cinco textos largos, entre el relato y la novela corta, que oscilan entre 50 y 120 páginas, y ocho relatos cortos, de menos de diez páginas cada uno. Un conjunto que demuestra el enorme talento narrativo de este brasileño, un escritor barroco, que utiliza un lenguaje exuberante, lleno de colorido y símiles poco comunes. Sin embargo, bajo ese ropaje de palabras laten tramas que nos intrigan y saben interesarnos.

Son historias rurales, de la dura vida en el campo de los vaqueros y peones que trabajan arreando rebaños de toros; cuentos insertados en la cultura popular, aderezados con frases, dichos y canciones folklóricas del nordeste del país, una zona que Guimarães se vió obligado a recorrer a caballo en todas direcciones durante años debido a su profesión de médico.

Contiene verdaderas perlas de sabiduría popular: «La suerte nace cada mañana y a mediodía ya está vieja», «La felicidad es un vaso lleno que se bebe poco a poco», «Quién nació debajo del banco nunca llega a sentarse», «Dios mide la espuela por la rienda», «Amor es tener sed después de bien beber».

Una cultura rural, dura y extraña, llena de detalles curiosos: «los vaqueros acostumbraban mandarse limar los dientes en punta, como señal de fiereza»; «debía ir con urgencia los lunes, míercoles y viernes a escuchar la novela en la radio. La memorizaba, luego la repetía, se volvía a recontar y así se extendía por los valles...»

Por otro lado, es un gran renovador del lenguaje, atrevido en sus expresiones, que acuña nuevas formas y saca partido del habla y las frases más populares. En fin, un autor grande, muy grande, que vale la pena conocer y disfrutar, que cuenta muy bien la eterna epopeya del hombre enfrentado a la vida, la naturaleza, el amor y los avatares de la existencia. Me ha gustado mucho y os lo recomiendo sin duda: tenéis que leerlo. Como muestra podéis encontrar en este enlace cuatro cuentos suyos, así podéis probar y juzgar por vosotros mismos. 

João Guimarães Rosa (Cordisburgo, Minas Gerais, 1908-1967), autodidacta y niño prodigio, empezó a estudiar francés a los seis años y llego a ser un políglota casi inverosímil: dominaba ocho idiomas, leía cuatro más y conocí parcialmente otros doce. Empezó Medicina a los 16 años, la ejerció durante casi toda su vida, al final ingresó en el cuerpo diplomático y estuvo destinado en Europa y América Latina. Eran los años 40 y ayudó a que muchos judíos escapasen de la maquinaria nazi.

Casi toda su obra literaria se centra en el paisaje y la idiosincrasia de los habitantes del Sertón, una zona semiárida del Nordeste brasileño. Nos dejó siete novelas cortas, varios volúmenes de cuentos, alguno de poesía y una gran novela: «Gran Sertón: veredas
» (1956). En 1963 fué aceptado por unanimidad como miembro de Academia Brasileña de Letras.Su muerte a los 59 años, aparentemente de un infarto, está envuelta en el misterio porque la predijo en una de sus novelas y no hay que olvidar su profesión de médico.

João Guimarães Rosa

Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada