sábado, 5 de julio de 2014

Palabras intraducibles - Varios blogs

http://www.traveler.es/viajes/rankings/articulos/palabras-intraducibles-que-deberias-aprender-antes-de-viajar/5131

Si parece poco discutible que los blogs constituyen un nuevo género literario y, si se acepta que puede ser buena idea hacer de vez en cuando una antología sobre un tema determinado espigando unos cuantos blogs por aquí  y por allá, me voy a tomar hoy la libertad de resumir aquí varias entradas que he encontrado en la red sobre el interesantísimo tema de qué palabras hay en cada idioma que resultan intraducibles con un sólo término en otra lengua.

Claro que esta entrada será únicamente una primera aproximación al apasionante tema de los intraducibles, esas palabras especialmente poéticas, evocadoras, inaprensibles y al mismo tiempo esenciales, que pueden darnos algunas claves sobre la forma de ser y ver el mundo de algunas culturas. Porque a veces resulta sorprendentemente revelador fijarse en qué palabras sin equivalentes en otro idioma, esencialmente típicas, hay en cada lengua.

Vamos allá con la pequeña antología:

bakku-shan (japonés): mujer que parece bella por la espalda, pero que nos decepciona al mirarla por delante. Un poco machista ¿no?

cafuné (brasileño): caricia que consiste en pasarle a alguien suavemente la yema de los dedos por el pelo. Qué bonito, sólo de pensarlo ya me estoy relajando.

culaccino (italiano): marca que deja un vaso sobre la mesa o superficie sobre la que estaba. Una palabra que suena muy bien para algo a lo que no se le suele dar importancia. A los italianos siempre les ha preocupado eso de la estética.

fylleangst (noruego): angustia y temor que se siente después de una borrachera cuando no se recuerda lo que se hizo la noche anterior. Sin comentarios.

gheegle (filipino): impulso repentino de pellizcar y estrujar algo o alguien adorable y tierno. Estos filipinos sí que son cariñosos.

hyggelig (danés): sentirse hyggelig es estar cómodo, agusto, sentirse acogido y como en casa, es una sensación especial. Deben de ser muy hogareños estos daneses. 

ilunga (congoleño): persona que perdona la primera ofensa, tolera la segunda, pero no consiente una tercera. Hay personas muy orgullosas en África, pero tambien con cierta tolerancia.

jayus (indonesio): chiste tan malo, que hace gracia de lo malo y tonto que es.

komorebi (japonés): efecto que hace la luz cuando pasa a traves de las hojas de los arboles. ¡Qué poético!

mencolek (indonesio): broma de tocar a alguien en el hombro contrario al que está.. Estos indonesios son unos cachondos.

ohrwurm (alemán): esa cancioncita pegajosa que se nos mete en la cabeza y no hay manera de quitársela de encima. Literalmente sería «gusano en la oreja».

pana'opo (hawaiano): gesto de rascarse la cabeza cuando uno no se acuerda de algo.

pochemuchka (ruso): preguntón cansino. Ese tipo de persona que lo pregunta todo, como los niños en esa época que cada vez que respiran dicen «¿por qué?». Es una palabra típica de países en los que abundan las personas de pocas palabras y poco dadas a dar explicaciones.

saudade (portugués): sentimiento próximo a la melancolía que produce la lejanía de lo amado, usualmente acompañado del conocimiento reprimido de que quizás nunca volverá.

tartle (escocés): situación embarazosa que se crea cuando vamos a presentar a alguien y no recordamos su nombre. Reconozco ser un gran tartler.


En España también tenemos algunas palabras en castellano que creo que no tienen equivalente en otras lenguas, por ejemplo: siesta, sobremesa, ilusión (en el sentido de esperanza que nos hace felices, véase el «Tratado de la ilusión») o jamilero (balsa de alpechín, líquido negruzco, fétido y contaminante que se obtiene al presionar la pasta de aceituna). Todas relacionadas con comer, dormir... en suma, el modo de vida mediterráneo.

Los blogs consultados han sido:
http://www.sopitas.com/site/329088-30-posters-de-palabras-intraducibles/



Título:  Dictionary of Untranslatables:A Philosophical Lexicon
Autores: Barbara Cassin, Emily Apter, Jacques Lezra, Michael Wood

Páginas: 1344 

Editorial: Princeton University Press 

Precio: 55,55 euros 

Año de edición: 2014

Siguiendo con este tema, he encontrado que existe un «Dictionary of Untranslatables: A Philosophical Lexicon», que recoge cerca de 400 términos históricos, políticos o filosóficos en doce idiomas que no tienen una traducción exacta en otras lenguas. Es una obra muy seria y completa, en la que han participado más de 150 colaboradores durante unos diez años, publicada originalmente en francés y ahora traducida al inglés. Está disponible en Amazon. 

Jacques Leza, coordinador de la edición inglesa, es un madrileño medio sefardí que vive en Nueva York y se ve a sí mismo como un intraducible andante que se mueve entre varios idiomas y culturas. En este enlace se puede leer una interesantísima entrevista en español que le hace un periodista.

No lo he leído todavía, evidentemente, pero debe de ser un libro fantástico, muy sugerente, poético, filosófico y bastante útil para salir temporalmente de la cultura propia. Intentaré conseguirlo.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada