jueves, 12 de junio de 2014

Los viajes de Gulliver - Jonathan Swift


Título: Los viajes de Gulliver 
Autor: Jonathan Swift 

Páginas: 343 

Editorial: Valdemar 

Precio: 22,90 euros 

Año de edición: 2003 

Me he decidido por fin a leer la distopía entre las distopías y, lo que es más difícil, a reseñarla. «Los viajes de Gulliver» es una novela de Jonathan Swift (Dublín, 1667-1745) publicada en 1726. Es una de las obras más conocidas de la literatura universal, un clásico inolvidable, que mezcla fantasía y pensamiento. Divertido para niños e interesante para adultos, supone una muy sagaz crítica de la condición humana.

Está reconocida como la obra cumbre de este autor irlandés, y está muy integrada en la cultura popular, hasta el punto de que se reconoce en nuestros diccionarios el término «liliputiense» para referirse a alguien pequeño, tal y como eran aquellos hombrecillos de Liliput.

También, gracias a las versiones infantiles del libro, es bien conocido su segundo viaje, ese en el que el ser humano es el enano y se encuentra rodeado de gigantes. Sin embargo, «Los viajes de Gulliver» es mucho más que esos dos viajes, fantásticos y divertidos, metáforas del relativismo cultural, que hasta al menos lector de nuestros semejantes conoce.

El libro se completa con otros dos viajes más, en los que el protagonista se enfrenta a las más dispares y estrambóticas sociedades, y en cada situación, si se profundiza un poco, se encuentra una sátira feroz contra la humanidad en general y nuestra civilización en particular. Resulta impagable, por ejemplo, el pasaje en el que Gulliver explica a un Houyhnhnm los motivos por lo que habitualmente los países entran en guerra.

Estamos ante un clásico con todas las de la ley, y eso ya son palabras mayores. Y es que, además de encontrar en él rasgos comunes a otros clásicos, como es el caso del «Lazarillo de Tormes» o «El Quijote», por ejemplo, en los que existe ese trato de tú a tú entre protagonista, escritor y lector, conserva esa dulzura tan fresca en sus planteamientos que tienen las grandes novelas. A Swift, como a otros grandes autores, no le hace falta una labor de investigación exhaustiva para escribir una obra maestra. El irlandés se vale de lo que a su alrededor ve, como durante siglos han hecho los grandes pensadores, desde filósofos hasta escritores, para acoplar esa percepción con su prodigiosa imaginación y crear así una novela llena de claves y dobles significados.

No sé si, tal y como se dice, efectivamente Jonathan Swift es el gran creador del subgénero de la distopía. Seguramente no era consciente de lo que hacía y únicamente creó «cuentos» enriquecidos con elementos fantásticos en los que inevitablemente vertía su forma de pensar, como luego hicieron los Hermanos Grimm, Andersen y tantos otros, pero lo que sí es evidente es que su ingenio sirvió para dar el pistoletazo de salida de esa variante de la ciencia-ficción tan en boga durante el siglo XX y en nuestros días.

Una obra inolvidable, un clásico fenomenal, apto para todos los públicos, niños y mayores. Cada uno se fijará en unas cosas y accederá a un nivel de lectura diferente, pero todos disfrutarán de este libro inigualable.
 
 
Jonathan Swift

Publicado por Jesús Rojas y Antonio F. Rodríguez.

1 comentario:

  1. Yo lo tengo a la espera. A ver cuando me animo y, finalmente, lo leo.

    ResponderEliminar