jueves, 25 de febrero de 2016

Fuga sin fin - Joseph Roth


Título: Fuga sin fin
Autor: Joseph Roth
 

Páginas: 168
 

Editorial: Acantilado  

Precio: 13 euros

Año de edición: 2003 

Durante la I Guerra Mundial un oficial del ejercito austrohúngaro que lucha en el frente oriental contra Rusia es hecho prisionero. Comienza aquí una larga aventura para volver a su país y reencontrarse con su prometida. Sus peripecias incluyen la fuga de su cautiverio, un periodo de subsistencia oculto en una cabaña en el bosque bajo identidad falsa compartiendo penalidades con un cazador. Posteriormente tiene que atravesar Rusia y es capturado por el ejercito revolucionario, en el cual se enrola y participa en la Guerra Civil Rusa. Se une a una joven revolucionaria con la que convive en Moscú hasta que cansado del adoctrinamiento bolchevique se traslada a la zona petrolífera de Bakú; allí convive con una joven campesina, antitesis sosegada de su anterior pareja.

Desde allí consigue llegar a su antigua patria para darse cuenta de la nueva situación que le espera: su añorado imperio se ha deshecho en varias naciones independientes, ha desaparecido igual que él, es considerado como desaparecido en combate, administrativamente no existe. Le cuesta adaptarse a la nueva vida, su novia se ha casado, no consigue echar raíces en ninguna de las capitales donde lo intenta (Viena, Berlín, Paris) de las que habla con cierto desden e ironía. Comienza una fuga que no tiene fin, al inicio para huir de su prisión y mas adelante una fuga interior que le lleva por diferentes lugares de la nueva Europa sin conducirle a ningún sitio determinado.

Joseph Roth nació en 1894 en Brody, una población de Galitzia dentro del imperio austrohúngaro en una familia judía. Su padre abandonó muy pronto a la familia y se crió con varios parientes. Estudió filosofía y literatura en Viena. Sirvió en el ejército austriaco durante la guerra europea. La derrota y posterior desaparición del imperio austrohúngaro le marcó de por vida.

Trabajó para varios periódicos en Viena y Berlín y a pesar de sus éxitos como escritor no llevó una vida desahogada; su mujer padecía esquizofrenia y precisó asistencia psiquiatrita en instituciones para enfermos mentales.

A sus problemas familiares y económicos se unieron otros emocionales por la ausencia de patria, y raciales por el ascenso del nazismo. Tuvo que huir de Berlín y más adelante de Viena, vivió en varias ciudades europeas y se estableció finalmente en Paris donde falleció en 1939 deteriorado por el alcoholismo.

En su amplia producción hay varias novelas protagonizadas por militares combatientes en la I Guerra Mundial que vuelven a un país y una sociedad muy diferentes a la que dejaron. Creía y apreciaba al imperio por ser un gran conjunto de pueblos y lenguas distintas, etnias diferentes y orígenes dispares glutinados alrededor de la familia real y la figura del emperador. La desaparición del imperio le dejó en situación de desarraigo con nostalgia continua de su país y sin adaptarse a la nueva realidad de la sociedad. Una serie de reflejos y coincidencias entre sus personajes y la vida que llevó este magnifico escritor centroeuropeo del siglo XX.

Joseph Roth

Publicado por John Smith.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada