viernes, 2 de enero de 2015

Tess, la de los d'Urberville - Thomas Hardy


Título: Tess, la de los d'Urberville
Autor: Thomas Hardy

Páginas: 528

Editorial: Alianza
 
Precio: 10,90 euros 

 
Año de edición: 2013

Vamos a dedicar esta entrada a los amantes de la novela, el género literario clásico por excelencia, a los que disfrutan especialmente con una buena historia contada sin prisas y explotada hasta el final. Porque una de las obras de referencia para entender la evolución de la novela moderna en Europa es esta «Tess, la de los d'Uberville», una trágica historia rural de amor y seducción publicada en 1891, que atesora la calidad de un verdadero clásico.

Vió la luz por entregas en el desaparecido diario londinense «The Graphic», en una versión censurada y cuando se publicó en versión íntegra, fué muy polémica por contravenir la moral victoriana imperante. La acción se desarrolla en el condado imaginario de Wessex, en el suroeste de Inglaterra, y cuenta la malhadada historia de una bella campesina descendiente de nobles. La trama avanza inexorablemente hacia el terrible desenlace con la fuerza de una tragedia griega.

La factura del texto es espléndida, Hardy sabe cómo narrar, es un escritor que conoce muy bien su oficio, maneja el lenguaje con solvencia y exhibe un estilo exquisito, que realmente da gusto leer. Estamos ante una de las grandes novelas decimonónicas que todo buen lector que se precie debe conocer.

Es una obra de madurez, escrita a los cincuenta años, en la que el autor parte del realismo de la época, introduce nevos temas y variaciones, y avanza hacia la novela moderna del siglo XX, con personajes complejos psicológicamente. Sin embargo, es curioso que uno de los temas del libro es el rechazo a la modernidad industrial que a veces parece casi una especie de ecologismo. Los personajes más positivos del texto son los que se alejan del progreso y viven una vida sencilla en contacto con la naturaleza. Incluso hay quien ha visto en la protagonista una personificación de esa naturaleza, bella, fecunda, llena de encantos y explotable.

En cualquier caso, es una novela poderosa, de las que impresiona, que se paladea en cada página, de mucha calidad y con un sentido trágico que recuerda al mejor teatro griego. Que la disfrutéis.

Nastassa Kinski en el papel de Tess

Roman Polanski dirigió en 1979 una deliciosa película basada en esta novela, con el mismo título, que ganó diez premios internacionales. La cinta está dedicada a Sharon Tate, su mujer, porque la última vez que la vió antes de morir salvajemente asesinada, ella le había dado un ejemplar del libro y le había dicho que de allí se podía sacar una buena película. La protagonista es una bellísima Nastassa Kinski de dieciocho años, un encanto que llena la pantalla con su rostro y sostiene todo el largometraje.

Thomas Hardy (Stinsford, 1840-1928), novelista y poeta inglés, era hijo de un empresario de la construcción y de una sirvienta muy aficionada a la literatura, que le facilitó la obra completa de Virgilio en inglés, que el pequeño Thomas leyó con tan sólo ocho años de edad. Sí, lo habéis adivinado,  fué un lector voraz y compulsivo desde su más tierna infancia. Además, fué al colegio y aprendió francés, alemán y latín.

Trabajó como ayudante de un arquitecto, mientras publicaba sus primeros poemas y escribía algunas novelas. Su prmer gran exito fué «Lejos del mundanal ruido» (1874) que apareció por entregas y despertó el interés de un gran número de lectores.

Es un escritor realista, costumbrista, algo pesimista y de un estilo muy depurado, que supera el naturalismo, precursor de la novela moderna y psicológica. Dejó escritas unas quince novelas, multitud de relatos cortos y varias colecciones de poesías de mérito.

Thomas Hardy

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada