sábado, 8 de octubre de 2016

El alazán - Atahualpa Yupanqui


El alazán

Era una cinta de fuego,
galopando, galopando,
crin revuelta en llamaradas,
mi alazán, te estoy nombrando.
 
Trepó las sierras con luna,
cruzó los valles nevando,
cien caminos anduvimos,
mi alazán, te estoy nombrando.
 
Oscuro lazo de niebla,
te pialó junto al barranco.
¿Cómo fue que no lo viste,
qué estrella andabas buscando?
 
En el fondo del abismo,
ni una voz para nombrarlo,
solito se fue muriendo
mi caballo, mi caballo.
 
En una horqueta del Tala
hay un morral solitario 
y hay un corral sin relincho.
Mi alazán te estoy nombrando.
 
Si es como dicen algunos,
hay cielo pal' buen caballo 
por ahí andará mi flete
galopando, galopando.
 
Oscuro lazo de niebla
te pialó junto al barranco.
¿Cómo fue que no lo viste,
qué estrella andabas buscando?

En el fondo del abismo,
ni una voz para nombrarlo, 
solito se fue muriendo,
mi caballo, mi caballo.
Canción de Pablo del Cerro
        
Esta canción tiene para mí algo muy especial. Me recuerda los largos viajes de verano con mi tíos y mi prmo siendo yo niño. Recorríamos España en un antiguo Renault 12, yendo cada año a un sitio diferente cuando no había autovías y un viaje a Galicia podía durar sus seis o siete horas bien cumplidas.
         
En aquellos viajes interminables había que entretenerse de alguna manera y lo más socorrido eran las casetes de música de mi tío, así que ví de niño desfilar el paisaje de Castilla, Asturias, Cataluña, Galicia... con música de fondo de Serrat, Michel Fugain, Salvatore Adamo y «El alazán», por supuesto.
          
Luego pasó, el tiempo, crecimos y conocí las letras, la poesía y algo de la vida de Yupanqui, una figura clave en la canción protesta de lo 60 y en la recuperación de la música tradicional de Sudamérica.
                    
Héctor Roberto Chavero (Pergamino, 1908-1992), más conocido por su seudónimo, Atahualpa Yupanqui, fué un cantautor, poeta, guitarrista y folklorista argentino, uno de los más grandes del continente americano. Sus temas han sido luego cantados por toda una pléyade de más de veinte cantautores de primera fila, como Víctor Jara, Mercedes Sosa, Jorge Cafrune, Alberto Cortez y Los Chalchaleros.

Su madre era descendiente de emigrantes vascos, su padre, telegrafista en el ferrocarril y domador de caballos, era mestizo de origen quechua. Aprendió a tocar el violín con el cura del pueblo y la guitarra con un amigo de la familia, la muerte de su padre le convirtió en cabeza de familia siendo muy joven.

Tuvo una vida muy ajetreada, fué tenista, boxeador, domador de caballos, tipógrafo, comunista, maestro de escuela, periodista y bígamo. Recorrió todo el continente cantando las canciones que compuso con su segunda mujer Nenette, escondida del machismo de la época detrás del pseudónimo de Pablo del Cerro, y las que iba oyendo aquí y allá. Durante el peronismo le detuvieron varias veces y le dañaron la mano derecha para que no volviese a tocar, pero no dieron cuenta de que era zurdo.
                
La gran Edith Piaf le presentó en el Olympia de París, donde triunfó clamorosamente. Se quedó en Francia algunos años y al final de su vida fué nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras
                          
Era todo un personaje. Para acabar, aquí os dejo una entrevista estupenda que le hizo Joaquín Soler Serrano en rtve:
                        
              
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario