jueves, 19 de noviembre de 2015

Contigo en la distancia - Carla Guelfenbein


Título: Contigo en la distancia
Autor: Carla Guelfenbein

Páginas: 360

Editorial: Alfaguara

Precio: 18,90 euros

Año de edición: 2015 

Suelo leer con tiento las novelas que han recibido premio porque con frecuencia los criterios por los que son elegidas no coinciden con mis propios gustos. Sin embargo, he de reconocer que   «Contigo en la distancia» me ha dejado una impresión muy agradable. Bien narrada, con personajes delineados a la perfección, la novela nos introduce a un mundo de fantasía que se conecta con la realidad con gran facilidad.
 
Dos historias de amor se entrelazan y nos permiten, al ser testigos de la relación actual entre Daniel y Emilia, dos jóvenes obsesionados por una laureada escritora, vincular los secretos y mentiras que originan el distanciamiento de Vera Sigal y Horacio Infante, la otra pareja de la que trata la novela.

Dos mundos, dos tiempos y dos dramas se presentan para revelarnos, una vez más, que la mentira y el silencio en una relación sólo ocasionan desaliento y pérdidas. 

Una novela de suspense donde el misterio se desvela con gracia y donaire hacia el final de la trama y donde con soltura y oficio la escritora chilena va revelando los secretos del mundo de las letras, la lucha eterna entre los sexos, la imposibilidad del reconocimiento y la dificultad para las mujeres para labrarse un destino propio e independiente. No en balde, la escritora escribe desde su perspectiva femenina y su conocimiento del mundo literario.

Acude de pronto a mi mente la inquietud que se origina ante  el hecho de que la novela  trate de una historia de amor y sea tachada de simple y vana. Como si el anhelo de plenitud fuera poca cosa. Reconocida con el Premio Alfaguara 2015, elegida entre 707 manuscritos por un jurado conformado por personalidades tan reconocidas como Javier Cercas, Héctor Abad Faciolince, Ernesto Franco, Berna González, Concha Quirós y Pilar Reyes, merece la oportunidad de ser leída y criticada.

Otro punto importante a considerar en esta novela es la interesante manera en que la escritora dibuja a sus personajes: son ellos mismos los que van delineando las formas de los otros. Daniel y Emilia con el transcurrir de la novela y la revelación individual de los aspectos de la vida de Vera Sigall, a quien ambos conocen desde trincheras diversas, nos hacen comprender y considerar las motivaciones, experiencias y vivencias que explican sus comportamientos.

Una oportunidad para interesarse por el mundo de la Astronomía, para comprender los traumas infantiles y la manera de librarse de ellos; para redimir personajes que a primera vista nos parecen deleznables y rectificar la dureza de nuestros juicios y razonamientos.

Una novela de  descubrimientos y segundas oportunidades; de  reconocimiento del otro, de desapegos y nuevas formas de vislumbrar la vida. En esta época de solipsismos, de egoísmos acendrados disculpados como realizaciones personales; de autocomplacencia y nula preocupación por los demás, en suma: del triunfo del individualismo sobre toda pretensión de comunión humana, reconcilia con la vida saber que aún hay posibilidad de redención y que algunos  de los personajes aquí presentados podrían servir como arquetipos a lectores con vocación de cambio.


Publicado por María Antonieta Canseco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada