miércoles, 26 de agosto de 2015

Anábasis - Jenofonte


Título: Anábasis
Autor: Jenofonte

Páginas: 368
 
Editorial: Alianza
 
Precio: 9,95 euros 
 
Año: 2008


Pues he aprovechado el verano para devorar un clásico que hace tiempo me apetecía leer. En realidad es un relato de aventuras, sólo que las aventuras son poco míticas y muy reales, en realidad son hechos contrastados y forman parte ya de la Historia. Se trata de «Anábasis», también llamado «La retirada de los diez mil» del ateniense Jenofonte.

Cuenta la campaña militar que llevó a cabo en el año 401 a. C. Ciro el Joven, cuando reunió un numeroso ejército, que incluía un cuerpo de 10 000 mercenarios griegos, para rebelarse contra su hermano, el rey Artajerjes II de Persia. En el primer encuentro importante, la batalla de Cunaxa, a sólo 70 km de Babilonia, Ciro resultó muerto, aunque los persas huyeron despavoridos y en realidad, perdieron la batalla. Los diez mil soldados griegos de infantería se encuentraron entonces rodeados de enemigos, sin víveres ni transporte, aislados y en tierra hostil, e iniciaron el retorno a casa en un largo viaje lleno de peripecias y vicisitudes.

Jenofonte fué uno de los líderes que condujo al ejército griego en un recorrido a pie en el que recorrieron más de 4 000 km, una distancia enorme para la época, durante más de un año, en el que despertaron todo tipo de recelos, encuentraron más enemigos que amigos, se vieron obligados a parlamentar, negociar y, demasiado a menudo, a pelear por su vida. Hubo traiciones, intrigas, alianzas y discursos electrizantes. Una apasionante epopeya en la que al final, llegaron a casa poco más de 8 000 hombres.

El texto presenta territorios exóticos y misteriosos, en los que hay avestruces y animales maravillosos, ciudades ricas y poderosas, ríos de más de 200 m de ancho, puentes de barcas, territorios nevados y pasos casi inaccesibles, comedores de delfines y bárbáros obesos y tatuados que copulaban en público.

Muchos detalles llaman la atención en este libro como: el sistema de medidas de longitud, formado por el pletro (31 m), el estadio (185 m) y la parasanga (5 250 m); el peán, el canto de guerra con el que los soldados se infunden ánimo para entrar en batalla; la importancia de ser un buen orador para llegar a general de un ejército griego, porque continuamente hacía falta discutir, debatir y convencer a la tropa; lo habituales que eran las relaciones homosexuales con jóvenes efebos entre los soldados griegos; la costumbre de hacer sacrificios continuamente a los dioses e interpretar las entrañas de los animales muertos para tomar cualquier decisión, y el que cualquier cosa, por ejemplo estornudar, se considerase un buen augurio.

Hay otros aspectos que resultan atractivos y muestran lo adelantados que estaban los atenienses en muchos aspectos: varios generales son juzgados por abusos; en este relato no hay héroes magníficos que llevan a cabo hazañas espectaculares, sino que es la epopeya cotidiana de unos mercenarios que se las apañanan simplemente para volver a casa; la ya mencionada costumbre de discutir las grandes decisiones... cosas que parecen más propias de épocas más recientes.

La narración tiene un enorme interés histórico, pero tambien hay que reconocer que es bastante amena y entretenida. Está considerado como uno de los clásicos griegos, con un lenguaje puro y bello. Debido a que emplea un griego muy sencillo se suele utilizar como texto de iniciación a la traducción del griego clásico. Está dividido en siete libros y al principio de cada uno, el autor ofrece un resumen muy bueno  de lo ocurrido hasta el momento, para que el lector no se pierda y tenga una visión de conjunto de la historia.

Como os decía, un relato de aventuras reales muy interesante, que es a la vez un libro de historia. Se deja leer con facilidad y ofrece más de un detalle sorprendente al lector intrépido que no teme enfrentarse a un clásico de hace 24 siglos. Un libro estupendo, muy recomendable para perderle el miedo a los clásicos.
 
Batalla entre griegos y persas

Jenofonte (431-354 a. C.) fué un militar, filósofo, escritor e historiador griego, un auténtico hombre de pluma y espada. Si Heródoto (484 - 425 a. C.) está considerado como el padre de la Historia, entonces Tucídides y Jenofonte son sus tíos. Los tres autores griegos superaron claramente las dos maneras tradicionales de recoger el pasado: como aburridas y grises cronologías, listas de fechas y datos, y como cantares épicos en los que el poeta echaba a volar la imaginación. Trataron de contar del modo más objetivo posible lo ocurrido y trataron de explicarlo lo mejor posible.

Nació cerca de Atenas, en la Ática, en el seno de una familia acomodada y luchó cono jinete en la Guerra del Peloponeso. Fué discípulo de Sócrates y escribió algunos diálogos filosóficos. Fué un precursor del panhelenismo y siempre estuvo a favor de la unión de todas las polis griegas.

 
Jenofonte

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada