jueves, 6 de agosto de 2015

La vuelta al mundo en 72 días - Nellie Bly


Título: La vuelta al mundo en 72 días
Autores: Nellie Bly

Páginas: 264
 
Editorial: Ediciones Buck
 
Precio: 18 euros 
 
Año: 2010


No hay duda de que la realidad supera a menudo a la ficción. Y como ejemplo, aquí tenemos la historia de una mujer que fue capaz de dar la vuelta al mundo en 72 días, es decir más deprisa que la imaginación de Julio Verne, que ya es decir. La hazaña se completó en 1890, sólo 17 años después de que se publicase el famoso superventas de Verne.

Nellie Bly era una intrépida reportera estadounidense, llena de energía, que desempeñaba su profesión con deparpajo en un mundo de hombres. el libro comienza contando cómo empezó todo:

«¿Cómo se me ocurrió? A veces resulta difícil explicar exatamente cuál es el origen de una idea. Aunque constituyen el principal activo con el que comercian los articulistas de prensa, las ideas suelenen ser el producto más escaso del mercado cómo surge una idea... Tenía la costumbre de buscar ideas el sábado y presentarlas el lunes a mi editor para que las aprobara o desaprobara. Aquel día sin embargo, nada llegó a mí... Al final, cansada e irritada por mi lentitud, pensé, exasperada: 'Ojalá me encontrara ahora en el otro lado del globo'».

El director de su periódico, Joseph Pulitzer, no le hizo caso al principio y le dijo que sería preferible un hombre para la hazaña, pero un año después le propuso de sopetón salir al día siguiente. Nellie no se acobardó, la oferta era muy tentadora y además, llevaba tres años sin vacaciones (¡qué explotación!). en el mismo día se hizo un traje de viaje para la ocasión y con sólo una bolsa de viaje, en la que el tarro de crema hidratante para el sol cabía a duras penas, salió disparada a correr aventuras.

Nellie Bly con su traje de viaje

El resultado de tan curioso viaje es este divertido reportaje, escrito con un lenguaje muy directo, con buenas descripciones, algo caricaturesco, ágil, divertidísimo y genial, en el que se ve que nuestra protagonista era una joven de 25 años muy lanzada y con mucha personalidad. A pesar de eso es curioso ver que en la época una mujer que viajaba sola llamaba la atención poderosamente y varios caballeros la acompañaron durante diversas etapas para que no le pasase nada.

En los primeros compases del viaje, Nellie se entrevistó con el mismo Julio Verne, que estuvo encantador con ella, confesó que la idea para su libro la tomó de un anuncio de periódico que ofertaba una vuelta al mundo en 100 días y le dijo: Si consigues hacerlo en 79 días, te aplaudiré con ganas.

La señorita Bly cuenta con mucho salero sus aventuras por Suthampton, Londres, Calais, París, Turín, Brindisi, Port Said, Ismailia, Suez, Adén, Ceilán, Penang, Singapur, Hong Kong, Yokohama, San Francisco y finalmente Nueva York. Más 40 000 kilómetros en 72 días,  horas y 11 minutos, todo un récord, en los que no enteramos, entre otras muchas cosas, de que en la época los viajeros de tren viajaban encerrados bajo llave en su compartimento hasta que un encargado les abría al llegar a su destino, que en la construcción del Canal de Suez murieron 100 000 personas, y que mientras los japoneses le parecieron limpios, alegres, encantadores y sin vicios, los chinos, todo lo contrario.

Es un libro de viajes muy entretenido que se lee fenomenalmente bien, lleno de curiosidades, como el encuentro con el hombre de los 19 baúles, la descripción de los catamaranes, desconocidos en Estados Unidos por aquel entonces, divertidas descripciones de pasajeros excéntricos y el continuo asombro de nuestra viajera al encontrarse con hombres desnudos o semidesnudos.

Una obra deliciosa que encandilará a grandes y pequeños, apasionante, amena, curiosa y bien escrita, muy apropiada para leer en vacaciones. Es un libro un poco difícil de conseguir, pero el esfuerzo vale la pena. 
 
Portada original del libro

Nellie Bly era el nombre de guerra de Elizabeth Jane Cochran (Cochran's Mills, 1864-1922), una periodista, empresaria, inventora y benefactora estadounidense pionera del periodismo encubierto, es la intrépida reportera que en 1884 se hizo pasar por loca para conocer las condiciones de un manicomio de mujeres (véase Díez días en un manicomio).

Después de trabajar para el famoso Joseph Pulitzer, se casó con el millonario Robert Seaman y a su muerte, comenzó a administrar sus empresas. Se arruinó, volvió al periodismo, cubrió varias guerras, patentó unos cuantos diseños de bidones, fue sufragista convencida y murió joven, de una neumonía a los 57 años.

 Nellie Bly

Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada