lunes, 31 de agosto de 2015

Microsiervos - Douglas Coupland


Título: Microsiervos
Autor: Douglas Coupland

Páginas: 510
 
Editorial: Ediciones B
 
Precio: 5,90 euros 
 
Año: 1996

Ésta es una curiosa novela, podríamos decir que de un género diferente a los habituales y poco tocado, algo así como la sociología-ficción, porque describe la forma de ser, usos sociales y costumbres de un grupo social muy concreto: los trabajadores de Microsoft en la época en la que la empresa que inventó Windows era la número uno del sector. Antes lo había sido IBM, después vendría Google y es verdad que a los empleados de cada una de ellas siempre se les ha notado una cierta «marca de la casa», diferente en cada una de ellas.

La cultura de la empresa se mezcla con la sociología de una generación, los jóvenes programadores que aprendieron a programar siendo adolescentes y viven una especie de prolongación de la adolescencia que se acerca peligrosamente a la treintena, no tienen vida propia, sólo viven para trabajar, engordan comiendo pizza, todo lo hacen a través del ordenador y tienen dificultades para tener relaciones maduras con el otro sexo. Como dice el protagonista, «En Microsoft todo el mundo parece un viejo de 31,2 años».

Por otro lado el título es revelador. Microsiervos siervos de Microsoft. «Los microsiervos no salen de su despacho. Viven para su trabajo, se alimentan de raciones extracalóricas y se comunican por internet».

Para completar el panorama, otra cita que resume muy bien el libro: «A finales del siglo XX la informática es la nueva religión y Bill Gates suprofeta. La TIerra Prometida es Silicon Valley  y las tribus que se la disputan, Apple, IBM, Microsoft y Nintendo».

Para entender el texto sólo hay dos anglicismos que dominar: nerd y geek. Un nerd es un empollón, una persona joven, muy inteligente completamente volcada en su actividad intelectual, que cuida poco su aspecto físico, tímida y son serias dificultades para relacionarse con los demás, especialmente con el sexo opuesto. Un buen nerd cumple los treinta siendo virgen. En cambio, un geek es un monstruo de la informática, alguien muy bueno en ese tema, pero que casi no sabe hacer otra cosa y de hecho, solo hace eso, trabajar como informático.

Hacia el final del libro, los protagonistas dejan la empresa de Bill Gates para montarse la suya y la conclusión es que no consiguen liberarse de su exclavitud. Sólo saben trabajar y siguen siendo unos microsiervos, ahora de la microinformática.

En mi opinón, la novela tiene varias virtudes muy notables. La primera es la precisión en la descripción de una grupo social en una época determinada, hasta recrear todo un mundillo reproduciendo argot, expresiones típicas, formas de ser y puntos de vista. Cualquiera que haya conocido el interior del mundo Microsoft o haya trabajado en informática en esos años lo reconocerá. La segunda es la inmediatez, este libro se publicó en 1995 y describe una realidad de 1993; está claro que Coupland tiene talento para esto de la sociología-ficción.  Y la tercera, la aparente frivolidad, la ligereza con la que está escrita. En lugar de ser un sesudo estudio, es un libro ameno que se lee muy deprisa y parece aparentemente intrascendente.

Ha sido un superventas y se ha convertido en novela de culto en la que toda una generación de programadores se ha visto reflejada, hasta el punto de que uno de los blogs más visitado en España se llama precisamente así, Microsiervos. Sin embargo, es un libro agotado y muy, muy difícil de conseguir (lo siento). Se puede encontrar en alguna biblioteca y en webs de libros de segunda mano, como Iberlibro, se vende nada menos que a 45 y a 75 euros. Yo miraría en bibliotecas y preguntaría a ver si alguno de mis amigos informáticos me lo puede prestar.

Una novela diferente, de un género poco trabajado y muy interesante, imprescindible para todo informático que se precie y muy recomendable para el que quiera conocer en profundidad el mundillo de esa generación de programadores, que se puede extrapolar fácilmente a los jóvenes programadores que ahora trabajan en Google.
  
Douglas Coupland (Baden-Söllingen, 1961) es un escritor de ciencia-ficción canadiense, aunque nació en la base de la OTAN en Baden-Söllingen (Alemania) en la que estaba destinado su padre como médico. Cuando tenía cuatro años su familia regresó a su patria y se estableció en Vancouver (Canadá).

Estudió Ciencias Físicas en la Universidad de McGill en Montreal y luego arte en el Emily Carr Institute of Art and Design en Vancouver. Se dedicó durante unos años a la escultura y trabajó en el Hokkaido College of Art and Design en Sapporo (Japón) y en el Istituto Europeo di Design en Milán (Italia). Finalmente, se graduó en el Institute of Management Sciencie en Honolulú y Tokyo.
  
 
«Infinite Tires» Douglas Coupland en Vancouver

Después de tan ecléctica y completa formación, trabajó en le mndo editorial y publicó su primera novela «Generación X» (1991) que tuvo un éxito enorme al describir cómo era su generación, para la que además acuñó el nombre de «generación X o generación sin nombre». Ha publicado un total de trece novelas en las que hace una disección de una generació o un grupo social. En todas ellas, Coupland destaca por saber captar la forma de ser y los intereses de una sociedad determinada y por describir el impacto de la tecnología en la cultura popular y los hábitos sociales. 

También tiene una producción como escultor nada desdeñable, sus estatuas pueden verse en las ciudades de Canadá y ha realizado numerosas exposiciones.

Douglas Coupland

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada