lunes, 3 de agosto de 2015

La verdad sobre el caso Harry Quebert - Joël Dicker


Título: La verdad sobre el caso Harry Quebert
Autores: Joël Dicker

Páginas: 672
 
Editorial: Alfaguara
 
Precio: 22 euros 
 
Año: 2013 


Lo primero que cautiva de esta obra es la pintura de la cubierta, un paisaje urbano de Edward Hopper («Retrato de Orleans», 1950) que invita a introducirse en la vida de esa ciudad norteamericana y participar como un personaje más en el entramado de la novela. Abres el libro y la lectura de las primeras páginas te sumerge tan profundamente en la cadena de acontecimientos que te sientes sometido a los vaivenes de la acción y atrapado por el vértigo de los sucesos. El ritmo se remansa en la parte central de la narración, para volver a coger carrerilla conforme se aproxima el desenlace, acabando con un sprint interminable que te acerca a la meta jadeante y sin aliento.

Parte del argumento consiste en contar el proceso de creación de la propia novela. Al comienzo de cada capítulo el personaje del maestro transmite a su pupilo la hoja de ruta para convertirse en un gran escritor. Esos consejos tienen la virtud de no aparecer como cápsulas aisladas, sino que están tan imbricados en los acontecimientos que acaban formando parte de la trama narrativa.

El autor en la ficción explica no solo cómo y por qué ha escrito lo que tienes entre manos, sino que además en un alarde de protagonismo se convierte en el agente de innumerables indagaciones, si bien impelido por la necesidad de averiguar toda la verdad acerca de la desaparición de una joven, ya que numerosas pruebas incriminan a su profesor y mentor literario.

Los hechos son relatados simultáneamente en tres momentos temporales, uno cuando ocurre la desaparición, otro quince años más tarde al aparecer datos que abocan a reabrir una nueva investigación policial y el tercero en el rabioso presente, durante la propia redacción de la novela encaminada a dar testimonio de lo ocurrido.

Aurora es un lugar ficticio de la costa este, donde se respira la tranquilidad de un pueblo pequeño. Siguiendo el paradigma del american way of life, la vida transcurre a cámara lenta en sus calles. Sin embargo, en el interior de cada casa y de cada alma se suceden comportamientos anómalos y agitadas pasiones que van asomando al exterior al compás del avance de las pesquisas, y que inducen a pensar algo desconcertante: que cada vecino tiene razones para ocultar cosas que sabe.

Es una novela repleta de amores complejos. Los personajes conforman una miscelánea de amores imposibles y amores eternos, amores sordos y amores ciegos, amores platónicos y amores diabólicos. Semejante compendio de emociones apunta a desembocar, o bien en una suerte de combustión interna contenida al filo de la explosión incontrolable, o bien en una pira de fuegos artificiales.

El autor, emulando a un hipnotizador, enjaula a sus seguidores en una espiral de peripecias, que obliga continuamente a reelaborar las conclusiones previas inferidas por el lector. Y lo hace a base de introducir, hábilmente, nuevos datos que van desmoronando la composición de lugar que este se había hecho con anterioridad.

La verdad, al principio desvaída, va haciéndose más nítida según se va profundizando, mediante sucesivas iteraciones, en el relato de los hechos, de forma que cada vez se descubre una nueva aportación que ilumina la investigación. En este libro el conocimiento de lo sucedido aflora de manera semejante a las instantáneas obtenidas por las cámaras Polaroid, donde la fotografía se va revelando ante nuestros ojos como por arte de magia, obteniéndose paulatinamente la imagen definitiva que hace patente la realidad pura y dura. 

Muy recomendable para aquellos que disfrutan aplicando el método deductivo a los casos planteados por esos escritores que juegan, a veces empleando falsas premisas, a inducir en el lector conclusiones verosímiles. Las cuales, casi siempre, son superadas por un final que trasciende todas las hipótesis aventuradas por el voluntarioso e infatigable aprendiz de detective en que se ha convertido quien se deja llevar por el encanto de una novela de suspense.
 
Joël Dicker

Joël Dicker (1985) es un joven escritor suizo nacido en Ginebra que escribe en lengua francesa. Había publicado antes una novela denominada «Los últimos días de nuestros padres». Pero ha sido su segunda obra «La vérité sur l’affaire Harry Quebert» terminada en 2012, la que le ha consagrado como gran autor, viendo publicadas sus nada despreciables 670 páginas en más de 45 países y traducida a 30 idiomas diferentes.

Joël DIcker

Publicado por Adolfo Pérez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada