jueves, 26 de febrero de 2015

Colombia, donde el verde es de todos los colores - William Ospina


Título: Colombia, donde el verde es de todos los colores
Autor: William Ospina

Páginas: 169

Editorial: Mondadori

Precio: 12 euros 

Año de edición: 2013

Éste, uno de los mejores libros que pueden leerse como introducción a la cultura y la historia colombianas, recopila once ensayos del autor sobre ese fascinante país sudamericano, poliédrico y rico en matices como pocos. El título esta tomado de unos versos del poeta colombiano Aurelio Arturo (1906-1974), en los que dice que Colombia es «el país donde el verde es de todos los colores». El poeta, al describir así el minifundio de su pueblo natal, que contiene los más variados tonos de verdor, parece que sintetiza también la esencia y el destino de uno de los países más variados del mundo.

En Colombia, la naturaleza parece generosa y la ha dotado de frondosas selvas al Sur y al Oeste, el mar de árboles de la Amazonia, las selvas lluviosas del Pacífico, la variedad de dar a dos mares bien diferentes, tres cordilleras en las que se ramifican Los Andes, las llanuras caribes, las cuencas del río Cauca, el Río Magdalena y el maravilloso Orinoco...una exuberancia y variedad en la que reina lo natural. Las cifras dan vértigo, se han identificado 45.000 plantas. 1753 aves, 583 anfibios, 475 reptiles, 453 mamíferos, en lo que debe de ser uno de los países con mayor diversidad biológica.

Además el país en rico en recursos naturales, tieme oro, esmeraldas, petróleo, plata, platino, cobre, níquel y la mina de carbón a cielo abierto más grande de América Latina. Está habitado por 180 etnias diferentes, cada una con su lengua, sus tradiciones y su cultura. Cuando llegaron los españoles no había un gran imperio que dominar, conquistar un poblado no significaba dominar el siguiente, así que fué una lucha constante, agravada por los mosquitos, el calor sofocante, las fiebres y las alimañas.

Colombia parece el país del exceso y la diversidad, multifacético, variado y rico, también es irreductible, insumiso y rebelde, nunca ha aguantado una dictadura mucho tiempo y hasta hace poco su territorio era disputado por cuatro ejércitos: el ejército reglar, los paramilitares, los narcos y la guerrilla. Por supuesto que los problemas se han agravado con el narcotráfico, pero ese ha sido el signo de la historia de este bello país hasta ahora, la riqueza en todos los sentidos, la diversidad y el poder atomizado.

Es una pena que este título, editado por Mondadori en 2013 (hay una edición de 2015 titulada Érase una vez Colombia) , sea tan difícil de encontrar en España. En Colombia, en cambio, se puede comprar fácilmente. Si alguien viaja allí, le recomiendo que se haga con él cuanto antes y lo lea antes o la vez que deambula por el país.

Un libro fascinante sobre un país arrebatador en el que surgió, como no podía ser de otra manera, un barroco criollo y fértil. Una obra fundamentalpara introducirse en la jungla de la cultura colombiana, escrita con la exuberancia del trópico, con un lenguaje rico y sabroso que convierte la lectura en un placer.


William Ospina (Herveo, 1954) es un poeta, ensayista y novelista colombiano. Nació en una familia de seis hermanos y heredó una gran voz de su padre, con la que a veces se lanza a cantar folclore colombiano.

Estudió Derecho y Ciencias políticas en la Universidad Santiago de Cali y se dedicó al periodismo y la literatura, con algún trabajo que otro en el mundo de la publicidad. En sus planteamientos se nota la influencia del folósofo colombiano Estanislao Zulueta, sobre el que ha escrito varios ensayos.

En el año 1979 inició un largoperiplo por Europa en el que visitó Alemania, Bélgica, Italia, Grecia y España. Al volver se instaló en Bogotá. Ha ganado premios de ensayo, como el Premio Nacional de Ensayo en 1982 por «Aurelio Arturo, por la palabra del hombre», de poesía, como el Premio Nacional de Poesía (1992) y de novela, como el Premio Rómulo Gallegos (2009).

Es partidario de una salida negociada a la situación de Colombia y en ese sentido, enla gran movilización por la paz del 9 de abril de 2013 a la que concurrieron un millón de personas, se leyó su «Segunda oración por la paz», comemorando la que escribió Jorge Ellecer Gaitán 65 años antes.

Es Doctor Honoris Causa en Humanidades por la Universidad Autónoma Latinoamericana, de Medellín y por la Unuiversidad del Tolima. Actualmente escribe una columna semanal en el diario El Espectador. No sonríe casi nunca, al menos en público. Suele tener ese gesto serio, concentrado y algo tenso, del que se esfuerza constantemente por construir un buen discurso.

William Ospina

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada