lunes, 27 de julio de 2015

La señora Dalloway - Virginia Woolf


Título: La señora Dalloway
Autora: Virginia Woolf

Páginas: 272

Editorial: Alianza
 

Precio: 9,95 euros 
 
Año: 2012


Ésta es la primera novela de Virginia Woolf que leí, hace ya bastantes años, y recuerdo que, aunque al principio me costó cierto esfuerzo, en cuanto me acostumbré, me hice a la idea de que no era una novela convencional y me dejé llevar comencé a disfrutar una barbaridad.  

Cuenta un día en la vida de la protagonista, Clarissa Dalloway, personaje inspirado en su amiga de la infancia Kitty Maxse, contando todo lo que se le pasa por la cabeza según la técnica del diálogo interior del Ulises de Joyce, publicada sólo 3 años antes. Sin embargo, Woolf introduce varias novedades repecto al genial irlandés. La primera es que el texto es mucho más inteligible, se sigue sin problema; la segunda es que Mrs Dalloway se mueve hacia el pasado llevada por sus recuerdos con toda libertad, con saltos hacia delante y hacia atrás, y que el punto de vista cambia de vez en cuando a otro personaje, hasta construir una descripción de la sociedad de la época muy completa.

El texto arranca con una frase aparentemente inocente: «La señora Dalloway decidió que ella misma compraría las flores». Y a partir de ahí se inicia un carrusel de palabras y frases en cascada, floridas y llenas de sensaciones que casi marean. Una de las cosas que me fascina de esta novela es la maestría en el dominio del lenguaje del que hace gala la autora en todo momento.

Se trata de un texto que se sale de lo normal, no se limita a contar una historia, en la que el argumento progresa mientras se desarrolla la acción, sino que se dedica a describir la situación, relaciones, sentimientos y conflictos existentes entre un amplio grupo de personajes, cerca de veinte, con una riqueza de matices y una profundidad muy notables. El propósito del texto parece a veces más poético que narrativo. El objetivo de la autora parece ser trasmitir sensaciones, sentimientos, estados emocionales y reacciones más que otra cosa. En fin, un planteamiento muy original y novedoso, tanto en la forma como en el fondo, que se disfruta página a página.

Escrita en 1925, es una de las primeras novelas de la autora, en la que rompe los moldes tradicionales de la narración y ensaya nuevos caminos, con un resultado sencillamente espectacular. Virginia Woolf es una escritora brillante, poseedora de un gran talento, muy creativa y cuando innova y ensaya nuevas fórmulas, el resultado siempre es muy valioso. Definitivamente, hay que leer, leer mucho a esta mujer.

Como curiosidad, diremos que esta obra se titulaba inicialmente «Las horas» y sirvió de inspiración para el libro y luego la película del mismo título dirigida por Stephen Daldry en el 2002, con Meryl Streep, Nicole Kidman y Julianne Moore.

Las tres protagonistas de «Las horas»

Volviendo al libro, esta novela cambió para siempre los límites del género, amplió la frontera de lo que podemos esperar de una novela y por eso, y por su notable belleza estilística, siempre se encuentra en las listas de las mejoras novelas de todos los tiempos y se ha convertido en un clásico moderno.

Virginia Woolf (Londres, 1882-1941) fué una escritora británica, miembro del llamado grupo de Bloomsbury y una de las personas que renovó radicalmente la novela a comienzos del siglo XX.

Hija de un escritor e historiador y de una mujer de gran belleza, que había servido como modelo a varios pìntores prerrafaelitas, sus dos progenitores se casaron siendo viudos y aportaron hijos de sus anterior matrimonio a la familia, su padre una hija y su madre tres hijos. Desde muy joven padeció fuertes depresiones asociadas a las muertes de su madre, de su hermanastra, de su padre y a los abusos sexuales de sus hermanastros.

Parece que Virginia sufría el llamado trastorno bipolar, siempre padeció cambos súbitos de humor e inestabilidad emocional, que influyeron en su vida social y familiar, y también en su muerte (se suicidó en un río a los 53 años), pero curiosamente no en su producción literaria. Escribió durante toda su vida con asombrosa regularidad.

Es una de mis autoras favoritas y ya ha visitado varias veces de ella en este blog.

Virginia Woolf (National Portrait Gallery)

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada