lunes, 6 de julio de 2015

Heraclés - Juan Gil-Albert


Título: Heraclés
Autor: Juan Gil-Albert
 
Páginas: 152

Editorial: Pre-Textos

Precio: 13 euros 
 
Año: 2001


El pasado sábado 4 de julio se celebró en Madrid el Día del Orgullo Gay (o mejor LGBT) con una impresionante manifestación-desfile que. como todos los años. es en realidad una divertida fiesta de integración y celebración de la libertad de ser como uno quiere o se siente. Siempre que he podido asistir me he sentido muy a gusto en esa fiesta, me lo he pasado muy bien, y voy a aprovechar la ocasión para hablar de este extraordinario ensayo, «Heraclés», subitulado «Sobre una manera de ser», un libro no muy conocido, del gran poeta alicantino Gil-Albert, escrito en 1955, cuando tenía 49 años.

En él, con una impresionante erudición y un amplio desplieque de conocimientos de la antigüedad clásica, el autor nos presenta la historia del mítico Heracles, Hércules para los romanos, el mítico héroe griego que resulta ser uno de los personajes más humanos del imaginario heleno, un héroe muy ocupado con sus doce trabajos y en cierta medida, experimental, ya que todo lo iba aprendiendo por si mismo.

Pues bien, el gran Heraclés, el heroe por antonomasia de irresistible fuerza, capaz de acometer las más increíbles aventuras sabía lo que era amar a otros hombres y dice la tradición que tuvo, además de varias mujeres, un gran número de amantes masculinos, por ejemplo el amado Filoctetes, que heredó su arco y encendió su pira funeraria.

La figura del gran héroe griego sirve en el texto de excusa e inspiración para presentar el amor entre hombres como la gran aventura social, el reto y trabajo realmente hercúleo que aun le queda por afrontar al hombre homosexual moderno, contra todas las convenciones y reglas. Así era en el año 1955 y, afortunadamente, hoy lo es un poco menos. Pero nos queda la suerte de poder disfrutar de este magnífico ensayo, entre la poesía y la arenga, lírico y delicado, escrito con un lenguaje de gran belleza y con la riqueza de ideas y conceptos de un gran erudito. Al adoptar al gran héroe griego como modelo, Gil-Albert rechaza el mero afeminamiento como modelo para comprender la homosexualidad y esboza una muy interesante teoría de la masculinidad.

Este ensayo, inspirado en el «Corydón» (1924) de André Gide, no se publicó en España hasta 1975, veinte años después de ser escrito. Es un texto exquisito que se paladea frase a frase y palabra a palabra, apasionado y vital, en el que el poeta nos transmite sus inagotables ganas de vivir la vida, por supuesto, siendo como es en todos los aspectos y especialmente, en el amor. Fantástico.

Heraclés venciendo a la Hidra de Lerna

Juan de Mata Gil Simón (Alcoy, 1904 -1994) es el nombre auténtico que se esconde tras el seudónimo Juan Gil-Albert. Poeta surrealista y vanguardista no muy conocido, su poesía es una de las más profundas e influyentes del siglo XX en España.

Nació en una familia de la alta burguesía alicantina. Tuvo primero un profesor particular, asistió después a un colegio de monjas en Alcoy y luego al internado de los Escolapios de Valencia. Allí empezó Derecho y Filosofía y Letras, pero no acabó ninguna de las dos carreras porque en el fondo no le interesaban. Se convirtió en escritor autodidacta y lector compulsivo. Los autores que más le marcaron fueron Gabriel Miró, Valle-Inclán y Azorín

En 1929 entró en política, pero a través de Max Aub conoció a casi toda la generación del 27 y decidió dedicarse en cuerpo y alma a la poesía. Cuando el Gobierno se trasladó a Valencia durante la Guerra Civil Española, su casa se convirtió en el lugar de reunión de los intelectuales republicanos. Allí fué uno de los fundadores de la legendaria revista cultural «Hora de España», en la que colaboró profusamente.

Se exilió en México y Argentina, donde conoció y colaboró con escritores como Octavio Paz y Borges, entre otros. Después regresó a Valencia e inició un exilio interior, que le conviertió en uno de nuestros más grandes poetas olvidados. Poseedor de un gran estilo y de una sólida formación grecolatina, ha influido poderosamente en los poetas españoles a partir de los años 70. Ya ha visitado La antigua Biblos con motivo de Valentín, una espléndida novela corta.

El poeta Juan Gil-Albert

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada