martes, 25 de marzo de 2014

El gran espejo del amor entre hombres - Ihara Saikaku


Título: El gran espejo del amor entre hombres 
Autor: Ihara Saikaku 

Páginas: 312 

Editorial: Satori 

Precio: 22 euros 

Año de edición: 2013

Es una suerte que la editorial Satori haya publicado esta bella edición de la primera parte de uno de los clásicos japoneses más sorprendentes, el Danshoku Okagami (El gran espejo del amor entre hombres), del que se han incluido aquí los veinte primeros relatos,unos cuentos fenomenalmente escritos. Y es una obra sorprendente por doble motivo. Por un lado por el tema, que claramente nos está contando que en el siglo XVI existía una variante del amor homosexual, el amor viril entre samurais, que era tolerado, respetado e incluso admirado.

Parece que era normal el que un samurai seleccionase a un bello joven como favorito y, de un modo que recuerda a los guerreros griegos, mantuviese a su amante cerca de sí durante la batalla. Historias apasionadas, enamoramientos, suicidios por amor, lealtad más allá del dolor y de la muerte, duelos y venganzas, las situaciones más románticas se describen aquí con toda naturalidad.

Y por otro lado, la frescura, la ligereza de estilo es asombrosa, máxime si se piensa que esta obra se escribió en 1687, y resulta de una modernidad pasmosa. El texto se lee muy a gusto, es divertido, interesante y com matices emocionales y psicológicos de bastante enjundia.

Esta edición está además ricamente ilustrada con una veintena de grabados de la época y completado con una atinada introducción de Carlos Rubio, uno de los traductores. Un libro que me ha encantado, chispeante, ingenioso y con un toque de ingenuidad encantador. Una crónica de otra época, un clásico estupendo que brota de nuevo en las librerías con la primavera.

Ihara Saikaku, seudónimo de Hirayama Tōgo (Osaka, 1642-1693), poeta y novelista nipon, era un escritor duperdotado, una especie de «Lope de Vega japonés», también del siglo XVII, capaz de escribir miles de versos en sólo día y un gran compositor de haikus y rengas. Como novelista renovó el género, con su prosa ligera, divertida y picante. Censurado durante años en su país, está ahora reconocido como uno de los clásicos japoneses más importantes. Ya hemos hablado aquí de varios de sus libros.

 
Ihara Saikaku

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada