martes, 31 de enero de 2017

La cara desnuda de la mujer árabe - Nawal El Saadawi


Título: La cara desnuda de la mujer árabe
Autora: Nawal El Saadawi

Páginas: 259

Editorial: Horas y horas


Precio: 18 euros
 
Año de edición: 2011 (2ª edición)

Los libros de esta mujer me encantan, son un soplo de aire fresco y auténtico en forma de discurso siempre a favor de la mujer, sólido y de fundamento, en un mundo que se divide en países que siguen regateándoles cicateramente a las mujeres el lugar que les corresponde en la sociedad actual y otros, en los que directamente se las discrimina y oprime con toda naturalidad.

Este ensayo, escrito en 1977 y con un título en árabe mucho más sugerente («El rostro oculto de la mujer árabe»), repasa con rigor y la penetración de un escalpelo sociológico, aportando datos y casos concretos, la lamentable situación real de la mujer en la sociedad árabe y muy en particular en la egipcia, una realidad que la autora conoce muy bien y ha vivido en primera persona. El Saadawi sufrió una ablación cuando solo tenía siete años a manos de su propia familia, y a lo largo de toda su vida ha escuchado en el ejercicio de su profesión como médico rural multitud de historias para no dormir, ejemplos terribles de machismo cultural aplicado.

Puede argumentarse que el libro tiene ya 40 años y que las cosas han cambiado, pero desgraciadamente no es así. Las cosas evolucionan demasiado lentamente en Europa y en muchos países árabes incluso han empeorado (véase la definición de taharrus).

El libro repasa: la escisión ritual en varios paises y a través de la historia; los frecuentes abusos y agresiones sexules que tiene que soportar la mujer (un 45 % de féminas en el Egipto rural, un 33 % en la ciudad y, según el Informe Kinsey, un 24 % en EE. UU.); los problemas derivados de asumir que el honor masculino dependa de una membrana a veces tan frágil y tan variable como es el himen; el cultivo sistemático de la ignorancia sexual entre las mujeres; la prostitución, los niños ilegítimos y el aborto en los países árabes; la evolución de las sociedades antiguas del matriarcado al patriarcado; el papel de la mujer en la historia árabe; el amor y los matrimonios concertados entre los árabes; la mujer en la literatura árabe, y el estatuto legal de la mujer y el matrimonio en esos países.

Varias cosas llaman poderosamente la atención del lector, entre otras: que mucho antes que el islam, el judaísmo había instituido el velo; que la ablación es una costumbre preislámica, ya mencionada por Heródoto, practicada en el Antiguo Egipto y extendida en ámbitos culturales muy dispares; que la mujer debe ser ignorante e inocente en todo lo relativo a su propio cuerpo y al sexo, como un «gatito ciego»; que en los 70, un juez egipcio podía declarar nulo un matrimonio si no había consentimiento del padre; que los países islámicos, excepto Túnez, no permiten la adopción; que parece que la transición del matriarcado al patriarcado se dió en Egipto entre el 2400 y el 2100 a. C., cuando aparecieron la propiedad privada de la tierra y las herencias, y que hace muchos años «las mujeres que tenían más de diez hombres estaban mal vistas».

Un tratado muy completo, riguroso e inapelable, que no resulta nada pesado, escrito con un lenguaje rotundo y preciso. Un texto muy serio, que impresiona y que, desgraciadamente, no ha perdido toda su vigencia ni mucho menos, a pesar de estar escrito hace 40 años. Un clásico del feminismo que todos deberían leer.

Nawal El Saadawi (Kafr Tahl, 1931) es una escritora, psiquiatra y feminista egipcia de origen nubio. Nació en una pequeña aldea a orillas del Nilo y siendo una niña sufrió la ablación ritual de sus órganos genitales. Estudió Medicina en la Universidad de El Cairo, ejerció su profesión en su pueblo natal y conoció de primera mano la situación de marginación de la mujer en el entorno rural. 

Llegó a ser Directora de Salud Pública, pero su feminismo radical y su inquebrantable lucha por los derechos de la mujer hicieron que perdiese el cargo y fuese encarcelada durante varios años.

En 1991, después de recibir amenazas de muerte de islamistas radicales, se exilió en Estados Unidos, donde fué profesora en la Universidad de Washington. Desde 1996 reside en El Cairo y ha continuado su activismo en favor de los derechos de las mujeres, especialmente escribiendo artículos y libros. Es doctora honoris causa por varias universidades, ha publicado cedrca de 40 libros y ha recibido numeroso galardones, como el Premio Norte-Sur del Consejo de Europa

Nawal El Saadawi

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada