domingo, 29 de enero de 2017

Javier Ochagavía, cazador de titulares


Javier Ochagavía es un administrativo de 39 años, nacido en Logroño, con una afición muy particular: lleva 20 años coleccionando titulares de prensa curiosos. Consulta intensamente hemerotecas digitales, compra todos los periódicos antiguos que puede, bucea en los diarios del pasado buscando noticias insólitas, que funcionen como relatos absurdos y humorísticos y, desde hace un año, los publica en su cuenta de twitter: @javikikmann.

Su peculiar antología no tiene desperdicio, es genial, ahí va una pequeña selección por orden cronológico:

- Mil suecas presentan en España una demanda colectiva de paternidad. «Las suecas nos sedujeron, que no reclamen» (1991).

- Escupe a su vecino, le echa excrementos de loro y le pega cuato tiro. Y además, se reía (1991). 
          
 - Los sordos riojanos están de fiesta: mus, tenis de mesa y elección de Miss Silenciosa (1984).

- Una familia es detenida por proyectar películas porno en la calle (1980). 

- Los padres de familia de Bilbao denuncian un nuevo fraude en los cómics. En dos números diferentes, hay cinco historietas «repes» (1978).

- Se casa el presidente del Club de Solteros de Bilbao (1978). 

- Un concejal del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria aligeró una sesion municipal para ver «Heidi» (1976).

- Descubierto un piso hippie en Bilbao. Practicaban relaciones prematrimoniales (1974).

 - La locutora pidió a los radioyentes que interviesen sobre el tema del día: la apatía. Nadie se molestó en llamar (1974).

- Una anciana inglesa se suicida por no entender el sistema decimal (1971).

- Los «socialismos» del beatle hippye Lennon: se compra un Mercedes con todas las comodidades que hace feliz a la sociedad capitalista (1970). 

 - El ministro Fraga declara que implantar el juego en España sería como vender el alma al diablo (1968).

- Le pegaron una paliza porque pensaban que acababa de resucitar (1967).

- «Dios está contra la electrónica», dijo un loco apuñalando a un cura (1966).


Noticias insólitas, descacharrantes, unas son un buen ejemplo del humor más absurdo y surralista, otras dejan entrever cómo eramos los españoles antesdeayer, como quien dice.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada