domingo, 12 de enero de 2014

Antología poética - Jaime Gil de Biedma


Título: Antología poética
Autor: Jaime Gil de Biedma

Páginas: 144 

Editorial: Alianza

Precio: 8,50 euros

Año de edición: 1997

Dicen los entendidos que es muy difícil hacer una antología de Gil de Biedma, porque mantiene un nivel de calidad tan constante en todos sus poemas que es casi imposible decidir cuáles son los mejores. Poeta rumiante, lento, perfeccionista, de poca producción, se dice también que él mismo seleccionaba con tanto esmero cada palabra, cada verso, que hacía ya esa selección cuando escribía.

Pero este poeta tiene otras cualidad y guarda otras sorpresas para el lector. La mayor, es que se entiende perfectamente, tiene una poesía cercana, que parece más bien prosa; además cuenta cosas, sus poemas son narrativos y sus lenguaje es cercano, sencillo, descomplicado. Así que es una muy buena opción para que quienes somos lectores de prosa nos acerquemos con facilidad a la poesía.

Ha sido uno de los poetas más influyentes que ha escrito en España después de la Guerra Civil, su huella se deja ver en un buen número de autores posteriores. Elegante, sencillo, es alguien capaz de encontrar poesía, belleza y arte en las frases más cotidianas. Un poeta con mayúsculas que vale la pena leer. Aquí os dejo varios ejemplos de su buen hacer y en este enlace podéis encontrar algunos de sus poemas.


Mañana de ayer, de hoy 
 
Es la lluvia sobre el mar.
En la abierta ventana,
contemplándola, descansas
la sien en el cristal. 


Imagen de unos segundos,
quieto en el contraluz
tu cuerpo distinto, aún
de la noche desnudo. 


Y te vuelves hacia mí,
sonriéndome. Yo pienso
en cómo ha pasado el tiempo,

y te recuerdo así.



Idilio en el café 

Ahora me pregunto si es que toda la vida
hemos estado aquí. Pongo, ahora mismo,
la mano ante los ojos —qué latido
de la sangre en los párpados— y el vello
inmenso se confunde, silencioso,
a la mirada. Pesan las pestañas. 


No sé bien de qué hablo. ¿Quiénes son,
rostros vagos nadando como en un agua pálida,
éstos aquí sentados, con ojos vivientes?
La tarde nos empuja a ciertos bares
o entre cansados hombres en pijama. 


Ven. Salgamos fuera. La noche. Queda espacio
arriba, más arriba, mucho más que las luces
que iluminan a ráfagas tus ojos agrandados.
Queda también silencio entre nosotros,
silencio
              y este beso igual que un largo túnel.



Noches del mes de junio 
A Luis Cernuda

Alguna vez recuerdo
ciertas noches de junio de aquel año,
casi borrosas, de mi adolescencia
(era en mil novecientos me parece
cuarenta y nueve)
porque en ese mes
sentía siempre una inquietud, una angustia pequeña
lo mismo que el calor que empezaba,
                                                                          nada más
que la especial sonoridad del aire
y una disposición vagamente afectiva.

Eran las noches incurables
                                                        y la calentura.
Las altas horas de estudiante solo
y el libro intempestivo
junto al balcón abierto de par en par (la calle
recién regada desaparecía
abajo, entre el follaje iluminado)
sin un alma que llevar a la boca.

Cuántas veces me acuerdo
de vosotras, lejanas
noches del mes de junio, cuántas veces
me saltaron las lágrimas, las lágrimas
por ser más que un hombre, cuánto quise
morir
            o soñé con venderme al diablo,
que nunca me escuchó.
                                              Pero también
la vida nos sujeta porque precisamente
no es como la esperábamos.



No volveré a ser joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.


Y éste es el magnífico documental sobre su vida que se emitió en el programa Imprescidibles de tve.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/television/imprescindibles-gil-biedma-23-09-10/885422/


Jaime Gil de Biedma (Barcelona, 1929-1990), uno de los poetas españoles más importantes del siglo pasado, nació en una familia de la alta burguesía. Estudió Derecho en Barcelona, Salamanca y Oxford. Siendo niño, pasó la Guerra Civil Española en Nava de la Asunción, un pueblo de Segovia. Durante toda su vida trabajó como ejecutivo de la Compañía General de Tabaco de Filipinas

Su homosexualidad y su carácter pesimista marcaron su biografía; llevó eso que se suele llamar una doble vida y tuvo varias relaciones bastante destructivas. Junto a sus amigos Carlos Barral y José Agustín Goytisolo formó parte de la llamada Escuela de Barcelona, dentro de la generación del 50.

Gil de Biedma

Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada