lunes, 25 de julio de 2016

Pálido fuego - Vladimir Nabokov


Título: Pálido fuego
Autor: Vladimir Nabokov

Páginas: 320
 

Editorial: Anagrama

Precio: 9,50 euros 
 
Año de edición: 1992


Pues aquí tenemos un libro publicado en 1962 original y atrevido como pocos, vanguardista, sorprendente y muy bueno. Se presenta como una novela, pero tiene forma de una introducción, un largo poema de 999 versos, dividido en cuatro cantos, y un extenso comentario al poema escrito por un crítico y amigo del autor, llamado Kinbote. 

La poesía es de un tal  John Shade, un heterónimo de Nabokov y supuestamente gran poeta, gloria de las letras americanas, y está escrito poco antes de ser asesinado. El comentario de Kinbote, un crítico que, en realidad habla poco de la poesía, se dedica más bien a revelar la trama que subyace en él, poco a poco, así que podemos decir que es un libro de suspense, de intriga, con un formato inusual: un conjunto de notas que avanzan poco a poco hascia el final, en el que se desvela quién mató a Shade y porqué.

El poema y tiene además la habilidad de sonar endiabladamente moderno y bien escrito, y mira que a mí me cuesta apreciar la poesía. Está lleno de frases felices, que parecen resonar con más de un significado («Hay hombres que solo ven la Vía Láctea cuando orinan», «El espacio es un enjambre en los ojos y el tiempo», un zumbido en los oídos, «Rimo y deambulo por la casa»).

Nos habla con profundidad y riqueza de sentimientos de su mujer Vanessa, a la que dirije una maravillosa carta, y de su hija querida que se ha suicidado. A ratos lírica, a ratos descomplicada y moderna, a ratos llena de ironía y sentido del humor, la poesía en sí, me parece genial. 

Es una obra escrita por un espíritu burlón, inteligente, que en un ejercicio de virtuosismo subvierte varios géneros, los mezcla y nos ofrece este objeto literario no identificado, sensible, irónico, lírico, intrigante, moderno... un texto único por su originalidad y la variedad de facetas que ofrece.

Pero lo realmente llamativo es la curiosísima estructura de esta obra, un tour de force que el autor resuelve con una solvencia y una profundidad asombrosas. «Pálido fuego» tuvo una gran aceptación nada más ver la luz  y es, sin duda, una de las mejores obras de Nabokov, una genialidad y la demostración palpable de que es un autor dotado de un talento extraordinario.
  
Vladimir Nabokov

Vladimir Nabokov (San Petersburgo1899-1977) nació en una familia aristocrática en la que se hablaba en inglés, francés y ruso; así que era trilingüe desde muy pequeño, incluso aprendió a hablar en inglés antes que en ruso gracias a que su institutriz favorita era británica. De su padre heredó la afición a las mariposas y al ajedrez.

Su familia huyó, primero de Rusia para escapar del bolchevismo y después de Francia para evitar a los nazis. Durante ese periplo, que duró veintiún años y acabó en Estados Unidos, su padre fué asesinado por motivos políticos y su hermano murió en un campo de concentración. 

Vladímir estudió en Cambridge, hizo varias traducciones maravillosas del ruso al inglés y siempre tuvo opiniones sobre la literatura controvertidas. Se ganó la vida como profesor de tenis, enseñando inglés, ideando crucigramas para los periódicos y también escribiendo libros, cuando estaba en París en francés y cuando vivía en Londres o en EE. UU., en inglés.

Ha sido criticado por esteta y elitista, pero es verdadero un maestro manejando tramas y personajes complejos con un lenguaje depurado, lleno de figuras literarias y juegos de palabras. Tambien fué un entomólogo notable, hay un género de lepidópteros llamado Nabokovia en su honor, y un excelente aficionado al ajedrez. Nunca aprendió a conducir.
   
Nabokovia

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada