jueves, 21 de julio de 2016

Disparos en la noche - Dashiell Hammett


Título: Disparos en la noche
Autor: Dashiell Hammett

Páginas: 1152


Editorial: RBA

Precio: 33 euros 
 
Año de edición: 2013
 

Esta es una entrada dirigida a los amantes de la novela negra, a los apasionados de libros en los que al abrirlos, suena de fondo la música de Max Steiner y entre sus páginas se ve salir vapor de agua de las alcantarillas; capítulos con escalera posterior de incendios, imprescindibles en estas historias contadas, por supuesto, en blanco y negro.

Un género con personajes estereotipados: detectives privados muy sagaces, atentos a cualquier pequeño detalle que permita descubrir una trama criminal rebuscada y lógica a partes iguales, policías siempre un paso por detrás de las averiguaciones de los detectives, hampones malvados, carentes de escrúpulos que cuentan las sumas de dinero en billetes de los grandes, ciudadanos adinerados que recurren al investigador privado, y entre medias un gran surtido de personajes secundarios: mayordomo, ascensorista, secretaria, criada, camarero… que aportan a la historia un detalle crucial para su resolución.

Esta es una recopilación muy amplia y variada de relatos del maestro de la novela negra, y por tanto es bastante irregular. Hay relatos cortos con historias ingeniosas, otros mas largos con tramas rebuscadas y acciones complejas, algunos son un suelto breve a partir de una buena idea bien desarrollada.

Tienen una serie de caracteres comunes que definen el estilo de Hammett: los personajes  son fácilmente violentos, a menudo se enzarzan en peleas gratuitas (quizás en consonancia con la época en que se escribieron), el detective privado es siempre mas hábil e ingenioso que la policía, dispone de recursos materiales y humanos más que suficientes, y es habitual que conozca o tenga colaboradores en cualquier lugar, dispuestos a echarle una mano.

Otra característica muy marcada es la descripción que el autor hace de los escenarios de la acción, habitualmente San Francisco, Los Ángeles y alrededores, y sobre todo, las descripciones de los personajes: sus rasgos físicos, su vestimenta, de forma exhaustiva, a veces exagerada (el sujeto tendría aproximadamente unos 37 años), como si estuviera prestando declaración en la comisaría del distrito; debe de ser que le sale a relucir su pasado de agente de la célebre Agencia Pinkerton.

En general, consigue escribir relatos entretenidos y atrayentes, consigue fijar fácilmente la atención del lector; pero repito, con altibajos. Para mí, obtiene mejor resultado en los relatos máscortos; uno de mis favoritos es «Sombra en la noche».   
  
Dashiell Hammett (Maryland 1894 - Nueva York 1961) comenzó a trabajar pronto, a los 13 años, en varios oficios antes de entrar como agente en la mítica Agencia Pinkerton. Participó en la Primera Guerra Mundial en territorio francés, de aquello le quedó una tuberculosis pulmonar con sucesivas recaídas y un estrés postraumático que le condujo a la bebida.

Comenzó a escribir para mejorar sus ingresos, limitados por su mala salud y pronto adquirió fama y prestigio con sus novelas y relatos cortos. A pesar de sus limitaciones físicas se alistó en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial. Fue un activo militante y activista de izquierdas, lo que le valió una condena a prisión y ser investigado por el comité de actividades antiamericanas. De salud precaria por la tuberculosis nunca bien resuelta y por el alcoholismo, falleció en 1961 a causa de un cáncer de pulmón.

Creador de un estilo literario propio, que ha inspirado a otros escritores, es considerado como el padre de la novela negra. Nos deja personajes imperecederos como Sam Spade, el hombre delgado y el detective de La Continental. Varios de sus libros han sido adaptados al cine, el más conocido sin duda es «El halcón maltés».

 
Dashiell Hammett

Publicado por John Smith.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada