lunes, 11 de enero de 2016

Chicas muertas - Selva Almada

   
Título: Chicas muertas
Autora: Selva Almada
 
Páginas: 192
 
Editorial: Random house 
 
Precio: 15,90 euros

Año de edición: 2015

Aquí tenemos otra gran novela de la autora de la excelente «Ladrilleros». En esta ocasión se trata de la crónica terrible, sin regodearse en el morbo pero a la vez sin edulcorar, de tres asesinatos de mujeres ocurridos en su provincia en los años 80 y aún sin resolver. Son casos de feminicidio muy similares: chicas muy jóvenes que desaparacen y son encontradas violadas, maltratadas y brutalmente asesinadas.

El libro es el resultado de una beca concedida por el Fondo Nacional de las Artes de Argentina para escribir sobre el feminicidio adolescente y no se limita a ser mera noticia de lo ocurrido. Almada recorre los escenarios originales, habla con la gente, añade otros sucesos, costumbres y una serie de detalles hasta reconstruir el contexto y la cultura en los que crímenes así pueden llegar a ser posibles. Un mundo lleno de micromachismos, machismos y macromachismos, maltratos físicos y psicológicos en los que las adolescentes se encuentran como ovejas en un bosque de lobos. 

Resulta revelador el que en Villa Marín, la zona en la que nació y creció la autora, haya 20 crímenes similares sin resolver desde 1977 hasta ahora. También no deja de ser sorprendente que una senadora (sí, una senadora) haya formulado una propuesta de repudio contra el libro  acusándole de promover el que no se investiguen los hechos (¡¿?!).

Volviendo al texto que nos ocupa, denuncia un conjunto de situaciones, como formas de prostitución encubierta, bandas de chicos que ejercen el abuso y la violación en grupo... prácticas inaceptables que forman el caldo de cultivo en el que pueden darse feminicidios así. El lector sospecha que ha de haber complcidad en el entorno, que más de un macho debe de mirar para otro lado si oye, escucha o ve algo extraño. En fin, la violencia sexual es una lacra que se extiende por muchos países y culturas, parece ser que prácticamente todos, y libros así son necesarios para denunciar los hechos y promover que el Estado se plantee cómo resolver el problema. Obviamente, la educación es esencial para cambiar la cultura imperante y acabar con una situación tan vergonzosa. 

El lenguaje reproduce algunos de los dichos y giros de la Argentina rural, como «vamos a enseñarle cuántos pares son tres botas», «sangúche» o «mesera», lo cual es un auténtico regalo para los ojos. La redacción es impecable y se puede leer como un reportaje o como una novela, a gusto del consumidor. Una obra fenomenal que confirma que estamos ante una escritora de primera categoría.

Selva Almada (Entre Ríos, 1973) es una escritora y poeta argentina, nacida en un pequeño pueblo de la provincia de Entre Ríos, al norte de Buenos Aires, una zona fértil entre los ríos Paraná y Uruguay. Estudió en la Universidad Nacional de entre Ríos en la ciudad de Paraná y pronto se convirtió en una lecora voraz y una escritora imparable. 

Ha escrito otras cinco novelas, poesía y relatos. Dirige talleres literarios de lectura, escritura y reflexión en el interior del país y en la ciudad de Buenos Aires. Ella misma dice ser una chica de provincias y que el territorio de sus novelas es rural. Un soplo de aire fesco y auténtico en la narrativa actual. En este enlace podéis leer una entrevista reciente muy interesante.

Selva Almada

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada