lunes, 18 de enero de 2016

El último día de Terranova - Manuel Rivas


Título: El último día de Terranova
Autor: Manuel Rivas
 
Páginas: 280
 
Editorial: Alfaguara
 
Precio: 18,90 euros

Año de edición: 2015

En esta estupenda novela se percibe el olor amar, la humedad de Galicia y el misterioso silencio que reina en las librerías, catedrales del saber con las paredes tapizadas de libros que amortiguan los ruidos de la calle. Porque de todos esos temas se habla en aquí. La trama se basa en la situación de una librería centenaria de un pueblo gallego, la Librería Terranova cuyo dueño, Vicenzo Fontana tiene que cerrar por desahucio.

Con esa excusa argumental, el propietario recuerda en una cascada de flash-backs la historia del establecimiento, fundado por su padre en 1935, que ha pasado mil vicisitudes durante la Guerra Civil Española, la censura franquista, los primeros años dela transición y la época más reciente. Ambos, padre e hijo, han sido auténticos contrabandistas de libros que se han dedicado a introducir clandestinamente en España libros prohibidos que compraban en el extranjero.

A la vez que se cuenta la historia de la librería, se narra la historia de la familia, que ha crecido y ha vivido alrededor de la tienda de libros, y por extensión, se resumen algunos de los hitos más importantes de la Historia de España. El transcurso del tiempo no es lineal, cada capítulo se sitúa en un año diferente y hay continuos saltos hacia delante y hacia atrás en el tiempo, en una especie de resumen histórico sincopado que tiene como telón de fondo las leyendas e historias gallegas que llenan tan misteriosa y enjundiosa tierra.

Por citar algunas de ellas, mencionaremos un dicho curioso («Hay vivos, muertos y marineros»), que el entierro de Castelao en México se hizo con tierra llevada desde Galicia porque quería ser enterrado en tierra gallega, el cuento del muerto, la historia del hombre borrado, que la saudade da para toda una teoría analítica, la increíble operación papagaio, que la frase más antigua con retranca gallega es de Caín («¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?»), la historia de aquel que un velatorio dijo «Peor es lo mío», o el famoso epitafio del cementerio de Padrón que dice «El último sí que picaba».

Un narración que resulta intensamente poética, mágica, llena de evocaciones. En la que todo tiene un significado, todo es símbolo de otra cosa y además, recuerda otra más del pasado. Un texto lleno de simbolismos y significados ocutos, rico y misterioso, que se lee con el temblor que proporciona el saber que se está uno asomando a un mundo misterioso y poco conocido.

Memoria y magia gallega en mil historias anudadas alrededor de la librería Terranova y de los esfuerzos de su dueño para salvarla. No os voy a decir si al final lo consigue o no, pero sí os aseguro que vale la pena llegar hasta el final, beberse completa esta queimada llena de embruxos y disfrutar de uno de los mejores ejemplos de lo que puede llegar a dar la literatura gallega, en ósmosis con la cultura tradicional de esas tierras, y de la mano de uno de los mejores escritores en ejercicio que tenemos en Epaña. Una novela formidable de principio a fin.

Manuel Rivas (A Coruña, 1957) es ya un viejo conocido de este blog, cuya vida y milagros ya hemos resunmido varias veces.

No tiene mucho sentido repetir que es uno de los autores gallegos actuales más relevantes. Ni recordar de nuevo que empezó a trabajar como periodista en el «Ideal gallego» con sólo quince años, luego estudió Ciencias de la Información y llegó a ser subdirector del «Diario de Galicia». Parece superfluo reiterar que sigue publicando artículos con regularidad en varios periodicos. Que siempre ha estado muy comprometido con los problemas sociales y ecológicos de su entorno, que fué miembro fundador de Greenpeace y una de las voces lideró el movimiento nunca mais cuando se hundió el Prestige.

No quiero reiterar que ha escrito poesía, ensayo, relato y novela, en gallego, ni que creo que sus relatos son lo que más destaca. Ni que ha revolucionado la literatura gallega y es fundador de varias revistas literarias. No hace falta repetir que es uno de los pocos intelectuales en activo, que aúna un discurso ideológico coherente y bien articulado con un puesto indiscutible en el panorama literario. 

No, mejor algo corto, decir nada más que es un escritor gallego.

Manuel Rivas

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada